Edentulismo: causas, consecuencias y tratamientos

Edentulismo: causas, consecuencias y tratamientos

La pérdida de las piezas dentarias o edentulismo es un problema que afecta la estética y las funciones de la boca. Por suerte hay varias soluciones disponibles. Descúbrelas aquí.
Edentulismo: causas, consecuencias y tratamientos

El edentulismo es la pérdida de las piezas dentales. Esta falta de dientes puede ser parcial, cuando se han salido uno o varios dientes; o total si faltan todos los elementos dentarios de la arcada.

La ausencia de dientes no solo es un problema estético que afecta la autoestima y las relaciones sociales de la persona. También altera la estructura de los maxilares, interfiere en el habla, la masticación y la alimentación.

Y aunque la problemática se asocie más a las personas mayores, lo cierto es que puede ocurrir en cualquier etapa de la vida. Las causas son diversas y en este artículo te las comentamos. También compartimos las alternativas disponibles para solucionar esta afección y mejorar la calidad de vida del paciente.

¿Cuáles son las causas del edentulismo?

Las causas del edentulismo pueden ser de origen congénito o bien adquiridas. En el primer caso, la ausencia de dientes suele ser parcial y se debe a algún problema hereditario.

Las agenesias dentales, por ejemplo, son una alteración de origen congénito en la que algún elemento dentario no está presente porque no se ha formado. También existen casos de edentulismo asociado a síndromes genéticos.

Las causas adquiridas son las más frecuentes y se tratan de factores y condiciones que ocasionan la pérdida de las piezas dentarias. Estas son las más comunes:

  • Caries: la pérdida de tejido dentario, si avanza sin recibir el tratamiento oportuno, puede llevar a la destrucción y pérdida del diente.
  • Enfermedad periodontal: la afección de los tejidos de sostén de los elementos dentarios lleva a que estos queden sueltos en la boca y se salgan.
  • Traumatismos dentales: un golpe fuerte en la boca puede ocasionar la pérdida de una o más piezas dentarias.

Consecuencias del edentulismo

La falta de piezas dentarias en la boca tiene consecuencias sobre la salud oral y general de la persona, así como en su calidad de vida. A continuación mencionamos las más significativas.

Problemas estéticos

La ausencia de elementos dentarios en la cavidad oral afecta la apariencia de la boca y de la cara. La sonrisa sin dientes y las arrugas que se generan alrededor de la boca alteran el aspecto.

También lo hacen los cambios en la manera de morder, la posición compensatoria de la articulación temporomandibular y la reabsorción del hueso. Estos fenómenos que se producen por la falta de dientes pueden generar lo que se conoce como síndrome de Kelly.

Se trata de la proyección de la mandíbula hacia arriba y adelante, el ensanchamiento de la boca y el hundimiento del labio superior hacia el interior de la cavidad bucal. Las dimensiones del tercio inferior de la cara disminuyen y es común que el rostro del paciente tenga un aspecto avejentado.

En muchos casos los pacientes con edentulismo ocultan la sonrisa por vergüenza. El problema estético repercute en su autoestima y en sus relaciones. La sensación de inseguridad y timidez por el propio aspecto son muy comunes en estas personas.

Dentadura con edentulismo.
La cuestión estética en el edentulismo no es menor y debe considerarse en la salud del paciente.

Dificultad para hablar

Los problemas para pronunciar ciertos fonemas es otra de las consecuencias del edentulismo. Al faltar las piezas dentarias donde apoya la lengua o al no ser posible un cierre completo de la boca, algunos sonidos sonarán diferente.

Problemas durante la alimentación

Cuando faltan piezas dentarias la masticación está comprometida. El contacto de los dientes para triturar los alimentos muchas veces no es posible.

Es así que se dificulta la formación del bolo alimenticio y la deglución de la comida. Estos problemas pueden repercutir en todo el sistema digestivo ocasionando daños secundarios.

Maloclusiones

Cuando se pierde una o varias piezas dentarias se modifica la manera de morder. Pues las piezas que quedan en la boca cambian su posición ante la nueva situación.

Es común que los dientes vecinos al espacio dejado por la pieza salida traten de ocupar su lugar. Esto da lugar a que los dientes queden malposicionados y torcidos.

También es frecuente que la pieza antagonista a la perdida, en su búsqueda de contacto oclusal, se desplace por fuera de la línea de mordida. Estas alteraciones van modificando y afectando la manera de morder del paciente.

Muchas veces el paciente realiza movimientos compensatorios para efectuar la masticación. Estos cambios pueden sobreexigir y afectar la articulación temporomandibular.

Desgaste de tejidos

Al disminuir la cantidad de piezas dentarias en la boca, las fuerzas oclusales se reparten entre menos piezas dentarias. La carga que reciben los elementos dentarios que quedan en la boca es mayor a la habitual. Esta sobrecarga va desgastando los tejidos dentarios, tanto de la corona como de aquellos de soporte.

