Bolita en el ano: 10 posibles causas y tratamientos

Bolita en el ano: 10 posibles causas y tratamientos

Una bolita en el ano suele resultar bastante molesta para muchas personas. Afortunadamente, la mayoría de las veces son lesiones benignas.
Bolita en el ano: 10 posibles causas y tratamientos

El ano es una de las zonas más delicadas y sensibles del cuerpo. Por tal motivo, las lesiones, los bultos y las heridas a este nivel suelen causar gran malestar en la mayoría de las personas. A continuación te contamos 10 posibles causas de la aparición de una bolita en el ano.

Existen varias razones que pueden explicar la presencia de un pequeño bulto, pápula o bolita en el ano. Suelen palparse alrededor del esfínter anal y se acompañan de sensación de ocupación rectal y molestias al defecar. De igual forma, es común la presencia de dolor, escozor e incluso sangrado.

Es frecuente el retraso en el diagnóstico de las afecciones anales, motivado por la vergüenza y el miedo de muchas personas. Sin embargo, la mayoría de los bultos que aparecen en la región anal pueden ser curados de forma efectiva.

Causas de una bolita en el ano

Los bultos perianales se clasifican en benignos y malignos. En la mayoría de los casos, estas lesiones son un signo evidente de que algo no anda bien en el organismo.

1. Hemorroides

Las hemorroides son la causa más frecuente de una bolita o nódulo en el ano. Las mismas son resultado de la dilatación patológica de las venas ubicadas en el ano y la parte inferior del recto. Estudios estiman que más del 50 % de los adultos mayores de 40 años las padecen.

De igual forma, las hemorroides pueden ser internas o externas. En este sentido, las externas suelen palparse en la piel que rodea al ano y se acompañan de escozor, dolor y sangrado al evacuar. Las internas rara vez se palpan por fuera del recto.

Los antecedentes familiares y el estreñimiento crónico son los principales factores de riesgo de las hemorroides. Los profesionales recomiendan aumentar la ingesta de alimentos ricos fibra y beber abundante agua durante el día. Además, también son útiles los baños de asiento con agua tibia.

La terapéutica médica se basa en el uso de cremas o pomadas con cortisona y lidocaína para aliviar los síntomas. En casos avanzados se requieren medidas quirúrgicas para extraerlas.

Hemorroides causan una bolita en el ano.
Las hemorroides externas son fácilmente palpables y cursan con sangrado evidente cuando se rompen.

2. Absceso anorrectal

Los abscesos anorrectales son cavidades que contienen líquido purulento en la zona anal. Este es otro de los motivos de la aparición de una bolita o protuberancia alrededor del ano. La causa más común es la invasión bacteriana de las glándulas de la zona.

La obstrucción de las glándulas anales es responsable de la acumulación de pus y de la producción de los síntomas. En la mayoría de los casos, el absceso se ubica cerca del orificio anal y se palpa como un pequeño bulto.

Otros síntomas asociados son los siguientes:

  • Dolor anal que empeora con la defecación.
  • Irritación y enrojecimiento de la zona.
  • Sensación de ocupación rectal.
  • Salida de líquido purulento.
  • Dificultad para evacuar.
  • Fiebre.

La American Society of Colon and Rectal Surgeons recomienda la incisión y el drenaje del pus contenido en el absceso. Algunas personas pueden requerir abordaje quirúrgico para un drenaje más seguro. En los pacientes con abscesos profundos y un sistema inmunitario deprimido se emplean antibióticos.

3. Fisura anal

Una fisura anal es un desgarro de la piel y la mucosa que rodea al ano. Las mismas suelen ser resultado de la evacuación de heces duras por estreñimiento crónico. Además, los traumatismos y la práctica de sexo anal sin la lubricación adecuada son causas comunes.

Estas fisuras o grietas son visibles y suelen acompañarse de una pequeña bolita o bulto blando cerca del ano. La protuberancia es dolorosa cuando la fisura aún no ha sanado y se hace indolora cuando la misma cicatriza por completo.

Las personas afectadas suelen manifestar dolor anal durante y posterior a la defecación. Además, es frecuente la presencia de sangre roja rutilante en las heces y en el papel higiénico. Las fisuras anales desaparecen luego de una par de semanas con cambios en la dieta y baños de asiento.

El tratamiento médico incluye el uso de cremas con nitroglicerina para mejorar la cicatrización, así como ungüentos con lidocaína para aliviar el dolor. Los profesionales suelen recomendar el abordaje quirúrgico en caso de fisuras crónicas resistentes al tratamiento.

4. Fístula perianal

Una fístula perianal es una conexión anormal que se forma entre la piel que rodea el ano y la superficie interna del recto. La misma suele originarse ante una lesión quirúrgica o un proceso infeccioso.

Es común la presencia de una protuberancia o bolita dura en el ano o cerca del mismo. Además, la Sociedad Española de Medicina Interna señala la presencia de los siguientes síntomas:

  • Supuración continua o intermitente.
  • Dolor durante la defecación.
  • Manchas en la ropa interior.
  • Escozor alrededor del ano.

