Aceite de orégano para aliviar el resfriado: cómo usarlo y contraindicaciones

Aceite de orégano para aliviar el resfriado: cómo usarlo y contraindicaciones

El aceite esencial de orégano está relacionado con la salud respiratoria, por lo que se utiliza en la medicina popular para el tratamiento del resfriado y la gripe. Te mostramos cómo hacerlo y sus posibles beneficios.

Aceite de orégano para aliviar el resfriado: cómo usarlo y contraindicaciones
  • Infusión de rompepiedras: ¿ayuda a disolver los cálculos renales?
  • ¿Qué es la berberina y cuáles son sus beneficios?
  • Artemisa dulce: propiedades y contraindicaciones

El orégano es una planta aromática que pertenece a la familia de la menta. Su aceite es popular gracias a sus propiedades antivirales, antioxidantes y antiinflamatorias. Por tradición, muchas personas usan el aceite de orégano para la salud respiratoria y para tratar el resfriado y la gripe.

El aceite se obtiene de varias partes de la planta y es consumido en diferentes presentaciones. La mayoría de estas se hallan en tiendas naturistas como suplementos, tintura o aceite esencial aromático. Este último para uso externo y aromaterapéutico.

Descubre cómo usarlo, así como los beneficios y contraindicaciones del aceite de orégano para tratar los síntomas del resfriado y la gripe.

Beneficios del aceite de orégano

El orégano contiene varios compuestos con propiedades sobre la salud humana, como el ácido rosmarínico, el timol y el carvacrol. Dicha composición es la base que proporciona los efectos, entre los que se destacan los siguientes.

Orégano en cuenco.
El orégano no solo es un condimento culinario, sino que también tiene aplicaciones en la medicina natural.

1. Antibiótico

Según un estudio en proceso, el orégano puede combatir bacterias como Staphylococcus aureus, una de las causantes más comunes de intoxicación alimentaria e infecciones de la piel. Además, el aceite podría ayudar a combatir algunas bacterias resistentes a antibióticos.

2. Reducción del colesterol

El aceite de orégano podría reducir el colesterol, de acuerdo a un estudio científico. Los que recibieron el tratamiento aumentaron su nivel de colesterol bueno, mientras que el malo se redujo en comparación con los que solo practicaron consejos de dieta.

3. Antioxidante

Un estudio con otras hierbas similares arrojó que el orégano contiene de 3 a 30 veces mayores niveles de antioxidantes al ser comparado con el tomillo, la hierba de San Juan y la mejorana. El contenido antioxidante del aceite de orégano es más alto que en algunas frutas y verduras.

4. Mejora la salud intestinal

El orégano puede mejorar los síntomas intestinales causados por parásitos, como la hinchazón, el dolor y la diarrea. Según un estudio, todos los participantes experimentaron una reducción de la presencia de los organismos invasores y un alto porcentaje se curó. Así mismo, sería útil frente a la condición conocida como intestino permeable.

5. Propiedades antiinflamatorias

Un estudio en proceso revela que el aceite esencial de orégano puede reducir la inflamación gracias a uno de sus componentes, el carvacrol. A pesar de los avances, aún se requiere más investigación en humanos.

6. Podría tratar infecciones por hongos

Con estudios probetas se ha afianzado la idea de que el aceite de orégano es efectivo contra cinco tipos diferentes de Candida, un hongo que afecta la boca y la zona íntima. Se considera incluso más eficaz que otros aceites probados. La Candida se encuentra en forma de levadura y causa infecciones cuando su crecimiento es excesivo.

7. Alivia el dolor

Un estudio en proceso descubrió que el aceite de orégano tenía efectos similares a los de los analgésicos de uso común como la morfina. Dicha propiedad se debe a una de sus sustancias llamada carvacrol, sin embargo, aún se necesitan estudios en humanos para comprobar su efectividad total.

8. Podría ayudar a perder peso

De acuerdo a una investigación, el aceite de orégano podría ayudar a perder peso, ya que el carvacrol revertiría la cadena de eventos que forman células de grasas. Sin embargo, aún no se tienen pruebas concluyentes en humanos.

Descubre: Alimentación sana y deporte: la clave para perder peso

¿Cómo utilizar el aceite de orégano para tratar el resfriado?

