Encías negras u oscuras: ¿a qué se deben?

Encías negras u oscuras: ¿a qué se deben?

Las encías negras no suelen alertar enfermedades graves. Aún así, es necesario solicitar atención profesional, ya que algunas veces es la manifestación clínica de patologías como el cáncer oral.

Encías negras u oscuras: ¿a qué se deben?
  • Sobrepronación del pie: ¿qué es y cómo se trata?
  • ¿Qué es la epiglotitis y cómo ocurre?
  • ¿Por qué puede ocurrir el dolor de muñeca?

Tener las encías negras puede significar un problema de imagen y estética a la hora de sonreír. No obstante, más allá del aspecto, que el tejido gingival tenga un color oscuro puede ser un indicativo de otras complicaciones de la salud bucal.

El color normal de las encías es uniforme y rosa pálido. Dado que es el encargado de recubrir, proteger y aportar sujeción a las piezas dentales, su cuidado es muy importante. ¿A qué se debe su oscurecimiento? ¿Qué hacer el respecto? ¡Descúbrelo!

Causas de las encías negras u oscuras

Tal y como lo expone un artículo publicado en Medicina Oral, Patologia Oral y Cirugia Bucal, hay muchos factores que pueden asociarse a las lesiones pigmentadas oscuras o negras de la cavidad oral y los tejidos periorales.

En líneas generales, su origen puede ser fisiológico o patológico, exógeno o endógeno. Además, para su diagnóstico se debe considerar la ubicación, la distribución, la duración, el uso de drogas, los antecedentes familiares, etcétera.  Veamos en detalle las causas más comunes.

Contusiones

Como cualquier parte del cuerpo, las encías pueden golpearse y lesionarse. Por caídas, accidentes, golpes, por comer alimentos con puntas o bordes afilados, o bien, por aplicar demasiada fuerza al cepillarse, se puede dañar el tejido gingival.

Los hematomas sobre el tejido gingival se observan de color rojo oscuro, violeta, marrón e incluso negro. La presencia de sangrado y el dolor en la zona son otros síntomas que se dan con la pigmentación.

En general, revierten por sí solos y no es necesario ningún tratamiento médico. De todos modos, si aparecen muchos hematomas y no hay una causa aparente que los haya generado, será necesario consultar a un profesional de la salud, pues puede tratarse de alguna afección en la coagulación de la sangre.

Ingesta de algunos medicamentos

El uso de ciertos fármacos puede tener como efecto secundario el oscurecimiento de las encías. Algunas mujeres, por ejemplo, experimentan cambios de coloración de la mucosa bucal – que se torna más negruzca o grisácea – por el uso de píldoras anticonceptivas.

Mujer en odontología
El consumo prolongado de algunos medicamentos puede incidir en la aparición de manchas oscuras en las encías.

Nevo azul

El nevo azul es una mancha redonda, plana o ligeramente elevada, de color negro o azul. Es un lunar inofensivo que se observa como una peca en la encía. No se conoce con seguridad cómo y por qué se origina. Aparece con mayor frecuencia en las mujeres, y se suele desarrollar durante la niñez o la adolescencia.

El médico suele realizar el diagnóstico con la simple observación durante el examen bucal y no necesita ningún tratamiento. De todos modos, si comienza a cambiar de forma, tamaño o color, se debe realizar una biopsia. En este procedimiento se extrae parte del tejido para analizarlo y descartar o confirmar alguna transformación maligna que indique cáncer.

Amalgama

La amalgama es un material de uso odontológico que sirve para realizar empastes, reconstrucciones o incrustaciones dentales. Se trata de una aleación de plata y mercurio, que en la actualidad ya casi está en desuso, pero que fue muy popular hasta no hace mucho tiempo.

Durante su colocación se corre el riesgo de que se desplace material al interior del tejido gingival de manera accidental. La consecuencia es la aparición de una mancha negra en la encía conocida como «tatuaje».

El diagnóstico en general se realiza a simple vista durante el examen bucal, sobre todo si hay un elemento dentario restaurado con amalgama próximo al tatuaje. Aún así, una radiografía también puede ser de utilidad, ya que este material tiene una imagen radiopaca característica.

