Efectos secundarios del gel antibacterial sobre la piel

Efectos secundarios del gel antibacterial sobre la piel

En la actualidad, ha aumentado el consumo mundial de gel antibacterial por la facilidad y practicidad que tiene el producto. Sin embargo, algunos componentes pueden generar reacciones dermatológicas indeseadas.

Efectos secundarios del gel antibacterial sobre la piel
  • Los antidepresivos pueden reducir la empatía
  • 9 efectos secundarios más comunes de los anticonceptivos
  • ¿Cuáles medicamentos cambian el color de la orina?

Aunque pensar en los efectos secundarios del gel antibacterial en la higiene de manos parece ilógico, lo cierto es que existen. A pesar de ello, es un método eficaz y sencillo para reducir la transmisión de infecciones en entornos públicos o sanitarios.

Los desinfectantes de manos a base de alcohol se han convertido en una alternativa popular y eficiente al lavado de manos tradicional con agua y jabón. Contribuyen en la prevención de la propagación de bacterias y virus, lo que los convierte en uno de los productos esenciales para disminuir la carga de la atención médica.

¿Cuál es la composición del gel antibacterial?

Hay disponible una gama de desinfectantes con varias combinaciones de ingredientes y modos de administración. En la actualidad, en el mercado existen 2 grandes categorías para las manos:

  1. Desinfectantes sin alcohol: el ingrediente activo primario más común, el cloruro de benzalconio, es un amonio cuaternario y se emplea como desinfectante de uso común. Además, son menos preocupantes con respecto a su inflamabilidad y potencial de abuso. Existen variantes que contienen triclosán, un compuesto que también se encuentra en productos de aseo y pastas dentales.
  2. Desinfectantes a base de alcohol: son menos fáciles de usar en la piel y predominan en los entornos de atención médica, debido a su bajo costo y eficacia para reducir la transmisión infecciosa.

Los geles antibacteriales de manos que contienen alcohol pueden incluir etanol, alcohol isopropílico, n-propanol o una combinación de estos y de agua, así como excipientes y humectantes. En consecuencia, las soluciones que contienen alcoholes entre 60 % y 95 % en volumen son las más habituales y eficaces.

Se incluyen humectantes para reducir los efectos secundarios del gel antibacterial. De esta forma se previene la deshidratación de la piel. Del mismo modo, los excipientes ayudan a estabilizar el producto, además de prolongar el tiempo necesario para la evaporación del alcohol, aumentando así su actividad bactericida.

Gel antibacterial para manos en un negocio.
La facilidad de uso de los geles antibacteriales ha favorecido su dispersión en la población.

Lee también: Tóxicos que se esconden en los productos de limpieza

Efectos secundarios del gel antibacterial con etanol

A pesar de la adición de emolientes y humectantes a las preparaciones modernas, el etanol se asocia con una variedad de reacciones cutáneas. La dermatitis por contacto irritante, que puede oscilar en intensidad de leve a preocupante, puede presentarse como sequedad, irritación, prurito y agrietamiento de la piel.

De manera similar, la dermatitis alérgica por contacto también puede variar entre síntomas leves a graves. A veces se acompaña de dificultad respiratoria en casos extremos.

Aunque se ha informado muy poco, el síndrome de urticaria de contacto también se ha asocia a los efectos secundarios del gel antibacterial con alcohol. Se suele presentar con hinchazón, enrojecimiento, sensación de ardor, hormigueo y picazón en cuestión de minutos.

Quizás te interese: Tipos de dermatitis y sus principales características

Efectos secundarios del gel antibacterial con triclosán

El triclosán es un antimicrobiano que se ha incorporado a una variedad de productos de consumo, incluidos jabones, desinfectantes para manos, pasta de dientes y enjuague bucal. En septiembre de 2016 se prohibió el uso de triclosán en productos de jabón tras la evaluación de riesgos de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

El triclosán se absorbe de manera fácil en la piel humana y la mucosa oral. Se encuentra en varios tejidos y líquidos humanos, además de emplearse como componente de pesticidas. Provoca un desequilibrio hormonal, alergias y afecta al sistema inmune.

Lavado de manos, la mejor opción

La higiene adecuada de las manos es una de las estrategias esenciales del control de las infecciones, ya que es indudable que se puede reducir la probabilidad de transmisión directa o indirecta de microorganismos.

La superioridad del lavado de manos se debe a varios factores, como la eliminación de un espectro más amplio de patógenos y productos químicos y la supresión de la carga biológica en las extremidades sucias. Una revisión sistemática de 2016 compara métodos históricos de abordaje de la sanidad de los alimentos y especifica que el lavado de manos es lo ideal.

De hecho, se sugiere que lavarse las manos con agua y jabón es más efectivo que los métodos alternativos de desinfección de manos para eliminar la suciedad y los microorganismos. El agua y el jabón son superiores al desinfectante.

Lavado de manos es la mejor opción.
Lavarse las manos, cuando es posible, supera la efectividad antibacterial de los geles.

Lo primordial es el lavado y la higiene

El uso de gel antibacterial es cada vez más común debido a su rápida acción y eficiencia para matar microorganismos. Más precisamente, cobra relevancia cuando lavarse las manos con agua y jabón no es práctico o conveniente.

Sin embargo, existen algunas situaciones en las que es preferible lavarse las manos, debido a que los alcoholes son menos efectivos cuando las manos están sucias o manchadas y no pueden cubrir ciertos tipos de patógenos.

Es vital seleccionar el gel antibacterial con la cantidad adecuada de alcohol y practicar la técnica correcta al lavarse las manos. De este manera se garantiza que todos los microorganismos se eliminen de manera efectiva.