La falta de las piezas dentarias también genera la reabsorción progresiva del hueso alveolar que alojaba al diente perdido. Al no haber fuerzas que estimulen el tejido óseo, el mismo se desgasta y se pierde la masa ósea de esa zona.

¿Cómo se puede tratar el edentulismo?

En la actualidad existen muchas opciones de tratamientos disponibles para resolver el edentulismo. De esta manera, varias de las consecuencias que recién mencionamos se pueden evitar y prevenir.

La elección entre las diferentes alternativas se hace en función al caso clínico, las necesidades y posibilidades del paciente y la opinión del odontólogo a cargo. A continuación, presentamos los tratamientos más habituales para solucionar el edentulismo.

Implantes

Este es uno de los tratamientos más efectivos para resolver el edentulismo. Se trata de la colocación de una o más piezas de titanio en el interior del hueso alveolar para sostener una corona o prótesis dental.

En un primer momento se inserta el implante en el espesor del tejido óseo y se espera su osteointegración. Durante este período el paciente lleva una corona o prótesis provisoria para devolver la estética y funcionalidad perdidas.

Luego de que el titanio se logra integrar al tejido óseo, se coloca sobre el implante la corona o prótesis definitiva. Estas piezas en el hueso actúan como una raíz dentaria, otorgando estabilidad a la rehabilitación.

Dependiendo del caso clínico, se puede colocar un implante con una corona por cada diente perdido. O bien usar algunos implantes que soporten la carga de un puente, una prótesis parcial, una dentadura con la totalidad de las piezas dentarias o prótesis híbridas que devuelven los dientes y tejidos blandos perdidos.

Tienen la ventaja de ser una de las soluciones más estables y duraderas, pues no se quitan ni se ponen, sino que están unidas a la cavidad bucal. Además, al estar insertos en el hueso reciben cargas oclusales que previenen la reabsorción ósea.

Implantes cigomáticos

Los implantes cigomáticos son una variante de los implantes dentales que se colocan sobre el hueso cigomático. Las piezas de titanio son más largas y la cirugía que se realiza es mucho más invasiva que en la técnica convencional.

Se los utiliza en aquellos casos en que no hay suficiente hueso alveolar en el maxilar y no es posible colocar implantes convencionales. Una vez colocados los aditamentos en el hueso del pómulo, se fija a ellos la prótesis que rehabilitará la boca.

De esta manera, se da una solución fija y estable a pacientes con poca cantidad de tejido óseo en el maxilar superior.

Puente dental

La colocación de un puente dental es una solución al edentulismo útil en los casos en que hay ausencia de uno o varios dientes contiguos. Consiste en cubrir el espacio dejado por los dientes ausentes con dientes artificiales unidos a coronas que se cementan sobre las piezas dentarias vecinas al lugar vacío.

Por lo tanto, para poder realizar este tratamiento es necesario que haya dos, o al menos una pieza dentaria vecina al espacio dejado por los elementos ausentes. Estos dientes deben ser desgastados y tallados de tal manera que puedan ser cubiertos por las coronas que sostienen el puente.

El puente dental se cementa a las estructuras dentarias vecinas, por lo que queda fijo en la boca y el paciente no lo puede retirar. Se pueden confeccionar de diferentes materiales, siendo una alternativa adecuada cuando son pocos los elementos dentarios a rehabilitar.

Prótesis removibles

Esta solución al edentulismo suele ser mucho más accesible para los pacientes, logrando resultados estéticos y funcionales aceptables. Tienen la desventaja de que no están fijas a la boca, es decir, el paciente las puede poner y sacar.

Las prótesis removibles reemplazan los elementos dentarios faltantes y el tejido blando circundante. Según la cantidad de piezas dentarias que repongan pueden ser completas o parciales.

Las prótesis completas se utilizan cuando se han perdido todos los dientes de una arcada. Las dentaduras parciales, en cambio, se confeccionan cuando el paciente aún conserva algunos elementos naturales en su boca.

Las más comunes y económicas son las prótesis mucosoportadas que apoyan sobre el hueso y las mucosas, generando un vacío que las mantiene en su lugar. Muchas veces los pacientes recurren a algunos sistemas adhesivos especiales para aumentar la retención de las prótesis y evitar que se salgan por accidente.

Las prótesis removibles parciales pueden ser mucosoportadas o mucodentosoportadas. En estas últimas se agrega el agarre con ganchos a las piezas dentarias remanentes en la boca.

Prótesis dental para edentulismo.
Las prótesis dentales se fabrican a medida para que encajen de manera perfecta en la boca del paciente.

Sobredentaduras

Las sobredentaduras son una variante de prótesis removible que utilizan implantes como soporte. Las mismas son similares a las dentaduras postizas convencionales, pero utilizan aditamentos atornillados al hueso como anclaje.

En general, se colocan 3 o 4 implantes en el hueso maxilar sobre los que se atornilla un sistema de anclaje para la prótesis. A través de este método especial la prótesis se sostiene a la boca, pero el paciente la puede quitar y poner por sí mismo