Cómo congelar el repollo en casa

Cómo congelar el repollo en casa

La congelación sirve para mantener los alimentos por más tiempo. Los vegetales como el repollo también se pueden congelar, aunque no parezca lo habitual. Descubre en este artículo cómo deberías hacerlo.

Cómo congelar el repollo en casa

Los vegetales son alimentos que tienden a descomponerse con mayor rapidez que otros productos comestibles. Por fortuna, se puede recurrir a la congelación y así preservarlos por más tiempo. En esta oportunidad te contamos cuál es la forma correcta de congelar el repollo en casa.

En este alimento hay vitaminas, minerales, antioxidantes, flavonoides y fibra. Por ello, antes de que caduque el mismo, deberías aprender los pasos que tienes que seguir para no desperdiciar estos nutrientes. Sigue leyendo más de este tema.

¿Por qué congelar el repollo?

Congelar es un método simple y rápido para conservar vegetales y productos animales. Con esta técnica se puede mantener el color natural, el sabor fresco y el valor nutritivo de la mayoría de ellos.

En relación a esto, el artículo “Formas de conservación de alimentos” explica que a través de las bajas temperaturas se retrasa o inhibe el crecimiento y actividad de microorganismos. De hecho, cuanto más bajos sean los grados centígrados, más lentas serán aquellas reacciones que permiten el crecimiento de las bacterias y hongos.

Si bien todos los alimentos naturales tienen nutrientes que son beneficiosos para el cuerpo, el estudio “Alimentos con efecto anti-inflamatorio” sugiere que el repollo tiene un potente efecto antioxidante, antimicrobiano y preventivo de enfermedades inflamatorias.

Uno de los responsables de esta actividad es el sulforafano, que se encuentra además en otros vegetales de la familia de las crucíferas. El brócoli es otro vegetal de esta categoría que también abunda en este principio activo.

En general, el repollo soporta hasta 14 días si se encuentra en la heladera. Pero si dispones de una cantidad que sabes que no llegarás a comer en ese lapso de tiempo, lo aconsejable es que lo congeles para evitar que se eche a perder y lo tengas disponible en otro momento.

Vegetales congelados.
El congelamiento de los vegetales ayuda a su preservación para poder emplearlos luego en la cocina.

¿Cómo congelar el repollo?

Lo primero que tienes que saber es que existe un proceso previo a la congelación que se denomina blanqueado escaldado. Este es necesario para inactivar las enzimas que son las responsables de que el deterioro del alimento continúe. Por este motivo, debería hacerse en cualquier fruta o verdura que quiera congelarse.

La técnica consiste en someter el alimento a un mínimo hervor por unos 2 minutos. Si no se respeta este tiempo, las enzimas siguen activas en el congelador, por lo que desarrollan mal sabor en unos meses y se pueden decolorar o endurecer.

Por supuesto que para hacerlo, primero hay lavar el repollo con agua segura y luego descartar las partes externas, las hojas gruesas y las áreas que estén dañadas. Además, hay que cortarlo en partes pequeñas o separarlo hoja por hoja.

¿Cómo proceder después de blanquearlo?

Luego de realizar este proceso, puedes continuar con el congelamiento. Te explicamos el paso a paso:

  • Primero hay que escurrir el repollo ya blanqueado y dejar que se seque por completo.
  • Luego, tienes que separar la cantidad que vayas a utilizar en cada comida y en base a ello guardar en diferentes recipientes. Nunca pongas todo junto porque no es aconsejable para nada descongelar y luego volver a guardar en el freezer.
  • Para continuar, hay que meterlo en recipientes con tapa o en empaques adecuados. Estos incluyen táperes y bolsas plásticas con cierres herméticos aptas para congelación.
  • A continuación, solo resta rotular o etiquetar cada recipiente. Este proceso es necesario para saber en qué fecha exacta guardaste tus alimentos. De este modo, puedes determinar hasta cuánto tiempo se mantendrán.

Ten en cuenta que con este proceso los alimentos sufren cambios lentos, por lo que no mantienen su calidad indefinidamente. En este caso, el repollo congelado dura entre 9 meses y 1 año. Luego, sus propiedades se empiezan a disipar y su sabor se ve afectado.

 ¿Cómo congelar el repollo sin blanquearlo?

Si bien la técnica descrita es aconsejable para todos los vegetales que elijas congelar, puedes hacerlo sin este paso. Pero considera que su estructura tiende a colapsar cuando se congela y que el blanqueado ayudará a preservarlo mejor.

Paso a paso

Para hacerlo, tienes que lavar el repollo con agua segura. Luego, sigue estas indicaciones:

  • Corta en partes o separa en hojas para el lavado. Para ello, necesitas sumergirlos en 1 litro de agua y 5 gotas de lavandina apta para cocina durante 10 minutos. De esta manera se busca eliminar los microorganismos que pueda contener.
  • Escurre completamente y procede del mismo modo que se explicó en el apartado anterior. Es decir, guardarlo en recipientes aptos y rotularlos con la fecha.

Recuerda que también puedes hacerlo de este modo, pero que el resultado no será el mismo. Además, el tiempo de preservación será menor en comparación con el que aplica la técnica del escaldado, ya que las enzimas del alimento continuarán activas.

Organización de los vegetales congelados.
La organización y el rotulado es fundamental en el congelado para no excedernos de las fechas límites.

¿Cómo usar el repollo congelado?

Una vez introducido en el congelador, ya no hará falta que pase por un proceso de descongelado. Puedes retirarlo cuando lo necesites y agregarlo al recipiente donde se cocinará de forma directa.

De esta manera, lo puedes hervir para acompañar otros vegetales, saltearlo, usarlo como relleno de tacos y ensaladas, entre otras comidas. La organización es un paso clave para aprovechar esta modalidad. Debes organizarte bien, de manera que tu congelador tenga orden y etiquetado para no complicarte a la hora de cocinar.