Medicamentos para la cistitis: características y contraindicaciones

Medicamentos para la cistitis: características y contraindicaciones

Los antibióticos son los medicamentos más usados para la cistitis. Sin embargo, existen otras opciones útiles para aliviar los síntomas de la enfermedad.
7 medicamentos para la cistitis: características y contraindicaciones

Cuando las bacterias alcanzan la vejiga, se produce una infección de las vías urinarias inferiores. Esta patología tiende a ser muy molesta y debe tratarse. ¿Deseas conocer los medicamentos para la cistitis? A continuación te los contamos.

Diversos estudios han demostrado que las infecciones urinarias se encuentran entre los hallazgos más comunes en los consultorios médicos a nivel mundial. Los síntomas son específicos y abarcan desde dolor y dificultad para orinar hasta orina turbia con olor intenso o desagradable.

El tratamiento estará indicado por el urólogo o el médico general. Los fármacos usados deben tener la capacidad de eliminar a la bacteria causante de la patología y, a su vez, aliviar las molestias.

Los medicamentos elegidos para la cistitis dependerán si se trata de una infección aguda o crónica. A su vez, también influirá la presencia o no de complicaciones, así como la bacteria responsable de la enfermedad.

1. Antibióticos

Son los medicamentos de primera elección para tratar la cistitis, ya que se encargan de eliminar directamente al agente causal. Los antibióticos cuentan con múltiples mecanismos para combatir a las bacterias, sin embargo.

Los microorganismos que causas infecciones urinarias con mayor frecuencia son aquellos que habitan el tracto gastrointestinal, como Escherichia coli. En este sentido, los antibióticos más utilizados son eficaces contra este grupo de bacterias:

  • Fosfomicina: se trata de un antibiótico de gran utilidad en el tratamiento de las infecciones urinarias. La dosis recomendada es de 1 sobre de 8 gramos en dosis única o cada 24 horas durante 2 días.
  • Nitrofurantoína: la nitrofurantoína es otro de los medicamentos efectivos para la cistitis. La posología suele ser de 1 cápsula de 100 miligramos cada 6 horas durante 7 o 10 días.
  • Trimetoprima-Sulfametoxazol: es la mezcla de 2 compuestos farmacológicos que cuentan con una efectividad especial contra Escherichia coli y otras enterobacterias. Su dosis suele ser de 1 o 2 comprimidos cada 12 horas, por al menos 5 días.
  • Penicilinas y cefalosporinas: son compuestos con un mecanismo de acción muy similar, sin embargo, la posología puede variar.
  • Fluoroquinolonas: no suelen usarse con frecuencia en las infecciones urinarias no complicadas, ya que los riesgos superan los beneficios en la mayoría de los casos.

Contraindicaciones

La principal contraindicación para la ingesta de los medicamentos antibióticos para la cistitis es la alergia al principio activo, sobre todo con las penicilinas. El consumo de estos fármacos por personas alérgicas puede ocasionar una reacción inflamatoria generalizada que pone en peligro la vida.

Además, las mujeres embarazadas o que amamantan deben consultar con el especialista antes, ya que pueden afectar al bebé. Los niños menores de 3 meses y las personas con afecciones renales deberán recibir dosis especiales.

Antibióticos para la cistitis.
Los antibióticos son la primera elección frente a las cistitis, puesto que atacan al agente causal.

2. Antiespasmódicos y analgésicos

El dolor y el ardor al orinar suelen ser los síntomas más molestos de la cistitis. Otros síntomas que generan incomodidad son el tenesmo vesical, el dolor abdominal y el aumento de la frecuencia urinaria. Por fortuna, dentro de los medicamentos para la cistitis se incluyen los antiespasmódicos y los analgésicos.

Los antiespasmódicos, como la escopolamina y el flavoxato, ayudan a aliviar los síntomas. Ambos impiden la contracción de la vejiga, lo que reduce el dolor y la frecuencia urinaria.

Por su parte, la fenazopiridina es un analgésico que actúa en el tracto urinario, por lo que es capaz de aliviar el dolor de la cistitis. De hecho, un estudio de la revista Urologiia demostró que es un fármaco útil y bien tolerado por las personas con cistitis no complicada.

Contraindicaciones

Tanto la escopolamina como el flavoxato están contraindicados en las patologías urinarias obstructivas, así como en la obstrucción pilórica y el íleo paralítico. Esto se debe a que disminuyen el peristaltismo natural y empeoran esas patologías. La escopolamina también se contraindica en la miastenia gravis y en el glaucoma de ángulo estrecho.

Por su parte, la fenazopiridina está contraindicada en los menores de 12 años. Además, debe usarse con sumo cuidado en las personas con afecciones hepáticas o renales.

