Cuáles son las diferencias entre la exfoliación mecánica y la química?

Cuáles son las diferencias entre la exfoliación mecánica y la química?

La exfoliación mecánica y la química son procedimientos eficaces para conseguir una piel más luminosa y sana. También ambas contribuyen a tratar el acné. Sin embargo, cada persona debe elegir la modalidad que más le convenga, según su caso.
¿Cuáles son las diferencias entre la exfoliación mecánica y la química?

¿Has oído hablar de la exfoliación mecánica y la química? Probablemente sí, aunque quizá no sepas cuál es la diferencia entre una y otra, ni tampoco conozcas sus ventajas. Así, no es fácil decidir cuál es la que más te conviene.

Recordemos que la exfoliación es un procedimiento que se lleva a cabo para remover las capas de células muertas de la piel. Se debe realizar de forma periódica, ya que contribuye a tener una piel más sana. La exfoliación mecánica y la química cumplen con ese objetivo.

Hay varias diferencias entre las dos, pero la más importante de ellas es que la primera es más ruda, mientras que la segunda es más sutil. Dependiendo del tipo de piel, una u otra será más conveniente.

¿Qué es la exfoliación mecánica?

¿Por qué es bueno tomar un baño caliente para dormir mejor?
Elige entre exfoliación mecánica y química según tu tipo de piel.

La exfoliación mecánica es aquella que se lleva a cabo tallando físicamente la piel con un abrasivo. Implica entonces un frotamiento, bien sea con un instrumento como una esponja, un cepillo facial u otro dispositivo. También se puede emplear alguna sustancia con granos pequeños.

El objetivo es desprender la capa más externa de la piel mediante la abrasión. La modalidad más común de este tipo de exfoliación se lleva a cabo con gránulos o partículas abrasivas. Un ejemplo de esto es el uso de las mascarillas de azúcar o de gránulos en gel.

También es común el uso de cepillos faciales, algunos de los cuales son eléctricos. Estos últimos tienen distintos tipos de cabezales para hacer más uniforme el procedimiento. Además de exfoliar, estas herramientas también proporcionan una limpieza profunda en la piel.

Por otro lado, existen procedimientos más complejos que se hacen en los centros de estética, como la microdermoabrasión. Algunas modalidades de peeling cumplen este mismo papel.

Beneficios

La principal ventaja de la exfoliación mecánica es que permite controlar el grado de presión sobre la piel. Esto hace que el procedimiento se adapte al nivel de sensibilidad de cada persona. En general, hay más control cuando se usan este tipo de procedimientos.

¿Qué es la exfoliación química?

La exfoliación química es aquella en la que se emplean ácidos o enzimas para retirar las capas muertas de la piel. Estas sustancias descomponen los lípidos. Estos actúan como una especie de «pegamento» que mantiene unidas las células muertas entre sí.

En la exfoliación química no hay necesidad de frotar la piel, sino solo de aplicar el producto indicado en ella. Por lo general, vienen en forma de tónicos, limpiadores, sérum o, incluso, cremas hidratantes. Hay tres grandes tipos de estos exfoliantes:

  • AHA (Ácidos Alfahidróxidos). Comprenden el ácido glicólico, el láctico y el mandélico. Tienen propiedades hidratantes y actúan sobre la superficie de la piel. Son los de uso más común.
  • BHA (Ácidos Betahidróxidos). El más común es el ácido salicílico. Ayudan a descomponer la grasa y limpian los poros. Funcionan tanto en la superficie de la piel, como dentro del poro. Son calmantes y también tienen propiedades antimicrobianas.
  • PHA (Polihidroxiácidos). El más común es el ácido lactobiónico. Es un antioxidante que hidrata, exfolia y ayuda a prevenir el fotoenvejecimiento.

La exfoliación química requiere de mucho cuidado, ya que se debe emplear el producto específico para cada tipo de piel, siguiendo todas las indicaciones y precauciones del caso.

Beneficios

Los exfoliantes químicos son mejores para prevenir irritaciones o inflamaciones en la piel. En general, son más seguros y ofrecen mejores resultados con el uso regular. Contribuyen a unificar el tono de la piel, actúan bien contra el acné, hidratan y previenen el envejecimiento.

¿Cuándo se recomienda una sobre la otra?

Higiene íntima masculina: ¿cómo cuidarla para evitar infecciones?

La exfoliación mecánica y la química entrañan algunos riesgos. La primera es un poco más agresiva y puede provocar pequeñas lesiones en la piel. Asimismo, puede ser demasiado fuerte para las pieles sensibles. La segunda se debe elegir con cuidado para que provoque el efecto deseado en cada caso individual.

En términos generales, la exfoliación química es más eficaz porque llega a zonas más profundas de la piel y es más amable con el cutis. Es particularmente recomendable para las pieles sensibles y maduras. También para las pieles dañadas por el sol.

Lo más indicado es consultar con un experto sobre el tema. Cada piel tiene necesidades y características propias. La exfoliación mecánica y la química son eficaces. La elección depende de cada caso específico.

¿Puedo utilizar ambos exfoliantes?

¿Se puede utilizar la exfoliación mecánica y la química a la vez? La respuesta es sí y no. Es posible alternar ambas modalidades de exfoliación. Lo que no se puede hacer es emplearlas de forma simultánea. Es decir que debe elegirse una u otra para cada exfoliación.

Por otra parte, es importante advertir que no siempre se pueden combinar distintas modalidades de exfoliación química: AHA, BHA y PHA. A veces puede ser mucho para la piel, por lo que es necesario consultar con el dermatólogo sobre la forma correcta de utilizar estos productos.

La consulta con el dermatólogo es recomendable

Hay que tener mucho cuidado con la piel sensible. Esta admite el uso de la exfoliación mecánica y la química, pero se debe tener precaución en ambos casos. Lo mismo cabe decir frente a las pieles con problemas como rosácea u otros.

Si se produce alguna reacción indeseada al aplicar la exfoliación, lo indicado es suspender el procedimiento. Lo más recomendable es asesorarse con un médico o un profesional de la estética para encontrar el procedimiento ideal en tu caso específico.