Galanga o jengibre azul: usos y consideraciones

Galanga o jengibre azul: usos y consideraciones

¿Alguna vez has escuchado hablar del jengibre azul? Te vamos a contar qué es exactamente y los beneficios derivados de su inclusión en la dieta.
Galanga o jengibre azul: usos y consideraciones

La galanga es una planta de la familia del jengibre, raíz con la que comparte ciertas propiedades a nivel nutricional. Cuenta con un color marrón, aunque es pálida en la zona interior.

Destaca por su sabor picante, aunque se trata de un comestible aromático. Se conoce también como jengibre azul, siendo originario de China.

Hay que tener en cuenta que el uso de especias culinarias está muy recomendado. Estos condimentos cuentan con fitonutrientes con poder antioxidante. Su inclusión de forma regular en la dieta puede generar una serie de efectos positivos.

Nutrientes y vitaminas

La galanga es una raíz que no aporta demasiada energía; tan solo 71 calorías por 100 gramos de producto. No obstante, la mayor parte procede de los carbohidratos, ya que cuenta con 15 gramos del nutriente por cada 100 del alimento. Asimismo, concentra una cantidad significativa de fibra en su interior.

Ahora bien, en lo que realmente destaca la galanga es en su contenido en micro y en fitonutrientes. Dentro del primer grupo se puede destacar la vitamina C, ya que cada 100 gramos del producto pueden llegar a aportar 5,4 gramos del nutriente. En lo que a fitonutrientes se refiere, concentra una innumerable cantidad de flavonoides y de fitoquímicos con acción antiinflamatoria y antioxidante.

Para saber más Cómo conservar los condimentos y especias

Beneficios de la galanga

Vamos a comentar los principales beneficios de la galanga cuando esta se introduce en el contexto de una dieta variada y equilibrada.

Mejora la función inmunitaria

Esta propiedad es por el contenido en vitamina C del alimento. Dicho nutriente cuenta con la capacidad de mejorar el funcionamiento de sistema inmunitario, otorgando una protección más eficiente frente a las infecciones de tipo respiratorio. Así lo evidencia un estudio publicado en la revista Frontier in Immnology.

Vitamina C en la galanga.
Aunque se asocie a la vitamina C con los cítricos, hay otros alimentos que también la aportan en cantidad suficiente.

Protege frente a procesos tumorales

De acuerdo con una investigación publicada en la revista Asian Pacific Journal of Cancer Prevention, la galanga podría proteger frente al desarrollo y progresión de ciertos tipos oncológicos, debido a su actividad antioxidante. Sobre todo se ha estudiado en el contexto de los tumores de mama, encontrándose efectos muy positivos junto a la farmacología prescrita. 

Actúa como antiinflamatorio

La inflamación es el mecanismo mediante el que se promocionan muchas patologías complejas. Un ejemplo de ellas serían las de tipo cardiovascular.

La galanga, debido a su contenido en fitonutrientes, es capaz de equilibrar los procesos inflamatorios, evitando una sobreexpresión de esta respuesta. Según un estudio publicado en la revista Journal of Ethnopharmacology, la galanga genera actividad antiinflamatoria, antimicrobiana y antioxidante gracias a los compuestos fenólicos.

Diferencias con el jengibre y la cúrcuma

La galanga suele compararse con el jengibre y con la cúrcuma, ya que estos también cuentan con beneficios para la salud y se encuadran dentro del grupo de los condimentos culinarios.

La principal diferencia existente entre estas 3 especias es que el jengibre y la cúrcuma parecen ayudar a la salud metabólica, mejorando el control de la diabetes. Por su parte, no existen evidencias de que la galanga consiga ejercer este mismo efecto. Del mismo modo, mientras que el jengibre actúa incrementando la pérdida de peso, la galanga destaca por su aumento del recuento espermático.

Ahora bien, lo más recomendable es combinar o alternar el uso de estos 3 condimentos. Se consideran positivos para la gran mayoría de la población.

También te puede interesar Beneficios de las especias

Efectos secundarios de la galanga

Por norma general, la galanga se considera un alimento seguro que no genera efecto secundarios. No obstante, en algunos contextos se debería evitar su uso, como es el caso del embarazo.

Puede suceder que cuando se consumen dosis muy altas se experimenten alteraciones gastrointestinales que puedan llevar a diarrea, dolor abdominal o aumento de la producción de gases. Incluso, una ingesta desmesurada podría provocar un incremento de la secreción de ácido a nivel estomacal.

De todos modos, como condimento y en el contexto de una dieta variada, no es frecuente que genere algún tipo de problema. Se considera un comestible seguro y beneficioso.

Similitud de la galanga con el jengibre.
Las similitudes entre galanga, jengibre y cúrcuma son notorias, pero sus efectos no son iguales en el cuerpo.

¿Cómo se puede consumir?

Lo más habitual resulta encontrar el polvo de galanga o la raíz de galanga en los mercados especializados. En los países occidentales no es frecuente que se comercialice.

Se puede usar de forma sencilla, añadiendo el polvo a las preparaciones culinarias, del mismo modo que se hace con el jengibre. En el caso de adquirir la raíz, será preciso ayudarse de un rallador convencional. Hay que tener en cuenta que otorga un cierto toque picante a las comidas.

Galanga: una raíz con muchas propiedades beneficiosas

La galanga cuenta con varios beneficios para la salud. Es recomendable incluirla en el contexto de una dieta equilibrada, aunque suele ser difícil de encontrar en muchas ciudades y países. Hay que acudir a tiendas especializadas en productos exóticos para adquirir este ingrediente.

Ahora bien, no hay que pensar que la galanga es un remedio milagroso. Aunque existen evidencias conforme genera una cierta protección frente al desarrollo de algunos trastornos, no se debe de dejar de lado la medicación si está prescrita por un especialista. En todo caso, se podría utilizar la especia de forma complementaria.