Beneficios de las antocianinas para tu salud

Beneficios de las antocianinas para tu salud

Te vamos a mostrar una serie de motivos por los cuales deberías incluir alimentos con antocianinas en la dieta de manera regular. Son sustancias muy beneficiosas.
4 beneficios de las antocianinas para tu salud

Las antocianinas son fitoquímicos con muchos beneficios para la salud. Se encuentran en algunos alimentos de origen vegetal y consiguen mejorar la eficiencia de los procesos fisiológicos a nivel interno. De hecho, se recomienda su consumo regular para prevenir alteraciones que puedan dar lugar al desarrollo de patologías crónicas y complejas. De hecho, sería posible su suplementación.

Antes de comenzar, hay que destacar la importancia de garantizar en la pauta la presencia de alimentos de origen vegetal. Sobre todo, conviene asegurar la variedad. Las frutas y las verduras aportan muchos fitonutrientes y micronutrientes importantes para el cuerpo humano. Se asocian de manera inversa con el riesgo de muerte por cualquier causa, por lo que deben ser parte importante de cualquier dieta.

Beneficios de las antocianinas

A continuación, te vamos a comentar cuáles son los principales beneficios de las antocianinas. Recuerda que para sacarles el máximo partido habrá que asegurar que no existen déficits nutricionales. De lo contrario, se experimentarían ineficiencias en las funciones de los sistemas. Si tienes dudas al respecto, siempre puedes acudir a un profesional de la nutrición para obtener un plan personalizado.

Retrasan el envejecimiento

Las antocianinas actúan como antioxidantes. Son capaces de neutralizar la formación de los radicales libres y su posterior acumulación en los tejidos del organismo. Dicho efecto se relaciona con un ritmo de envejecimiento más lento, tal y como evidencia una investigación publicada en la revista BioMed Research International. Es importante mantener la oxidación y la inflamación controladas en el medio interno para que los tejidos no pierdan funcionalidad.

Previenen el desarrollo de patologías crónicas

Muchas enfermedades complejas están provocadas por un desequilibrio en el estado de homeostasis. Esto se debe en parte a los malos hábitos y a un consumo de antioxidantes y de vitaminas escaso.

Por ello, puede ser determinante la inclusión de las antocianinas en la dieta para corregir el problema. De acuerdo con un estudio publicado en Alternative Therapies in Health and Medicine, el consumo regular de estos compuestos ayudaría a evitar la aparición de la diabetes y de las patologías cardiovasculares.

Son eficientes frente a ciertos tipos de cáncer

Es clave comentar que el poder antioxidante de las antocianinas podría ayudar a reducir la incidencia de algunos tipos de cáncer. Al neutralizar los radicales libres, disminuyen los daños en el ADN celular, lo que evita la formación de elementos tumorales que puedan reproducirse sin control.

Es cierto que todavía faltan evidencias al respecto, pero todo parece indicar a que el consumo regular de elementos antioxidantes limitaría la incidencia de varios tipos de tumores en el organismo.

¿Qué son y para qué sirven los probióticos?
Los arándanos contienen antocianinas y, por eso, deberías incluirlos regularmente en tu dieta.

Mejoran la recuperación deportiva

Los antioxidantes son también determinantes en los procesos de recuperación deportiva. El ejercicio de alta intensidad incrementa la formación de los radicales libres y su acumulación en los tejidos.

Es cierto que el propio organismo cuenta con una serie de mecanismos para corregir este problema y para retornar a una situación de equilibrio. Sin embargo, muchas veces no son tan rápidos como se esperaría. Para potenciar la función, cabe la alternativa de incluir en la pauta antioxidantes exógenos.

Ahora bien, hay que optimizar su aporte. Si se consumen de manera crónica, se podrían poner en riesgo los procesos de adaptación, como la hipertrofia. Un artículo publicado en International Journal of Environmental Research and Public Health lo confirma.

Los antioxidantes en grandes cantidades consiguen interferir en las vías de señalización celular, lo que provoca alteraciones en la fisiología interna. De este modo, solo se deben suplementar en aquellos momentos de alto estrés o carga elevada, no de manera crónica.

¿En dónde se encuentran las antocianinas?

Ya sabes cuáles son los principales beneficios de la antocianinas. Ha llegado el momento de comentar dónde se encuentran en mayor proporción. Se trata de una serie de sustancias que suelen estar presentes en los vegetales de color rojo o morado oscuro. Un ejemplo típico serían los arándanos. También, la concentración es elevada en la remolacha, en las moras, en las cerezas…

5 razones por las que incluir la gelatina en tu dieta
Las moras también aportan antocianinas, al igual que la berenjena y otros vegetales y frutas de color rojo o morado.

Son muchas las alternativas para garantizar la presencia de estos compuestos en la pauta de manera regular. Hasta las berenjenas son buena fuente de ellos. Por otra parte, existen diferentes suplementos de antocianinas en el mercado a disposición del consumidor. Ahora bien, no se deben consumir sin la supervisión de un especialista, sobre todo en contextos de ejercicio.

Antocianinas, antioxidantes muy beneficiosos para el organismo

Como has podido comprobar, las antocianinas son sustancias con muchos beneficios para la salud. Consiguen modular la oxidación en el medio interno, favoreciendo la recuperación del tejido tras un esfuerzo y disminuyendo el posible daño en el ADN celular. Son elementos importantes en la prevención de patologías crónicas y complejas. Por este motivo, se recomienda que formen parte de la pauta de manera regular.

Para terminar, cabe destacar que no solo importa la dieta a la hora de buscar mejorar el funcionamiento del cuerpo humano. Es necesario poner en marcha una serie de buenos hábitos en su conjunto. Entre todos ellos, destaca la práctica de ejercicio físico de manera regular. Sobre todo habrá que priorizar el trabajo de fuerza muscular. Así, se mantiene controlada la inflamación en el medio interno.