Gracias a las propiedades del aceite de orégano, este puede ayudar a combatir las bacterias, aliviar la congestión en la vías respiratoria y, además, servir como antiinflamatorio. En el caso del resfriado, las dos formas más comunes de utilizarlo son en inhalación y en gárgaras.

Inhalación de vapor con aceite de orégano

  1. Coloca una olla con agua al fuego, deja que llegue a punto de hervor, baja la olla del fuego, añade de dos a tres gotas de aceite de orégano y tapa la olla.
  2. Debes tener preparadas con anterioridad algunas toallas para cubrir los hombros, la espalda, la cabeza y, por último, la olla. De esta forma podrás mantener el calor del recipiente por más tiempo.
  3. Una vez tengas los pasos 1 y 2 listos, coloca la olla aún tapada sobre una mesa justo debajo de la nariz.
  4. Asegúrate de estar bien abrigado y destapa con sumo cuidado el recipiente. Respira a fondo el vapor por la nariz durante unos 6 a 12 minutos. Esto te ayudará a liberar la mucosidad en las fosas nasales.
  5. Evita corrientes de aire y sensación de frío durante y después del vaho descongestionante.

Para casos con dolor de garganta

  1. En un vaso de agua tibia, vierte de una a dos gotas de aceite de orégano.
  2. Ahora, con pequeños sorbos, realiza gárgaras durante aproximadamente medio minuto.
  3. Repite hasta terminar el agua. Esto te ayudará a desinflamar la zona.

¿Cómo utilizarlo para tratar la bronquitis y la tos?

Otras de las propiedades del aceite de orégano es su potencial como expectorante. Diluye la mucosidad, aliviando los síntomas de la bronquitis. Existen dos formas de tratarlo.

Cómo hacer una inhalación de vapor

  1. Pon una olla con agua al fuego, cuando llegue al punto de ebullición bájala del fuego, añade de dos a tres gotas de aceite de orégano y tapa la olla.
  2. Mientras hierve el agua, coloca toallas para cubrir la espalda, los hombros y la cabeza. Además, ten una toalla para la olla. De esta forma podrás mantener el calor del recipiente por más tiempo.
  3. Sobre un taburete o mesa coloca la olla aún tapada justo debajo de la nariz.
  4. Destapa la olla con cuidado y respira a fondo el vapor durante unos 6 a 12 minutos. Esto te ayudará a aflojar las mucosidades.
  5. Evita corrientes de aire durante y después de la inhalación.

Cómo aplicar el aceite de orégano en el pecho

  1. Mezcla en un recipiente pequeño de 1 a 2 cucharaditas de aceite de coco con 5 a 8 gotas de aceite de orégano y remueve por unos segundos.
  2. Con las manos tibias, unta las yemas de los dedos con el aceite mezclado y frótalo sobre el pecho con suavidad.
  3. Es importante que te mantengas abrigado durante y después del tratamiento.
Aceite esencial de orégano.
El aceite del orégano puede inhalarse como vapor o aplicarse en el pecho de forma directa.

Contraindicaciones del aceite de orégano

Cuida de no usar una dosis excesiva de aceite de orégano. Debes saber que es elaborado con una concentración alta. Si exageras en tomar demasiado o usarlo durante un periodo bastante largo se pueden generar efectos por su porción de timol.

Entre las reacciones secundarias más comunes están las alergias en la piel y los ojos, las náuseas y los vómitos, la dispepsia y las erupciones cutáneas. Aún falta investigación científica que respalde su uso en mujeres embarazadas y niños, por lo que se recomienda no aplicar aceite de orégano en ambos casos.

Lee también: 4 alimentos prohibidos durante el embarazo

Emplea el aceite de orégano para el resfriado con cuidado

Los beneficios del aceite de orégano son provechosos. Incluso, posee antioxidantes en cantidades más elevadas que algunas frutas y verduras. Sin embargo, recuerda que aún se requiere de estudios más amplios para entender por completo su función.

El aceite de orégano puede ser utilizado para aliviar algunos problemas de salud comunes (resfriado y gripe), pero debes ingerir o aplicarte las dosis adecuadas. Lee las recomendaciones establecidas por el fabricante.