ATENCIÓN: Remedios con probióticos para mejorar la digestión

ATENCIÓN: Remedios con probióticos para mejorar la digestión

Nuestra alimentación debería incluir a diario alimentos que favorezcan una microbiota intestinal saludable. En ese sentido, hay remedios con probióticos, es decir, ricos en microorganismos vivos que mejoran nuestro sistema digestivo y nuestra salud en general.

En este artículo compartimos 3 remedios con probióticos que te ayudarán a mejorar la digestión. Son alimentos que requieren diferentes procesos de fermentación, así que te contamos cómo hacerlos paso a paso.

¿Qué son los probióticos?

Los alimentos probióticos son aquellos que están formados por microorganismos vivos y que al consumirlos permanecen activos en nuestro intestino, favoreciendo la microbiota. De este modo, son imprescindibles para una buena digestión pero también para la salud en general.

Si queremos consumir remedios con probióticos debemos acudir a los alimentos fermentados. Y la mejor opción es realizarlos en casa, ya que algunos de los comercializados han sido sometidos a procesos como la pasteurización. Esto haría que los probióticos se eliminaran del alimento.

A continuación proponemos algunos de los remedios con probióticos más populares y beneficiosos. Además, los hay para todos los gustos, a base de lácteos, frutas y hortalizas. ¡Sigue leyendo!

Lee también 5 maneras de recuperar la microbiota si consumes antibióticos

Remedios con probióticos

1. Kéfir

Kéfir
El kéfir es una bebida que emplea microorganismos lácticos para fermentar.

El yogurt, un alimento tan popular en todo el mundo, contiene probióticos de manera natural, ya que se elabora mediante un proceso de fermentación. No obstante, cuando es pasteurizado pierde las bacterias beneficiosas.

Por tanto, si no podemos optar al yogur natural, podemos recurrir al kéfir. Este lácteo se elabora de manera casera gracias a un cuajo bacteriano que se alimenta de la lactosa de la leche. Solo necesitamos añadir un poco de estos nódulos de kéfir que, con el tiempo, irán creciendo en la bebida.

Ingredientes

  • 1 taza de leche fresca (250 ml)
  • 2 cucharadas de nódulos de kéfir (20 g)

Elaboración

  • Para empezar, introducir la leche tibia junto con el kéfir en un recipiente de cristal. Debería quedar un espacio libre de por lo menos dos dedos, o bien también podemos cubrir el recipiente con un paño para que respire.
  • A continuación, dejar fermentar a temperatura ambiente durante unas 24 horas. Cuanto más tiempo esté, más ácido y espeso será.
  • Pasado este tiempo, colar la bebida y repetir el proceso con los nódulos. Podemos endulzarlo con miel de abeja o azúcar moreno. 

Lee también El consumo de kéfir aporta grandes beneficios

2. Remedios con probióticos: Bebida de cáscara de piña

Bebida fermentada de piña
Fermentando la cáscara de la piña con un edulcorante, obtendremos un probiótico natural con interesantes efectos para nuestra salud.

Si te gusta la piña debes saber que también puedes aprovechar su cáscara para uno de los remedios con probióticos más deliciosos. Podemos ponerla a fermentar con azúcar y conseguir una refrescante bebida muy saludable. 

En algunos países, hay recetas con esta fruta para elaborar bebidas alcohólicas y otras variantes. A continuación proponemos una versión para la que utilizaremos sobre todo la cáscara, muy rica en enzimas.

Ingredientes

  • 1 piña grande o 2 medianas
  • 1 taza de azúcar (200 g)
  • 4 tazas de agua (1 l)

Elaboración

  • En primer lugar, lavar bien la piña y pelarla.
  • A continuación, introducir la peladura en un recipiente de cristal junto con el azúcar y el agua.
  • Cerrar bien el frasco, aunque deberemos abrirlo dos veces al día.
  • Después, dejar fermentar entre 4 y 7 días. A partir del cuarto día podemos probarla. Si todavía está dulce, podemos dejarla fermentar más si lo deseamos.
  • Por último, colar la bebida y, si lo deseamos, endulzar para tomar.
  • Se recomienda beber fría. 

3. Chucrut: un clásico de los remedios con probióticos

Chucrut: remedios con probióticos
Este tradicional método de conservación ha demostrado ser un saludable alimento probiótico.

Por último, no puede faltar uno de los alimentos fermentados más famosos del centro de Europa, el chucrut o col fermentada. Con esta técnica, las personas se garantizaban poder comer hortalizas durante todo el añocuando no había otra manera de conservarlas.

Ingredientes

  • 1 col grande y muy fresca
  • 1 cucharada de sal (15 g) por cada kilo de col

Elaboración

  • Para empezar, lavar la col y quitar cualquier hoja que no esté en buen estado. 
  • Después, cortarla toda a tiras muy finas.
  • A continuación, en el recipiente de cristal que sea lo suficientemente grande, iremos introduciendo la col y la sal a capas, de manera gradual. Además, iremos machacándolo todo dentro del frasco para que la col suelte el jugo y para que no queden espacios de aire.
  • Debe quedar un poco de espacio libre en el bote y el jugo de la col tiene que cubrir la mezcla. Esto deberemos comprobarlo a medida que pasen los días para aplastar la col si fuera necesario.
  • El chucrut estará listo en uno o dos meses y, tanto la col como el jugo, serán ricos en probióticos. 

¿Te animas a probar estos remedios con probióticos? Su sabor es intenso y delicioso, y su consumo diario te ayudará a tener la microbiota en perfectas condiciones, una garantía de buena salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *