Llagas en los genitales femeninos: ¿por qué se producen?

Llagas en los genitales femeninos: ¿por qué se producen?

Hay varios factores que pueden dar origen a llagas en los genitales femeninos. Siempre que aparezcan se debe consultar al médico.
Llagas en los genitales femeninos: ¿por qué se producen?

Las llagas en los genitales femeninos son lesiones o protuberancias que salen alrededor de la vagina. Lo usual es que causen dolor, picazón y sensibilidad. Algunas también tienen secreciones.

Lo habitual es que las llagas en los genitales femeninos aparezcan en mujeres que son sexualmente activas. Esto se debe a que en muchas ocasiones son efecto de una enfermedad de transmisión sexual.

Así mismo, es posible que sean consecuencia de algún trastorno en la piel. También se da el caso de que obedezcan al uso de ciertos detergentes en la ropa interior o traumatismos.

¿Cómo se ven las llagas en los genitales femeninos?

Las llagas en los genitales femeninos se ven como ampollas pequeñas o protuberancias del mismo color de la piel o rojas. A veces cambian de tamaño y es posible que formen costras. Suelen estar presentes en los labios mayores de la vulva.

En algunas ocasiones no provocan ningún síntoma. Sin embargo, lo usual es que haya dolor cuando rozan con la ropa interior. También puede presentarse dolor pélvico, picor intenso y ardor.

Otros síntomas son los siguientes:

  • Cambios en el color de la piel de los labios genitales.
  • Dolor durante las relaciones sexuales o al orinar.
  • Enrojecimiento de la zona.
  • Sensación de hormigueo.
  • Secreciones.
  • Flujo vaginal.

Causas de las llagas en los genitales femeninos

En términos generales, las llagas en los genitales femeninos son causadas por trastornos de la piel o por una infección, casi siempre de transmisión sexual. Solo en pocas ocasiones se originan en traumatismos. Veamos.

Mujer con enfermedad vaginal.
Las llagas en la zona genital pueden acarrear vergüenza en las mujeres.

1. Trastornos de la piel

Hay varios trastornos de la piel que dan lugar a llagas en los genitales femeninos:

  • Dermatitis atópica: es una enfermedad crónica con erupciones rojas. También hay hinchazón.
  • Dermatitis de contacto: se produce cuando la piel entra en contacto con determinadas sustancias, como detergentes o jabones.
  • Hidradenitis supurativa: también se le conoce como acné inverso. Es una patología crónica que afecta a las glándulas sudoríparas en la ingle.

2. Infecciones

Hay varias enfermedades contagiosas que también se manifiestan con llagas en los genitales femeninos:

  • Herpes genital: se contagia al entrar en contacto con la llaga de una persona infectada, por lo general durante las relaciones sexuales.
  • Verrugas: son provocadas por el virus del papiloma humano (VPH).
  • Sífilis: también es una enfermedad de transmisión sexual que, entre otros síntomas, genera llagas en los genitales femeninos. Estas son úlceras pequeñas e indoloras.
  • Chancro blando: una o varias llagas blandas, dolorosas y que sangran con facilidad. Casi siempre se acompañan de ganglios inflamados y de fiebre.
  • Molusco contagioso: se transmite por contacto sexual.
  • Granuloma inguinal: hay úlceras en la vulva o la vagina que no son dolorosas.
  • Linfogranuloma venéreo: infección bacteriana que da lugar a una pápula o una llaga indolora en la vulva. Se contagia durante las relaciones sexuales.

3. Otras causas

Las llagas en los genitales femeninos también pueden derivar de la presencia de un vello encarnado. Así mismo, por rasguños o lesiones que se infectan.

Otra posible causa de esta protuberancia es el quiste de Bartolino. Es una acumulación de líquido en alguna de las glándulas de Bartolino.

Diagnóstico y tratamiento

Si aparecen llagas en los genitales femeninos, lo indicado es consultar al médico. El profesional hará un examen pélvico y, si lo ve necesario, ordenará exámenes de sangre o un cultivo de la llaga.

El tratamiento dependerá de la causa. Lo más habitual es que se receten medicamentos como antibióticos, antivirales, corticosteroides y analgésicos. Solo en muy pocos casos se opta por extirpar estas protuberancias mediante cauterización, crioterapia o cirugía.

Si las llagas en los genitales femeninos son causadas por pequeños traumatismos o rasguños que se infectan, se recomendará un cuidado casero basado en medidas higiénicas. A veces se recetan analgésicos y antiinflamatorios.

Picor vaginal.
El prurito en la vagina es un síntoma que se agrega a algunas llagas vaginales. Del mismo modo, a veces hay mal olor por las sobreinfecciones.

Prevención y cuidados ante las llagas en los genitales femeninos

La mayoría de las llagas en los genitales femeninos son provocadas por enfermedades de transmisión sexual. Por lo tanto, la principal medida de prevención es tener sexo seguro. Esto significa utilizar preservativos.

Si la infección se detecta, es importante que ambos miembros de la pareja lleven a cabo el tratamiento indicado. No es conveniente tener relaciones sexuales hasta tanto el abordaje terapéutico no termine.

Si la causa es un problema de la piel resultará más difícil de tratar. Lo recomendable es evitar el contacto con la sustancia que provoca la reacción. Es conveniente vestir ropa interior de algodón.

Muchas veces las llagas desaparecen por sí solas, sin necesidad de hacer ningún tratamiento. De todos modos, siempre es recomendable hablar con el médico.