Las 11 enfermedades de transmisión sexual (ETS) más comunes

Las 11 enfermedades de transmisión sexual (ETS) más comunes

Revisa tu cuerpo y permanece atento a cualquier síntoma. El diagnóstico a tiempo de una enfermedad de trasmisión sexual (ETS) puede salvar tu vida
Las 11 enfermedades de transmisión sexual (ETS) más comunes

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS), conocidas comúnmente como enfermedades venéreas, se contagian a través de los fluidos biológicos, por contacto sexual con alguien infectado. A continuación, te proponemos conocer cuáles se dan con mayor frecuencia.

La actividad sexual es uno de los factores causantes de la difusión de muchas infecciones. Si bien es cierto que el uso del preservativo disminuye el riesgo de contraer y propagar enfermedades de transmisión sexual, no evita en su totalidad el riesgo de contagio.

Aún con los riesgos que implican las ETS, hay personas que todavía no toman medidas de protección. A este mal hábito se suma la falta de información sobre la mayoría de estas enfermedades, cómo se contagian y transmiten. 

Características de las enfermedades de transmisión sexual más comunes

A continuación, te contaremos cuáles son las características más comunes de las ETS, empezando por sus síntomas.

1. Síntomas 

Mujer con sífilis en fase dos.

Hay casos en los que la persona no es consciente de que está infectada hasta que se presenta alguna complicación o su pareja es diagnosticada. Por lo tanto, los síntomas de las enfermedades venéreas no siempre son evidentes y pueden llegar a pasar desapercibidos.

Según los profesionales de Mayo Clinic, algunos de los signos o síntomas son:

  • Ardor o dolor al orinar.
  • Verrugas en los genitales.
  • Secreción anómala en el pene.
  • Irritación y dolor en los genitales.
  • Dolor al tener relaciones sexuales.
  • Sangrado entre períodos o después del sexo.
  • Irritación de la uretra —conducto por donde sale la orina—.
  • Flujo vaginal inusual y con olor desagradable y amarillento.
  • Picazón, irritación, inflamación y dolor en el pene, vagina, ano y vulva.

Muchos de estos síntomas podrían ser causados por otras enfermedades distintas a las venéreas. Por ello, es necesario ser precavidos y acudir siempre a un especialista lo antes posible en caso de dudas.

2. Causas 

De acuerdo con una publicación del Instituto Nacional de Salud del Reino Unido, las ETS pueden ser causadas por diferentes tipos de microrganismos, entre estos:

  • Parásitos: pueden ser los desencadenantes de tricomoniasis, ladillas o sarna.
  • Bacterias: capaces de originar gonorrea, clamidia y sífilis.
  • Virus: estos suelen ocasionar enfermedades como herpes genital, virus de inmunodeficiencia humana (VIH), virus de papiloma humano, hepatitis B y C.

Una persona con una vida sexual activa no está exenta de contraer una enfermedad de transmisión sexual. No obstante, los expertos destacan las siguientes prácticas como las que potencian el riesgo de sufrir estas enfermedades:

  • Sexo oral sin protección.
  • Relaciones sexuales sin protección.
  • Uso y abuso de alcohol y drogas —además del uso compartido de elementos como jeringas posiblemente contaminadas, esto puede promover las relaciones sin protección—.
  • Relaciones sexuales con múltiples parejas desconocidas.
  • Haber padecido enfermedades de transmisión sexual; esta condición aumenta la probabilidad de contraer otra ETS.

3. Acciones para disminuir el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual

Asimismo, los expertos del sitio WebMD reconocen que algunas acciones para disminuir el riesgo de contraer una ETS son las siguientes:

  • Vacunarse.
  • No consumir alcohol ni drogas.
  • Utilizar condón u otro medio de protección de manera correcta.
  • Lavar las partes íntimas antes y después del acto sexual.
  • Comunicación: conversar con la pareja antes de tener relaciones sexuales también es importante, siempre que ambos sean sinceros acerca de una posible ETS.

11 enfermedades de transmisión sexual (ETS) más frecuentes

Habiendo comentado los factores de riesgo y los principales métodos de prevención, es posible detallar ahora las enfermedades de transmisión sexual que se presentan con mayor frecuencia, muchas de las cuales son incluidas en un listado elaborado por el Centro para el Control y la prevención de Enfermedades de los Estados Unidos —CDC, por sus siglas en inglés—.

1. Clamidia

Clamidiasis.

En primer lugar encontramos la clamidia, la enfermedad bacteriológica más común. Según el CDC, se transmite por medio del sexo vaginal, oral y anal. Por lo general, no presenta síntomas y puede afectar las células del cuello del útero, la uretra, el recto y, en algunas ocasiones, los ojos y la garganta.

2. Gonorrea o blenorragia

Por otro lado, la gonorrea es una infección bacteriológica que se transmite sexualmente. Al igual que la clamidia, es capaz de afectar a la uretra, el cuello del útero, el recto y el ano.

3. Sífilis

Según el CDC, esta es una ETS bacteriana altamente letal, aunque también es fácil de tratar con los métodos adecuados. Normalmente, se transmite a través del sexo vaginal, oral y anal, pero también se podría contagiar por compartir juguetes sexuales o por contacto con la piel de una persona con llagas abiertas causadas por las sífilis. De igual modo, las mujeres embarazadas pueden transmitírsela a sus hijos.

La sífilis se puede dividir en 3 etapas:

  • Primaria: produce llagas en la piel, usualmente cerca de los genitales, el ano o el recto. También pueden aparecer en la boca.
  • Secundaria: se presenta con irritación de la piel, ganglios linfáticos inflamados y fiebre.
  • Terciaria: es el tipo de sífilis más grave, ya que puede dañar órganos como el corazón o cerebro.

4. Herpes genital

Herpes genital: síntomas y tratamiento.

Esta ETS es causada por el virus del herpes simple. Se suele contagiar por contacto directo de la piel con la zona infectada cuando se practica sexo oral, vaginal y anal.

Los síntomas de esta enfermedad pueden presentarse años después de haberse contraído, e incluyen herpes labiales y herpes bucales. Sin embargo, muchas personas no presentan síntoma alguno, pese a que de todos modos pueden contagiar a su compañero.

5. Virus de inmunodeficiencia humana (VIH)

Siguiendo con los datos proporcionados por el CDC, el virus de inmunodeficiencia humana infecta y destruye las células del sistema inmunitario, con lo que reduce la capacidad del cuerpo para protegerse de infecciones o enfermedades como el cáncer.

Las formas de contagiarse es por medio del sexo anal, vaginal y oral sin protección o por compartir agujas infectadas. El CDC detalla que las personas con sífilis, gonorrea o herpes son propensas a padecer también de VIH o de contraerlo en el futuro. 

Como indica una publicación de MedlinePlus, los síntomas pueden ser variados. Estos incluyen fiebre, escalofríos, sarpullidos, úlceras en la boca, dolores musculares, fatiga y ganglios linfáticos inflamados, entre otros.

6. Síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA)

El SIDA es producto de la infección con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Según los expertos, el SIDA es el resultado del daño al sistema inmunitario del organismo. 

Lamentablemente, el SIDA es una ETS mortal e incurable. Sin embargo, el artículo de MedlinePlus citado con anterioridad explica que se puede hacer uso de fármacos antivirales para contrarrestar la enfermedad y prolongar la vida y la salud de la persona infectada.

Lee también: El SIDA, una enfermedad incurable

7. Triconomiasis

La triconomiasis una ETS muy común que se suele transmitir por contacto sexual, a partir del parásito Trichomonas vaginalis. Esta afección infecta las células de la vagina y la uretra. Podría afectar principalmente a las mujeres jóvenes con una vida sexual activa, pero también se puede dar en hombres.

Entre los síntomas de esta enfermedad, destacan aquellos relacionados con la irritación de las partes íntimas. Este ardor o prurito puede darse tanto al orinar como al eyacular.

8. Condilomas (HPV)

Los condilomas o verrugas genitales son causadas por el virus del papiloma humano (VPH o HPV). Los expertos afirman que esta enfermedad se contagia a través del sexo oral, vaginal y anal, al igual que por el contacto de piel a piel con un infectado. Las verrugas aparecen en los genitales y en el ano.

9. Candidiasis

Lengua blanca por candidiasis oral.

La candidiasis es causada por un hongo que se aloja en la piel, la boca y los genitales. Se puede mantener bajo control, pero a veces este hongo crece y produce esta enfermedad, que cursa con flujo vaginal anormal, dolor o picazón al orinar y al tener relaciones sexuales y enrojecimiento de la piel.

Generalmente, se transmite por contacto sexual vaginal, anal y oral. Si se padece de esta ETS, no es conveniente usar ropa ajustada de materiales sintéticos que no favorezcan la ventilación.

Te puede interesar: 5 tipos de ropa interior que te ayudan a mejorar tu salud

10. Ladillas

Las ladillas o piojos púbicos son pequeños parásitos que se adhieren a la piel y se alimentan de sangre. Viven en el vello corporal, especialmente en el púbico. Se transmiten fácilmente durante el sexo, pero también podrían hacerlo a través de las toallas, la ropa de cama y la ropa.

Los síntomas son picazón o inflamación de la piel. Estos parásitos se eliminan utilizando un champú especial. Además, se deben desinfectar las sábanas, las toallas y la ropa.

11. Hepatitis B

Esta enfermedad es causada por un peligroso virus que ataca el hígado. Se transmite por sexo oral, anal y vaginal. Existen tres tipos de hepatitis: A, B, y C, aunque la hepatitis B es la que mayormente se trasmite por esta vía. Sus síntomas incluyen orina oscura, heces de color gris o arcilla, dolor corporal e ictericia —piel amarillenta—, entre otros. 

Cuídate de las ETS, protege tu vida

En conclusión, es fundamental acudir a un especialista al primer síntoma o sospecha y realizarse pruebas médicas. Esto es especialmente importante cuando se han tenido relaciones sexuales sin protección.

De igual modo, si tienes una vida sexual activa con varias parejas o si se descubre que la otra persona tiene o ha tenido una enfermedad de transmisión sexual, no dudes en consultar con un profesional de la salud. El tratamiento a tiempo de las ETS puede llegar a salvar vidas.