Mucositis oral: causas, síntomas y prevención

Mucositis oral: causas, síntomas y prevención

La mucositis oral se manifiesta con zonas enrojecidas en diferentes partes de la boca, que pueden llegar a producir úlceras dolorosas. Te explicamos por qué ocurre y en qué pacientes.
Mucositis oral: causas, síntomas y prevención

La mucositis oral es un proceso inflamatorio que tiene lugar en la mucosa de la boca. Este es un tejido suave y humedecido que recubre el interior de la cavidad oral. Lo que ocurre es que se irrita y comienza a enrojecerse.

Suelen aparecer llagas abiertas dolorosas que provocan dolor y dificultad para comer. La mucositis oral es un efecto secundario que aparece en pacientes que reciben quimioterapia o radioterapia contra el cáncer.

¿Qué es la mucositis oral?

La mucositis oral es una inflamación que tiene lugar en la mucosa que recubre la boca. En ocasiones, se afecta también la garganta y el esófago. En este último caso recibe el nombre de esofagitis.

Según explica una publicación de la Fundación Josep Carreras, lo que ocurre es que comienzan a enrojecerse diferentes áreas de la boca. La sensibilidad de la mucosa aumenta debido al proceso inflamatorio. Por eso aparecen molestias o incluso dolor al comer. Sobre todo cuando los alimentos están calientes o demasiado duros.

A medida que avanza la mucositis oral se desarrollan llagas muy agresivas con la mucosa. De ahí que cada vez sea más difícil alimentarse. Además, las llagas pueden extenderse hacia la garganta.

La mucositis oral se considera uno de los efectos secundarios más frecuentes de la quimioterapia. Tanto es así, que se estima que más del 40 % de los pacientes que se someten a ella la sufren. También puede ocurrir con la radioterapia o en el trasplante de médula ósea.

¿Cuáles son las causas de la mucositis oral?

Para entender por qué se produce la mucositis oral, primero es importante conocer qué es la mucosa. La mucosa es un epitelio formado por células muy próximas entre sí. Estas células se pueden dañar por radicales libres, que son moléculas con una alta capacidad de reaccionar con otras.

Se producen a raíz de los tratamientos quimioterápicos o radioterápicos. Los radicales libres dañan el ADN de las células y se desencadena un proceso inflamatorio. Si no se frena, el epitelio se ulcera.

Así se forman las llagas dolorosas que aparecen en la mucositis oral. Lo más frecuente es que esta patología se manifieste pocos días después de comenzar con la quimioterapia. En el caso de la radioterapia, lo habitual es dos semanas después.

La mucositis oral suele mejorar por sí sola, sin necesidad de tratamiento. No obstante, las úlceras de hasta 4 centímetros se acompañan de dificultades para comer o tragar. Es por ello que se prefiere un abordaje conservador para favorecer la nutrición.

Radioterapia oncológica.
La radioterapia no está exenta de efectos adversos. Entre ellos debemos contar a la mucositis oral.

Quizá te interese: Los diferentes tipos de quimioterapia

Factores de riesgo

Como hemos explicado, la mucositis oral suele aparecer en personas sometidas a quimioterapia, radioterapia o trasplante de médula ósea. Sin embargo, hay otros factores que pueden aumentar el riesgo de sufrirla.

El primero de ellos es la edad. Los niños y los ancianos tienen más probabilidades. También influye el esquema de tratamiento. Por ejemplo, cuanto más alta sea la dosis de radioterapia, más riesgo hay de mucositis oral.

Si el paciente es fumador o bebedor de alcohol ocurre lo mismo. El estado de salud previo y el tipo de tumor se suman a las características desfavorables. Los cánceres de cabeza y cuello causan con más frecuencia esta condición.

Síntomas que pueden aparecer

Al comienzo de la mucositis oral, lo que suele aparecer son diferentes zonas enrojecidas y con edema en la mucosa oral. Estas áreas suelen progresar y convertirse en descamación. Por eso, el estadio final es la aparición de úlceras dolorosas.

El dolor suele estar presente desde el comienzo. También es típico que haya dificultad para ingerir sólidos y líquidos.

El problema es que las úlceras pueden dar lugar a otras complicaciones. Por ejemplo, es usual que aparezcan infecciones agregadas. Lo más típico es la candidiasis oral. Además, como suelen ser pacientes con un sistema inmunitario debilitado, hay un riesgo alto de sepsis.

Según explica una publicación de Brigham And Women’s Hospital, las úlceras pueden aparecer en cualquier parte de la boca. No obstante, las locaciones más comunes son la lengua, el interior de las mejillas y los labios.

Podría interesarte: ¿Qué es la sepsis o septicemia?

Tratamiento de la mucositis oral

La mucositis oral suele sanar de forma espontánea. Lo habitual es que desaparezca unas semanas después del cese del tratamiento quimioterápico o radioterápico.

No obstante, en los casos en los que se complica puede ser necesario un abordaje puntual. Por ejemplo, se pueden prescribir enjuagues bucales con lidocaína. La lidocaína es una sustancia anestésica que ayuda a aliviar el dolor. También se recomiendan enjuagues con agua salada.

Si el dolor es muy intenso se pueden tomar analgésicos comunes, como el ibuprofeno o el paracetamol. Además, es fundamental evitar los alimentos ácidos y picantes, ya que pueden irritar aún más la mucosa.

¿Se puede prevenir esta patología?

En un porcentaje alto de casos, la mucositis oral se puede prevenir o disminuir el riesgo de que haya complicaciones. Es fundamental seguir una higiene bucal exhaustiva durante el tratamiento del cáncer.

Para ello hay que cepillar los dientes a conciencia, pasar el cepillo también por las encías y hacerlo después de cada comida. Se recomienda que el cepillo tenga cerdas suaves para no irritar aún más la mucosa ni hacer heridas.

La pasta de dientes debe tener flúor. Del mismo modo, está indicado utilizar enjuagues de solución salina varias veces al día.

Para asegurar una correcta nutrición pese al dolor, hay que intentar alimentarse con líquidos fríos y nutritivos. Si se pueden comer alimentos sólidos es importante masticar despacio y acompañar la comida con abundante hidratación.