Ecografía ginecológica: sencilla, segura y útil para la mujer

Ecografía ginecológica: sencilla, segura y útil para la mujer

La ecografía ginecológica no solo tiene utilidad en el embarazo. Hay múltiples aplicaciones para este método indoloro y seguro que cuida la salud de la mujer.
Ecografía ginecológica: sencilla, segura y útil para la mujer

La ecografía ginecológica es una prueba de imagen no invasiva (indolora para la mujer) que utiliza ultrasonidos para visualizar y analizar los genitales internos femeninos. Se usa un aparato (transductor) que emite unos sonidos imperceptibles para el oído humano, de alta frecuencia, con los que se obtienen imágenes.

Esta prueba es muy valiosa, debido a la gran cantidad de información que puede dar. Entre otras cosas, informa lo siguiente:

  • Análisis del útero: forma, tamaño, orientación.
  • Visualización del endometrio y del cuello uterino.
  • Identificación de los ovarios y configuración de su estructura.

¿Qué diferencias hay entre la ecografía ginecológica por vía abdominal y la transvaginal?

La exploración ecográfica ginecológica se puede realizar de dos maneras: vía abdominal o vía transvaginal. En la primera, las imágenes se obtienen a través de la pared del abdomen, donde se coloca el transductor del ecógrafo que, impregnado de gel para
potenciar la transmisión de los ultrasonidos, hará un barrido para visualizar las diferentes estructuras.

En la ecografía transvaginal, en cambio, el transductor tiene forma alargada y se introduce por la vagina, envuelto en una especie de preservativo, para garantizar la higiene. Por esta vía se llega más cerca de las estructuras internas, por lo que la calidad de la imagen y la resolución son mayores, mejorando la precisión.

Indicaciones de la vía abdominal

  • Anormalidades en la estructura anatómica del útero, las trompas de Falopio o los ovarios.
  • Afecciones del endometrio, como la endometriosis.
  • Presencia y posición de un dispositivo intrauterino (DIU).
  • Quistes o diferentes tipos de masas o tumores en los órganos o tejidos de la pelvis.
  • Infecciones, como la enfermedad pélvica inflamatoria (EPI).
  • Confirmación de un embarazo ectópico.
  • Estudio del tamaño de los folículos en el ovario cuando se evalúa la fertilidad.
  • Análisis del mejor momento para la aspiración del óvulo en los procedimientos de fertilización in vitro.
Ecografía obstétrica es ginecológica.
Podría decirse que la ecografía obstétrica es una variante de la ecografía ginecológica abdominal, focalizada en la salud del binomio madre-hijo.

Indicaciones de la vía transvaginal

  • Mejor evaluación del cuello del útero y otras estructuras de la zona.
  • Utilidad en mujeres obesas o con mucha grasa abdominal.
  • Evaluación del endometrio y de la posibilidad de aplicar técnicas de fertilización in vitro.
  • Detectar masas o líquido suelto en la pelvis.

¿Qué enfermedades puede detectar?

Aunque es de mucha utilidad para detectar ciertas patologías, no es menos importante su uso en el embarazo, la planificación familiar y la revisión de algunos métodos de anticoncepción. Juega un papel fundamental en la detección precoz de alteraciones ginecológicas precancerosas, cuyo diagnóstico temprano mejora el pronóstico.

De manera general, entre las áreas de análisis de este tipo de ecografía hay que destacar las siguientes:

  • Desajustes o cambios menstruales.
  • Sangrados vaginales en la menopausia.
  • Tratamientos de fertilidad, como la inseminación artificial.
  • Colocación de un dispositivo intrauterino (DIU).
  • Masas o tumoraciones.
  • Procesos inflamatorios o infecciosos.
  • Prolapso uterino.

¿Tiene contraindicaciones la ecografía ginecológica?

Tiene que quedar claro que la ecografía es una prueba no invasiva y segura. A la hora de realizarse, no se utiliza ningún tipo de radiación, no hay que sedar a la mujer, no duele (aunque la forma transvaginal puede incomodar) y no suele hacer falta una preparación previa.

Incluso el haber mantenido relaciones sexuales cerca de su realización o estar menstruando, no afectan a la hora de interpretar los resultados.

