El índice glucémico de la miel

El índice glucémico de la miel

La miel es un alimento que suele emplearse como endulzante. Sin embargo, hay quienes se preguntan si es seguro para personas diabéticas o con otros trastornos metabólicos. ¿Qué saber al respecto?

  • ¿Cómo podemos mejorar la digestión?
  • El efecto yoyó: ¿cómo evitarlo?
  • ¿Qué son los antinutrientes?

Muchos personas emplean la miel como endulzante natural o por sus propiedades medicinales. Pero, ¿también eleva la glucosa en sangre? ¿Pueden tomarla los diabéticos? El índice glucémico de la miel nos puede dar alguna respuesta y abrir nuevos interrogantes. 

El concepto de índice glucémico (IG) apareció hace unos 30 años y se emplea para clasificar los alimentos que contienen carbohidratos, según la velocidad con la que elevan la glucosa en sangre.

A partir de los valores de cada alimento, se crea una tabla para poder compararlos. El alimento que sirve de referencia es la glucosa que tiene un índice glucémico de 100, y el resto se clasifican en un rango que va de 0 a 100. 

  • Índice glucémico bajo (por debajo de 55): aquí entran gran parte de los lácteos, frutas, verduras, legumbres y algunas variedades de pasta. 
  • Índice glucémico medio (entre 55 y 69) : arroz, pan y algunos cereales de desayuno.
  • Alto índice glucémico (más de 70): en este grupo encontramos el pan blanco, las patatas o la bollería. 

El índice glúcemico de la miel

La miel es un alimento formado, sobre todo, por carbohidratos (un 80 %) y agua.  La glucosa y la fructosa son dos de los que encontramos en mayor cantidad. La proporción entre un tipo de azúcar y el otro puede ser diferente según la variedad de miel de la que estemos hablando.

Por lo general, las variedades florales son las que suelen ser más abundantes en fructosa y, en consecuencia, tienen un IG menor.  El índice glucémico de la miel es de alrededor de 61, aunque puede variar 3 puntos arriba o abajo.

Como hemos visto, la variedad de  miel y su porcentaje glucosa-fructosa es lo que puede hacer disminuir este valor. Por lo tanto, este índice posiciona la miel en los alimentos del grupo medio.

El índice glúcemico de la miel
La miel es un alimento que se compone, sobre todo, de carbohidratos.

El índice glucémico, dietas y salud.

Muchos expertos y profesionales de la nutrición han defendido durante mucho tiempo una dieta basada en el índice glucémico de los alimentos. En ella deberían abundar los que se encuentran en el grupo de menor IG y deberían ser eliminados o restringidos los que pertenecen al grupo más alto. 

Este tipo de dietas se han defendido porque son los alimentos con un IG menor los que se digieren y absorben con más lentitud. Por lo tanto, provocan unos picos de glucosa menores o más proplongados en el tiempo.

Esto sería beneficioso, por ejemplo, en el caso de personas con diabetes, ya que tienen dificultad para procesar los azúcares de forma efectiva. En estos casos, un buen control de la glucemia ayudaría a retardar la aparición de complicaciones relacionadas con la enfermedad, como son daños renales, daños en los nervios o mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

Además, existe evidencia científica que relaciona las dietas con alimentos de bajo índice glucémico con los siguientes beneficios:

  • Reducción del colesterol LDL.
  • Pérdida de peso.
  • Menor riesgo de padecer algún tipo de cáncer (colorectal, mama, endometrio).
  • Reduce el riesgo de enfermedad cardíaca. 

Lee más sobre el Tratamiento nutricional en la diabetes tipo 2

El índice glucémico también tiene sus contras

Ahora bien, en la ciencia de la nutrición fijarnos solo en un nutriente (por ejemplo el índice glucémico) no suele ser una buena estrategia, pues olvidamos valorar los alimentos en su totalidad al centrarnos solo en alguno de sus atributos. En el tema que nos ocupa sobre el índice glucémico podemos citar los siguientes problemas:

  • Los valores de índice glucémico de un alimento son distintos según los estudios consultados. 
  • No todas las personas responden de la misma forma a todos los alimentos, ya que la sensibilidad a la insulina es cambiante en cada individuo. 
  • Por lo general, nunca comemos alimentos aislados. Solemos mezclarlos en una misma comida y de esta forma se alteran los índices glucémicos que aparecen analizando los alimentos de manera aislada. Por ejemplo, la presencia de  grasas o proteínas regula la absorción de la glucosa y su posterior aumento en sangre. 
  • Por último, si solo nos fijamos en este indicador, para incluir o eliminar alimentos, dejamos de tener en cuenta otros aspectos importantes como su densidad nutricional, un posible efecto probiótico, o la capacidad saciante, por ejemplo. 
El índice glucémico también tiene sus contras
Tener en cuenta el índice glucémico tiene sus pro y sus contras. Para los pacientes diabéticos suele ser beneficioso.

¿Entonces qué nos indica el índice glucémico de la miel?

Desde hace miles de años, la miel ha sido usada como alimento por su valor nutricional y terapéutico. Esto se debe a su composición nutricional, la cual incluye antioxidantes, fenoles, ácidos orgánicos y trazas de vitaminas y minerales. 

Hoy en día, la miel se usa como edulcorante natural y para remedios asociados a la medicina natural. Existe evidencia científica que sugiere que una pequeña cantidad de miel puede tener beneficios para la salud. Sin entrar en muchos detalles podemos resumir sus propiedades en lo siguiente:

  • Capacidad antioxidante.
  • Reducción de los indicadores analíticos de inflamación. 
  • Protección de la salud cardiovascular, mejorando el colesterol en sangre, reduciendo triglicéridos y con una ligera disminución de grasa corporal. 
  • Efectos antibacterianos que pueden ser positivos en casos de gastroenteritis o Helicobater pylori. 

Lee más Prepara 5 remedios con miel de abejas para mejorar tu salud

Ahora bien, gracias a estas propiedades y al hecho de que posee un índice glucémico medio, no podemos usar la miel sin control en el día a día.

En comparación con el azúcar refinado y algunos edulcorantes artificiales puede ser una mejor opción, pero no debemos olvidar que los azúcares añadidos en exceso también conllevan a problemas de salud a largo plazo. No se recomienda que superen los 25-50 gramos al día. 

El índice glucémico de la miel no es el único indicador de sus beneficios

El índice glucémico es una medida para clasificar la respuesta de los niveles de glucosa en sangre después de tomar alimentos abundantes en carbohidratos. Uno de ellos es la miel, compuesta básicamente por dos tipos de azúcares: la glucosa y la fructosa.

La miel tiene un IG medio, con lo que podría representar una mejor alternativa para endulzar alguno de nuestros platos o bebidas preferidos. Sin embargo, además de fijarnos en este indicador, debemos tener en cuenta los problemas asociados a una elevada ingesta de azúcares en la dieta.