3. Antisépticos

Otros medicamentos útiles para tratar la cistitis son los antisépticos. Se trata de compuestos muy similares a los antibióticos, capaces de eliminar bacterias y otros microorganismos. En este caso, los más utilizados son la metenamina y el cloruro de metiltioninio.

Ambos compuestos son capaces de eliminar a las bacterias del tracto urinario, por lo que alivian los síntomas a los pocos días. Además, estudios establecen que la metenamina está indicada para prevenir la reaparición de la cistitis a corto plazo.

Contraindicaciones

La metenamina no debe usarse bajo ninguna circunstancia en las personas con insuficiencia hepática o renal grave ni en aquellos que tengan acidosis metabólica. Esto se debe a que esos cuadros clínicos pueden empeorar y poner en riesgo la vida del paciente.

4. Antiinflamatorios

Los medicamentos antiinflamatorios, como el ibuprofeno y el ketoprofeno, también se usan para la cistitis. Gracias a su mecanismo de acción, disminuyen la inflamación en la vejiga, lo que alivia el dolor y el ardor al orinar.

La efectividad de estos compuestos puede verse aumentada cuando se consumen junto a espasmolíticos, como la escopolamina. Como ya se dijo, esta última disminuirá las contracciones de la vejiga y la uretra, proporcionando un alivio mayor.

Contraindicaciones

Los fármacos antiinflamatorios son seguros para la mayoría de las personas. Su empleo solo está contraindicado en aquellos pacientes que han tenido afecciones relacionadas con el consumo de los mismos, como broncoespasmos, urticaria o hemorragias digestivas.

5. Vacuna

Otro de los medicamentos para el tratamiento y la prevención de la cistitis es una especie de vacuna, conocida como Uro-vaxom ®. Se trata de comprimidos que contienen más de 10 cepas de Escherichia coli, que son las principales causantes de infecciones urinarias a nivel mundial.

El medicamento tiene la capacidad de activar al sistema inmunitario para combatir la infección por estas bacterias. Un estudio publicado en la revista Current Urology establece que es un tratamiento efectivo para prevenir las infecciones urinarias recurrentes.

Contraindicaciones

La vacuna en forma de comprimidos es uno de los medicamentos más seguros de toda la lista y su única contraindicación es la alergia a alguno de los componentes del fármaco. Se deberá suspender su toma si se observa alguna reacción cutánea, como urticaria, edema o fiebre.

Su efectividad en niños menores de 4 años aún no se ha demostrado.

6. Otros medicamentos para la cistitis

Todos los medicamentos mencionados con anterioridad son útiles en la cistitis aguda, sin embargo, las opciones terapéuticas para los casos crónicos o recurrentes pueden variar. La cistitis intersticial es una de las variantes más graves, por lo que su abordaje debe ser más agresivo, combinando las siguientes opciones:

  • Antihistamínicos: disminuyen la frecuencia urinaria. Uno de los medicamentos de este grupo es la loratadina.
  • Polisulfato sódico de pentosano: se cree que protege las paredes internas de la vejiga de los irritantes, aunque su mecanismo de acción no es del todo conocido. Disminuye el daño al órgano y permite aliviar el dolor al orinar.
  • Antidepresivos tricíclicos: gracias a su afinidad por múltiples receptores, permiten relajar la vejiga y bloquear el dolor, proporcionando alivio. Los fármacos empleados en este caso son la amitriptilina y la imipramina.
Bacterias en un análisis de cistitis.
Cuando se identifica la bacteria responsable, se puede prescribir un antibiótico preciso para el paciente. Los otros fármacos ayudan a calmar las molestias.

7. Medicamentos caseros

Existen tratamientos caseros que permitirían aliviar las molestias de las infecciones del tracto urinario. Sin embargo, es importante recalcar que no sustituyen a los medicamentos para la cistitis indicados por el médico

Las infusiones de plantas, como el diente de león y el perejil, han demostrado ser efectivas. También los comprimidos de arándanos rojos.

Un estudio publicado en The Journal of Nutrition demostró que el consumo de arándanos rojos disminuye hasta un 26 % la probabilidad de contraer infecciones urinarias. Por su parte, tanto el diente de león como el perejil tienen propiedades diuréticas, por lo que ayudan a evitar la colonización de las bacterias en el tracto urinario.

Múltiples opciones para una misma afección

Existe una gran cantidad de medicamentos diferentes para tratar la cistitis. La mayoría de ellos tiene como objetivo eliminar al agente causal. Sin embargo, también hay compuestos empleados con el objetivo de aliviar los síntomas.

Antes de utilizar cualquiera de las opciones que te contamos, siempre es recomendable acudir con el especialista. El personal médico estará en la capacidad de identificar el agente causal e indicar el tratamiento