Ácido poliglutámico (PGA): beneficios para la piel

Ácido poliglutámico (PGA): beneficios para la piel

En la actualidad, se promociona el ácido poliglutámico como un potente tratamiento estético para restaurar y mantener la humedad de la piel. ¿Cuáles son sus beneficios?
Ácido poliglutámico (PGA): beneficios para la piel

El ácido poliglutámico también se conoce como «PGA» (siglas en inglés de polyglutamic acid). Se trata de un aminoácido que se obtiene del natt, alimento elaborado a partir de la soja fermentada. Este compuesto se promociona como la próxima revolución de los tratamientos de estética. ¿Por qué razón?

En particular, se dice que es un ingrediente con grandes propiedades hidratantes, que se mantienen en la piel por más tiempo. De hecho, se afirma que es mejor que el ácido hialurónico en este sentido. En el siguiente espacio detallamos sus principales características, beneficios, contraindicaciones y qué dice la ciencia sobre su efectividad.

¿Qué es el ácido poliglutámico y para qué sirve?

Son variadas las causas de la piel seca; el paso del tiempo, la exposición a diversos elementos del ambiente, la alimentación inadecuada, la falta de hidratación, entre otros. A su vez, la pérdida de humedad puede traer consecuencias, no solo a nivel estético, sino también de salud. Por ejemplo, incide en lo siguiente.

  • Aparición de arrugas.
  • Pérdida de tersura.
  • Asperezas.
  • Descamaciones.
  • Ardor.
  • Enrojecimiento.
  • Comezón.
  • Grietas.

Para contrarrestar tales efectos, la industria de la belleza está buscando e innovando de forma constante, con miras a proponer métodos y técnicas para el cuidado de la piel que permitan mantener y restablecer la humedad.

Uno de estos novedosos productos es el llamado «ácido poliglutámico» (PGA, por sus siglas en inglés). Se trata de un aminoácido —o más bien de un péptido— compuesto por miles de moléculas.

Se extrae de un Bacillus presente en el nattō o nutt, un alimento japonés derivado de la soja fermentada. Sin embargo, también se puede elaborar de manera sintética en laboratorio.

En cuanto a sus usos, se ha aplicado para tratar la piel, específicamente en la curación de heridas. Asimismo, se emplea en el campo de la nanomedicina. Además, recientemente ha cobrado popularidad en los tratamientos estéticos para el cuidado de la piel.

Para ser más exactos, se ha determinado que contribuye a conservar la piel hidratada, ya que puede inhibir la producción de hialuronidasa. Dicha enzima es la que descompone el ácido hialurónico natural del cuerpo, lo que afecta el nivel de humedad.

¿Qué es el ácido poliglutámico y para qué sirve?
El ácido poliglutámico se emplea en formulaciones para combatir la sequedad y los signos del envejecimiento prematuro de la piel.

¿Cómo se usa el ácido poliglutámico?

En el mercado se comercializa el ácido poliglutámico en diversas formas. Puede venir en crema o en suero. En ambos casos, solo es de uso tópico. Por ahora, no hay inyectables ni presentaciones de otro tipo. Por otra parte, se consigue en compuestos, en los que se combina con otras sustancias, como la vitamina C, la lisina, diversos aminoácidos o con ácido hialurónico.

En cuanto a su aplicación, en caso de estar usando algún otro producto para el cuidado de la piel, es conveniente emplearlo en último lugar. Se puede usar en la mañana y por la noche. Adicional a esto, se recomienda limpiar y enjuagar la zona que se quiere tratar.

Beneficios del ácido poliglutámico para la piel

El principal aporte del ácido poliglutámico para la piel tiene que ver con su capacidad para absorber y retener la humedad. Se afirma que puede ganar hasta 5000 veces su propio peso. Además, asegura la integración y la permanencia del agua en la dermis y en la epidermis.

Por lo anterior, se sugiere su uso como coadyuvante para mantener la piel sana. En general, se señalan los siguientes beneficios:

  • Prevención de la pérdida de humedad.
  • Aumento de la síntesis de los factores hidratantes naturales.
  • Disminución de la aparición de arrugas.
  • Iluminación y conservación del brillo de la piel.
  • Aumento de la elasticidad.
  • Aspecto de tersura.
  • Aceleración del proceso de curación cuando hay heridas.

Otras ventajas

Con respecto a otros tratamientos para la piel, formulados con los mismos fines, se afirma que el ácido poliglutámico tiene ciertas ventajas. Por ejemplo, se dice que es hasta cinco veces más fuerte que el ácido hialurónico en cuanto al mantenimiento de la humedad.

En comparación con este, el PGA se concentra en la capa más superficial de la piel (epidermis), mientras que el hialurónico actúa en las profundas. Por lo tanto, ninguno sustituye al otro, sino que se complementan.

En el mismo orden de ideas, el ácido poliglutámico no interfiere con otros ingredientes o tratamientos que se estén usando como parte de la rutina de belleza. Por el contrario, se puede combinar eficazmente con algunos compuestos, como la vitamina C tópica, sin que genere reacciones negativas.

Beneficios del ácido poliglutámico para la piel
El ácido poliglutámico se puede emplear de forma simultánea con otros productos cosméticos.

Posibles efectos adversos y contraindicaciones

El ácido poliglutámico se considera adecuado para todo tipo de piel. No obstante, se recomienda en aquellos casos en los que hay signos de envejecimiento prematuro y de deshidratación.

Por ahora, no se mencionan efectos adversos. De todos modos, dado que no tenemos este aminoácido como componente natural de la dermis, el cuerpo podría reconocerlo como algo extraño y reaccionar con alergias.

A propósito de esto, en cuanto a posibles contraindicaciones, se sugiere que las personas que son sensibles o alérgicas a la soja tomen precauciones con el uso del ácido poliglutámico.

Por supuesto, como debe suceder con cualquier otro producto, la sugerencia es consultar primero con el dermatólogo. Lo ideal es comenzar despacio, aplicando una pequeña cantidad en una parte de la piel y esperar 24 horas para observar si hay reacciones.

¿Qué tan eficaz es el ácido poliglutámico?

El ácido poliglutámico es relativamente nuevo en el mercado, en cuanto a formulaciones para usos cosméticos. Aun así, ya se han realizado algunos estudios para evaluar su eficiencia.

Los resultados revelan que las formulaciones que contienen poliglutamato demostraron ser más efectivas para mejorar la elasticidad de la piel, en comparación con las que las que contienen ácido hialurónico o propilenglicol.

Pese a esto, este estudio se realizó en condiciones de laboratorio, con 10 sujetos voluntarios que se aplicaron el producto una vez al día, de forma continua, durante un período de un mes. Así pues, hacen falta más investigaciones sobre el tema para confirmar tal eficacia.

Por ahora, el ácido poliglutámico sigue presentando una desventaja relativa; es más costoso que el hialurónico. Por ende, las marcas prefieren comercializar este último, para tener mayor margen de ganancia.