No es necesario ningún tratamiento porque un tatuaje es inofensivo. Para prevenirlo se puede pedir al odontólogo que no utilice amalgama en las restauraciones, o bien, si esto no es posible, que se realice un aislamiento con goma durante la intervención. Esto separa los dientes de las encías, lo que evita que ingrese material a los tejidos vecinos.

Te puede interesar: Riesgo de los empastes de amalgama para la salud

Mácula melanótica

Las máculas melanóticas son manchas que aparecen en diferentes partes del cuerpo, incluso en las encías. Parecen pecas que tienen entre 1 y 8 milímetros de tamaño, no se acompañan de ningún otro síntoma y son inofensivas.

La causa de su aparición es desconocida, algunas personas nacen con ellas y otras las desarrollan en el transcurso de la vida. En algunos casos están asociadas a afecciones como el síndrome de Peutz-Jeghers o la enfermedad de Addison.

No requieren ningún tratamiento. Si cambian de forma, color o tamaño, el médico puede sugerir realizar una biopsia para buscar cáncer.

Melanoplaquia

Este tipo de encías negras está asociado a causas genéticas y hereditarias. Los genes, al igual que con el color de ojos y de piel, influyen en la tonalidad que tienen las encías.

Las personas con melanoplaquia son aquellas que poseen más melanina en su tejido gingival. Esto no tiene ninguna gravedad, pues se trata del color propio de la mucosa de ese paciente.

Quiste de erupción

Cuando un elemento dentario está por erupcionar, puede aparecer un quiste lleno de líquido. A veces, el contenido es sangre y líquido, lo que hace que la encía se vea oscura o negra.

En algunos casos, asociados a un trauma previo sobre el quiste eruptivo, la lesión se llena de sangre y esto recibe el nombre de «hematoma de erupción». También se ven como una elevación en la encía de una tonalidad azulada o morada.

Son frecuentes en niños en el período de erupción dental. Pueden suceder tanto en los dientes de leche como en los permanentes. La mayoría de las veces se resuelve por sí mismo, cuando el diente sobre el que se formó logra erupcionar.

Si el elemento dentario no puede salir por sí mismo, el odontólogo hace un pequeño corte sobre el quiste para que la pieza dentaria erupcione.

Tabaco

El hábito de fumar es perjudicial para muchos aspectos de la salud. A nivel bucal, no solo tiñe los dientes, sino que también retarda la cicatrización, aumenta la inflamación y favorece la aparición de cáncer bucal.

Las encías negras son comunes en los fumadores, pues las toxinas del cigarrillo aumentan la pigmentación de las mucosas y les da una tonalidad más oscura. El tratamiento ideal para estos pacientes es eliminar el hábito nocivo. Si esto no es posible, los controles regulares son necesarios debido al riesgo de cáncer.

Manchas negras en las encías
El consumo de tabaco afecta la coloración de las encías y, a largo plazo, incrementa el riesgo de cáncer oral.

Cáncer de boca

La presencia de cáncer en la boca puede manifestarse con encías negras o manchas oscuras sobre el tejido gingival. En algunas oportunidades, este será el único síntoma. Otras veces, puede estar asociado a la presencia de ulceras abiertas, sangrado, tumoraciones e hinchazón de la boca. También es posible experimentar dolor o cambios en el tono de voz.

Para confirmar que una mancha oscura en la encía es cáncer, el odontólogo debe realizar una biopsia. Asimismo, suelen ser necesarios otros métodos complementarios, como tomografías computarizadas o tomografías por emisión de positrones. Estas permiten determinar si el cáncer se ha diseminado o cuánta profundidad tiene la lesión.

Los tratamientos dependen del estadio del cáncer y su evolución. En los casos en que no se ha propagado, la extirpación quirúrgica es el tratamiento de elección. En cambio, cuando las células cancerosas se han diseminado a otros tejidos es necesario complementar con radioterapia y quimioterapia.

Controles odontológicos para un diagnóstico certero

Las encías negras, en general, se deben a causas benignas y no tienen consecuencias graves. Sin embargo, otras veces es una manifestación clínica de un problema de salud más grave, como el cáncer bucal.

Por lo anterior, es necesario consultar al odontólogo de forma oportuna ante la presencia de este síntoma. El asesoramiento profesional permite tener un diagnóstico certero y saber qué conductas o tratamientos son necesarios.