¿Cómo prepararse para una ecografía ginecológica?

En términos generales, poca preparación hace falta para esta prueba. Basta con que la mujer esté relajada. En principio, no importa la fase del ciclo menstrual en la que se realice, aunque dependiendo de lo que se quiera analizar en concreto, puede ser más conveniente un momento u otro.

Además, no hace falta ir en ayunas. Solo se debe considerar, en la ecografía abdominal, el hecho de beber 1 litro de agua una hora antes de la prueba y no orinar. Si la vejiga está llena, la resolución de las imágenes será mejor.

Si lo que se va a realizar, en cambio, es una ecografía transvaginal, se aconseja orinar para que la vejiga esté vacía. En esta forma del método complementario, la mujer se acostará en posición ginecológica, con las piernas dobladas y los talones apoyados en un estribo. Debe permanecer relajada mientras se introduce por la vagina la sonda que tiene el transductor.

¿Cada cuánto tiempo hay que realizarse el estudio?

La indicación y la realización de una ecografía ginecológica dependerá de una serie de factores, como la presencia de dolores, desajustes menstruales o problemas de fecundación. Esto condicionará que el estudio se pueda realizar más o menos a menudo.

Lo que sí es aconsejable es que las mujeres adolescentes comiencen con las revisiones ginecológicas una vez que inicien las relaciones sexuales. Estas revisiones podrán ser anuales.

De todos modos, acudir a una revisión ginecológica no significa que siempre haya que realizarse una ecografía. Como todas las pruebas complementarias, su prescripción queda en manos del médico, en función de factores como los antecedentes familiares, el grado de actividad sexual, los posibles síntomas asociados y la sospecha de algún diagnóstico.

Consulta ginecológica.
La consulta ginecológica anual permite un seguimiento del estado de salud que hace más probable la detección de alteraciones.

Dos situaciones especiales

Hay dos casos especiales en los que la ecografía ginecológica reviste importancia vital. Uno de ellos es la detección precoz del embarazo y el otro es el diagnóstico temprano del cáncer de útero.

1. ¿Se puede detectar un embarazo de manera precoz con una ecografía ginecológica?

Efectivamente, con una ecografía ginecológica es posible saber si la mujer está embarazada. Aunque lo habitual es llegar primero a esa confirmación a través de un test de embarazo en orina, mediante el cual se detecta una concentración elevada de las hormonas de la gestación.

Para que una ecografía detecte los primeros signos de un embarazo, hace falta que hayan pasado, al menos, 4 semanas de gestación. Antes no es posible porque un ecógrafo no visualiza estructuras que midan menos de 1 milímetro.

Pero más allá de la detección precoz de un embarazo, la ecografía tiene utilidad para monitorizar la salud del feto durante su desarrollo y analizar una serie de parámetros, como los latidos fetales, su ubicación y colocación, la localización y características de la placenta. Además, conforme el bebé aumenta de tamaño, las ecografías obstétricas darán información sobre el sexo.

2. ¿Es útil la ecografía ginecológica en la prevención del cáncer de útero?

Aunque el útero se puede analizar en una ecografía abdominal, la prueba de imagen recomendada es la transvaginal, ya que por esta vía se visualiza mejor el endometrio.

Las mujeres tienen que estar muy atentas a síntomas que pueden estar detrás de un problema en el útero, como el sangrado anormal, los ciclos irregulares, o el dolor en la zona de la pelvis.

Gracias a las imágenes que se obtienen en una ecografía transvaginal se pueden detectar lesiones sospechosas o premalignas en fases tempranas. Si se visualiza alguna de ellas, será necesario ampliar el estudio a través de una biopsia para enviar al laboratorio de anatomía patológica.

Savia es la plataforma de telemedicina de MAPFRE en la que el usuario disfruta de una gestión integral de su salud. ¿Qué significa esto? Que tienes un médico en tu móvil 24 horas los 7 días de la semana: puedes hablar a través de nuestra aplicación o a través de la página web rápidamente y sin desplazamientos con un médico general o con un especialista a través del chat, la videoconsulta o la llamada telefónica. Además, puedes contratar servicios tanto presenciales como a domicilio en los mejores centros en todo el territorio nacional y con los mejores profesionales.