Endulzantes artificiales estarían asociados con riesgo de cáncer

Endulzantes artificiales estarían asociados con riesgo de cáncer

Los endulzantes artificiales pudiesen estar asociados al desarrollo de cáncer. Un nuevo estudio dispara las alarmas al respecto.
Endulzantes artificiales estarían asociados con riesgo de cáncer

Son muchos los productos que usan sustitutos del azúcar para endulzar los alimentos. Pero siempre han desencadenado polémica, debido a que es difícil pensar que algo sintético pueda ser tan bueno. Por ello, diversos estudios a lo largo de la historia han intentado demostrar los efectos nocivos de los endulzantes artificiales en la salud, inclusive con el riesgo de cáncer.

Durante años se ha asociado el consumo de carbohidratos con alto contenido calórico a los trastornos metabólicos. Dentro de este grupo de compuestos nutricionales se encuentra la sacarosa (el azúcar de mesa). Dicha asociación entre trastornos del metabolismo y consumo de carbohidratos ha llevado al desarrollo de sustancias químicas que intentan reproducir el dulzor del azúcar sin aportar calorías.

La ciencia ha tenido éxito en el desarrollo de tales sustancias. Las que pueden ser encontradas en el mercado aportan bajas calorías con una ventaja adicional: poseen un poder edulcorante cientos de veces más potente que el azúcar común. Esto significa que solo se necesita una pequeña cantidad para lograr el efecto endulzante.

Los edulcorantes artificiales: una utopía controversial

No obstante, a pesar de que representen un aporte ínfimo e incluso nulo de calorías, hay dudas sobre la seguridad de su consumo. En especial si este ocurre durante un tiempo prolongado.

Diversos estudios intentan descubrir si los edulcorantes artificiales tienen algún efecto perjudicial sobre la salud y el desarrollo de cáncer, o si por el contrario, son tan seguros como se promocionan.

La primera alternativa a la sacarosa apareció en 1879. Se trató de la sacarina, una sustancia química blanquecina con un gran poder endulzante. Dicho poder depende del grado de pureza del cristal, pero suele sobrepasar hasta 300 veces al azúcar común.

A partir de allí se han desarrollado sustitutos del azúcar variados. Algunos de ellos están aprobados para su consumo por diversas organizaciones oficiales, como la European Food Safety Authority (EFSA) y la Food and Drug Administration (FDA).

La lista actual de endulzantes artificiales aprobados en Europa incluye a los siguientes:

  • Sacarina.
  • Sucralosa.
  • Aspartamo.
  • Acesulfamo de potasio.

Además, la FDA ha dado el visto bueno para el uso de otras alternativas. Entre estos aditivos se encuentran el neotame y el advantame.

Edulcorante artificial.
Los sustitutos del azúcar son un desarrollo artificial que no está exento de polémica.

Los antecedentes de la duda: ¿aumentan los endulzantes sintéticos el riesgo de cáncer?

En la década de 1970 se llevó a cabo un estudio que demostró que el consumo de sacarina producía cáncer de vejiga en ratones de laboratorio. Esto desató el pánico, llevando a que se agregaran etiquetas de advertencia en los productos y a que se prohibiera su consumo en Canadá, por ejemplo.

Sin embargo, estudios posteriores analizaron el mecanismo por el que se desarrollaba este tipo de cáncer en roedores, demostrando que no era reproducible en el ser humano. Así que se eliminaron las advertencias de los envases y Canadá levantó la prohibición.

En otras investigaciones, el ciclamato se relacionó con un mayor riesgo de cáncer de vejiga. Esta vez en las personas. Motivo por el cual, la FDA prohibió su consumo. No obstante, nuevos estudios señalaron que tal incremento del riesgo no poseía bases sólidas.

En el año 2005, el turno para la desconfianza cayó sobre el aspartamo, al que se le asoció con un incremento en el riesgo de desarrollo de linfomas y leucemias en roedores. Esto sucedería con altas dosis. Se identificaron también deficiencias en el rigor científico, por lo que se concluyó que este edulcorante sintético es seguro.

Un estudio francés asocia el consumo de endulzantes artificiales a mayor riesgo de cáncer

Debido al eterno debate sobre la seguridad de consumir edulcorantes no-calóricos, un grupo de científicos en Francia utilizó los datos provenientes del estudio de cohorte NutriNet-Santé. Esta investigación intenta descifrar la relación que existe entre la dieta y el desarrollo de enfermedades crónicas.

El análisis incluyó a una población de 102 865 voluntarios mayores de 18 años de edad, quienes proporcionaron periódicamente información sobre alimentación, estilo de vida, estado de salud y cualquier tratamiento o medicación que estuviesen recibiendo. Estos datos fueron recopilados mediante encuestas.

Edulcorantes sintéticos asociados a mayor riesgo de cáncer

En el estudio se pudo verificar el consumo de los diversos sustitutos del azúcar por parte del 36,9 % de los participantes. Solo 2 de estos compuestos fueron asociados con un mayor riesgo de cáncer: el aspartamo y el acesulfamo de potasio. Dicho incremento es de hasta 13 % en comparación con el riesgo de una persona que no consume edulcorantes sintéticos.

¿A qué tipos de cáncer se asocian los endulzantes artificiales?

A pesar de que los estudios previos asociaron a los sustitutos del azúcar con cáncer de vejiga en roedores, en la investigación francesa se propone que el consumo moderado de aspartamo y acesulfamo de potasio conlleva un incremento en el riesgo de cáncer de mama y algunos otros relacionados con la obesidad.

Azúcar en terrón.
El azúcar simple y los edulcorantes deben valorarse en el contexto de la dieta general de cada persona para determinar el riesgo de enfermar que causan.

Precauciones al hablar de endulzantes artificiales y cáncer

Existen algunos inconvenientes que sugieren tener precaución a la hora de tomar las conclusiones de esta investigación francesa. Tales obstáculos son reconocidos por los mismos científicos que llevaron a cabo el estudio.

Dentro de las situaciones a tener en cuenta se encuentran las siguientes:

  • Se trata de un estudio observacional.
  • La información es recolectada por el mismo participante.
  • La población estudiada era en mayor parte femenina (78,5 %).
  • No investiga otros posibles factores que pudieron estar involucrados.

Si bien es conocido que el desarrollo de cáncer posee un origen multifactorial, es decir, que no atiende a una única causa, son muchas las situaciones que se cree que inciden en el riesgo para padecerlo. Entre ellas se mencionan el consumo de tabaco e incluso el sedentarismo.

Las mujeres jóvenes que recurren a los sustitutos del azúcar con mayor frecuencia suelen tener alguna de estas condiciones. Del mismo modo, al ser un estudio observacional, no establece un vínculo directo entre causa y efecto, por lo que no es posible situar a los endulzantes artificiales entre los causantes de cáncer.

Por ello, muchos científicos sugieren que es necesario realizar estudios adicionales, en especial de tipo experimental. De esta forma se podría dilucidar si el consumo de edulcorantes sintéticos se asocia al desarrollo de algún tipo de cáncer o no.