El síndrome de preexcitación ventricular

El síndrome de preexcitación ventricular

En el síndrome de preexcitación ventricular hay un cambio en el corazón que altera los latidos. Puede ser peligroso, aunque pase inadvertido muchas veces.

  • Diarrea amarilla: ¿por qué se produce?
  • ¿Qué es la anemia megaloblástica?
  • Tenia: síntomas, causas y tratamiento

El síndrome de preexcitación ventricular es una alteración cardíaca compleja. En realidad, engloba diferentes patologías que consisten en que una parte del corazón (el ventrículo) se contrae antes de lo que debería. De esta manera, se altera todo el ritmo cardíaco.

El corazón es el órgano que se encarga de bombear la sangre para que ésta llegue a todas las partes del cuerpo. Funciona gracias a impulsos eléctricos que contraen el músculo de manera rítmica y coordinada.

De esta manera, la secuencia normal es que primero se contraigan las cavidades superiores, llamadas aurículas, así la sangre pasa a los ventrículos. Estos últimos, al contraerse, impulsan la sangre hacia los grandes vasos sanguíneos. Luego, la circulación se distribuye por todos los tejidos corporales.

El problema es que cuando este mecanismo se altera, la distribución de la sangre puede verse afectada. En este artículo te explicamos qué ocurre en el síndrome de preexcitación ventricular  y por qué es tan importante conocerlo.

¿En qué consiste el síndrome de preexcitación ventricular?

El corazón funciona mediante impulsos eléctricos. El impulso se genera en una zona concreta de la aurícula derecha, denominada nódulo sinusal. A partir de ahí, se transmite hacia la otra aurícula y los ventrículos, para que se contraigan de manera coordinada.

Lo que ocurre en el síndrome de preexcitación ventricular es que un impulso eléctrico alcanza antes de lo normal el ventrículo. Así, la zona inferior del corazón se contrae anticipadamente y altera el ritmo natural del músculo cardíaco.

El origen es la existencia de una vía de conducción anómala. Es decir, existe un camino diferente por el que los impulsos se dirigen hasta el ventrículo. Por eso las personas que lo sufren tienen una mayor tendencia a presentar taquicardias o arritmias.

Cuando se produce una arritmia, es posible que el corazón no bombee con suficiente fuerza la sangre a todas las partes de nuestro organismo. Incluso, es más susceptible a un paro cardíaco. Por ello es tan importante detectar estas anomalías temprano y solucionarlas.

electrocardiograma en el síndrome de preexcitación ventricular
Las arritmias son condiciones graves que deben ser controladas por un cardiólogo

Podría gustarte: Soplos en el corazón en niños

¿Cuáles son los síndromes de preexcitación ventricular?

Dentro del síndrome de preexcitación ventricular se engloban diferentes patologías. En primer lugar, encontramos el síndrome de Wolff Parkinson White. Es una patología que afecta en torno a 4 personas de cada 100 000 habitantes del mundo.

Este síndrome de preexcitación ventricular se suele detectar de manera casual. Aunque es cierto que en muchos casos aparecen taquicardias y síntomas, también hay muchas personas que cursan de manera asintomática. Además, no suele poner en riesgo la vida.

Los síntomas que se suceden con mayor frecuencia son las palpitaciones, sensación de fatiga y ansiedad. También es común encontrar dificultad para respirar, mareos, e incluso dolor en el pecho.

El problema son las complicaciones que se derivan del síndrome. Si el latido del corazón es demasiado acelerado o arrítmico, sobrevendrán desmayos y hasta paros cardíacos repentinos.

Otro síndrome de preexcitación ventricular es el síndrome de Lown-Ganong-Levine. Afecta a 1 de cada 50 000 personas y comparte muchos rasgos similares con el anterior. Sin embargo, aún se están estudiando más a fondo sus características. No se ha demostrado que haya un mayor riesgo de padecer muerte súbita.

dolor en el pecho por arritmia
Algunos de estos síndromes son asintomáticos y otros cursan con dolor en el pecho y falta de aire

Quizá te interese: Las cardiopatías congénitas más frecuentes

¿Se deben tratar estos síndromes?

La mayoría de casos se descubren de manera casual, ya que no producen ningún síntoma. Por ello, la necesidad de tratamiento depende de la gravedad de la patología, de los síntomas y de la arritmia que se produzca.

Si es necesaria la terapéutica, existen diferentes opciones. A algunos pacientes se le recetan medicamentos antiarrítmicos u otros que disminuyan la frecuencia cardíaca. Otra alternativa es intervenir quirúrgicamente para eliminar la vía accesoria que causa el latido fuera de lugar.

Las arritmias son algo serio

Las arritmias, aunque puedan pasar desapercibidas, necesitan atención médica. Constituyen cuadros cardiológicos de extremo cuidado, y con más razón si la alteración es anatómica, es decir, que hay cambios en la conformación del corazón.

En el síndrome de preexcitación ventricular se puede alterar el ritmo cardíaco, y si sucede de manera repetida o intensa, el paciente se acercará a condiciones de desmayo o paro cardiorespiratorio. Si tienes latidos anormales, entonces, consulta con un cardiólogo cuanto antes.