Jabón, el enemigo del coronavirus

Jabón, el enemigo del coronavirus

En los últimos días, médicos y científicos han explicado por qué una humilde pastilla de jabón es uno de los recursos más importantes para evitar el contagio del coronavirus. ¿Qué debemos saber al respecto?

  • Cómo ponerse y quitarse los guantes para evitar el contagio por coronavirus
  • El mal de Alzheimer y las alteraciones del ritmo del sueño
  • ¿Qué es el granuloma anular?

En los últimos días, el miedo y la desinformación se han extendido de la mano del nuevo coronavirus (COVID-19). Debido a esto, médicos, científicos y entidades de salud han enfatizado en la importancia de adoptar medidas preventivas. Así, nos encontramos con un enemigo del coronavirus: el jabón.

A través de Twitter, profesionales como Alberto Sicilia, doctor en física teórica, y Palli Thordarson, un profesor de química en la Universidad de Nueva Gales del Sur en Australia, han explicado por qué el jabón es una de las mejores opciones contra este virus que tiene en alerta a todo el mundo.

¿Por qué el jabón es enemigo del coronavirus?

¿Por qué el jabón es enemigo del coronavirus?
Los componentes del jabón pueden disolver los lípidos de la membrana de los virus. Por eso, es el producto por excelencia para inactivar estos microorganismos.

Para ayudarnos a entender por qué el jabón es un enemigo del coronavirus, los profesionales mencionados nos explican, en primer lugar, que los virus son «seres microscópicos» que necesitan introducirse dentro de las células humanas para poder multiplicarse, porque por sí solos no pueden.

El coronavirus, en particular, se compone de tres elementos: el material genético (ARN), unas proteínas que le permiten adherirse a las células humanas, y una envoltura grasa que lo protege. Justo en este último elemento es donde el jabón cumple su función como enemigo del virus.

La composición del jabón incluye sales con sustancias similares a las grasas, conocidas como anfifílicos, que pueden tener estructuras similares a los lípidos de la membrana del virus. Gracias a estas características, es un producto que puede actuar en función del medio en que se encuentre.

Por tanto, dichas moléculas entran a competir con los lípidos en la membrana del virus, lo que ayuda a disolverla para inactivar este microorganismo, que en realidad no es un ser vivo, pero que puede mantener activo fuera del cuerpo durante horas, e incluso días.

Esto explica por qué el jabón es enemigo del nuevo coronavirus y de muchos otros gérmenes causantes de enfermedades. De ahí la importancia de asegurar un buen lavado de las manos como medida preventiva para evitar la propagación de este agente infeccioso que nos está causando temor.

Te puede interesar: Infecciones por coronavirus: una alerta mundial

¿El jabón puede matar el coronavirus?

El jabón ayuda a disolver la membrana grasa que protege a los virus y, por tanto, este «se derrumba como un castillo de naipes y muere» – dicen los expertos. Sin embargo, como ya comentamos, los virus realmente no están vivos y, por tanto, no mueren pero sí se inactivan con el jabón y un buen lavado de manos.

El Dr. Dan McGee, pediatra del Hospital de Niños Helen DeVos en Grand Rapids, Michigan, dijo en una entrevista para el diario TODAY que «lavarse las manos es la segunda mejor manera de prevenir una infección». La primera opción es una vacuna, si hay disponible, claro.

Infografía sobre cómo actúa el jabón sobre la estructura del coronavirus.
Fuente: Universidad de Burgos

Pero, ¿lavarse las manos es suficiente? Quizá no del todo. Sin embargo, su papel en la prevención de enfermedades infecciosas ha sido probado por la ciencia. De acuerdo con una investigación publicada en la Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas, el lavado de las manos ayuda a detener la propagación de la enfermedad.

Además, según esta misma fuente, este hábito podría reducir hasta un 54 % las probabilidades de contraer una enfermedad respiratoria, lo que supera el efecto de cualquier otra opción. Todos estos hechos han sido respaldados por estudios más recientes, como uno del Instituto de Tecnología de Massachusetts.

En esta investigación se encontró que mejorar las tasas de lavado de manos de los viajeros que visitan 10 de los principales aeropuertos del mundo es determinante para disminuir la propagación de muchas enfermedades de origen infeccioso. 

Jabón y desinfectantes: ¿cuál es la mejor opción?

Jabón y desinfectantes: ¿cuál es la mejor opción?
Contrario a lo que muchas personas piensan, los desinfectantes no son superiores al jabón en la limpieza y desinfección de las manos. De hecho, puede servir cualquier variedad de jabón.

El lavado meticuloso de las manos es una de las medidas más importantes para prevenir la infección y propagación de patógenos como el coronavirus. Sin embargo, por el mismo temor que se ha extendido a nivel mundial a causa de esta enfermedad, muchas personas están pensando que los desinfectantes son superiores al jabón a la hora de actuar contra el virus.

¿Qué tan cierto es esto? Pues bien, expertos en salud y entidades como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) priorizan el uso de jabón. Hasta la fecha no hay evidencias que demuestren que los jabones antibacterianos sean superiores a las versiones normales en la prevención de enfermedades.

Sin embargo, si no hay agua y jabón a mano, usar un desinfectante para manos con al menos 60 % de alcohol puede ayudar. Incluso, en lugares como la oficina, podría ser útil tener a mano toallitas desinfectantes. El inconveniente es que se está subestimando el uso de jabón, y el uso de desinfectantes se está volviendo absurdo, al punto que se han vuelto excesivamente costosos.

Descubre: Mitos sobre el coronavirus

Optar por el uso de jabón

Por lo anterior, hay que tener claro que el jabón, además de estar al alcance de todos, es la mejor opción. De hecho, funciona en cualquiera de sus versiones: líquido, sólido, con aroma, lavalozas, las versiones solo comercializadas para hombres o mujeres, en fin, todos.

Lo más importante es tener en cuenta que se deben usar en conjunto con agua y como mínimo 20 segundos. Así, deberíamos lavarnos las manos cada vez que sea necesario, mínimo cinco veces al día, asegurándonos de frotar bien las manos entre sí, lavando bien los dedos y hasta las muñecas.

Recomendaciones para evitar el contagio por coronavirus