De igual forma, la persona puede presentar fiebre en caso de una infección asociada. El tratamiento es quirúrgico mediante fistulotomía y el uso de tapones biológicos o pegamentos de fibrina. En los pacientes con enfermedad de Crohn y diarrea crónica no se recomienda la cirugía.

. Verrugas anales

Las verrugas anales o los condilomas acuminados son pequeños nódulos húmedos de color rosa claro o marrón que aparecen en el interior y alrededor del ano. Esta afección es resultado de la infección por el virus del papiloma humano (VPH), a través del contacto sexual sin protección.

Estas lesiones suelen manifestarse inicialmente como pequeñas manchas puntiformes que luego adquieren mayor tamaño. En casos avanzados, las mismas pueden llegar a cubrir toda la región anal e incluso extenderse hacia los genitales. Otros síntomas incluyen escozor, sangrado, sensación de ocupación rectal y secreción de moco.

Las verrugas anales deben ser tratadas de forma oportuna, ya que pueden multiplicarse rápidamente. Por lo general, el tratamiento es a base de medicamentos tópicos con cidofovir y podofilina. Algunas verrugas son eliminadas por crioterapia o extirpación quirúrgica.

6. Molusco contagioso

Esta es una enfermedad contagiosa que afecta la piel y que es causada por un virus de la familia de los poxvirus. La misma se caracteriza por la presencia de pequeñas bolitas o pápulas de color nacarado, redondeadas, firmes e indoloras. Se transmite por el contacto directo con personas afectadas y a través de objetos contaminados.

Investigaciones sugieren que en los adultos, este trastorno se presenta típicamente en la región genital y alrededor del ano, como una enfermedad de transmisión sexual. En la mayoría de las personas esta afección puede resolverse sin tratamiento luego de varios meses.

El abordaje médico incluye la aplicación tópica de medicamentos como cantaridina, podofilina, podofilotoxina o hidróxido de potasio. De igual forma, también suelen emplearse medidas más complejas, como la crioucirgía, el curetaje, la electrodesecación y el láser pulsado.

7. Quiste pilonidal

Un quiste pilonidal es una pequeña bolita en la piel alrededor del ano y en la parte superior de los glúteos que contiene vello y partículas de piel. Suelen producirse ante la perforación de un vello bajo la piel. Pueden infectarse, formando protuberancias dolorosas.

Estas lesiones son más frecuentes en los varones y en las personas que pasan largos periodos de tiempo sentados. Son eliminados mediante cirugía para el drenaje y la extirpación de la lesión.

8. Pólipos anorrectales

Los pólipos anorrectales son formaciones anormales que crecen en el interior del ano y el recto. En la mayoría de los casos estas lesiones son benignas, aunque un grupo muy reducido puede resultar precanceroso.

De igual forma, suelen ser asintomáticos, en especial en las primeras fases. Por otro lado, si las lesiones son grandes, podrán palparse en el interior del recto e incluso protuir como una pequeña bolita a través del ano. Algunos son capaces de generar sangrado en las heces y molestias abdominales.

Al sospechar de este tipo de lesión, se debe acudir lo antes posible con un médico proctólogo. La mayoría de los pólipos son eliminados por completo durante una colonoscopia.

Colonoscopia para un bulto en el ano.
La colonoscopia permite extirpar lesiones que se encuentran dentro del tracto digestivo inferior.

9. Prolapso rectal

El prolapso rectal es una afección bastante molesta en la que una parte del recto protruye a través del orificio anal. En los adultos suele aparecer posterior a un esfuerzo físico excesivo o al pujar durante la defecación. Es más común en mujeres de edad avanzada con antecedenetes de partos múltiples.

Los síntomas más comunes son la sensación de ocupación rectal, la defecación involuntaria y el sangrado rectal. Por lo general, el tratamiento médico es mediante cirugía para extirpar el exceso de mucosa o fijar el recto al sacro. Ante la sospecha no hay que dudar en consultar.

 

10. Cáncer anal

El cáncer anal es un tipo poco frecuente de cáncer que se produce en el conducto anorrectal. Suele no presentar síntomas o manifestarse con sangrado rectal, dificultad para evacuar, dolor y escozor anal. En algunos casos puede palparse una pequeña bolita que sobresale por el orificio del ano.

Este enfermedad debe ser abordada lo antes posibles por un médico especialista. El tratamiento depende del tipo de tumor y de la gravedad del cuadro clínico. Las opciones terapéuticas incluyen la extirpación quirúrgica, la radioterapia y la quimioterapia.

¿Cuando buscar atención médica ante una bolita en el ano?

Existe una gran variedad de enfermedades y trastornos que pueden producir una bolita o bulto en el ano. La mayoría de estas afecciones son solucionadas al recibir tratamiento de forma oportuna. Por lo que es indispensable buscar atención médica.

De igual forma, se debe solicitar ayuda inmediata en caso de que las manifestaciones empeoren o se añadan nuevos síntomas. En este sentido, el sangrado persistente, la fiebre mayor de 40 grados centigrados y la pérdida de la consciencia son signos que requieren manejo de urgencia.