Omega 5: para qué sirve y cómo tomarlo

Omega 5: para qué sirve y cómo tomarlo

El omega 5 es un compuesto poco conocido, pero con importantes beneficios para la salud. ¿De dónde se obtiene? ¿Cómo se utiliza? ¡Aquí te lo contamos!
Omega 5: para qué sirve y cómo tomarlo

Mucho se sabe sobre los ácidos grasos beneficiosos para la salud que se ingieren a través de la dieta. Sin embargo, poco se habla del omega 5, también conocido como «ácido graso punícico» o «PUA», por sus siglas en inglés. Su principal fuente son las semillas de granada (Púnica granatum), fruto del cual se obtiene su nombre.

En particular, se estima que un 70 % de todos los ácidos grasos presentes en las semillas de la granada corresponden al ácido punícico. Este se considera uno de sus principales compuestos bioactivos. De hecho, se le atribuyen efectos antioxidantes, antiinflamatorios y otros asociados con la prevención y el tratamiento de ciertas enfermedades. ¿Quieres saber más al respecto? ¡Continúa la lectura!

¿Qué es el omega 5 ?

El omega 5 es conocido como ácido punícico (AP) o «ácido tricosánico». Se caracteriza por ser un ácido graso poliinsaturado con 18 átomos de carbono. Debe su nombre a que el primero de los 3 dobles enlaces que presenta aparece en el carbono 5 de la cadena carbonada, cuando se cuenta de derecha a izquierda.

Tiene similitudes con el ácido linolénico conjugado (CLA) y se produce a partir de los ácidos grasos esenciales omega 3 y omega 6. La ciencia le dio por nombre el de su fuente alimentaria principal, la Punica granatum L, también conocida como granada. De allí que se conozca como «ácido punícico».

La revista Lipids in Health and Disease informó que un 70 % del ácido punícico y sus isómeros se encuentran en el aceite de las semillas de granada. De todos modos, también está presente en las semillas de calabaza de serpiente, que contienen entre un 32 % y un 40 %.

Beneficios de la granada.
El omega 5 se asocia con efectos positivos en la salud. En concreto, actúa como antiinflamatorio y antioxidante.

¿Para qué sirve el omega 5?

Según explican algunos investigadores en una revisión divulgada en Journal of Food Science and Technology, el omega 5 llama la atención por ser familia de los ácidos grasos conjugados.

De hecho, se ha catalogado como un «súper ácido graso conjugado», con efectos más potentes que los del CLA. Veamos en detalle sus propiedades.

Propiedad antioxidante

Se ha demostrado que la grasa de la semilla de la granada tiene de 2 a 3 veces más omega 5 que el vino rojo o el té verde. El ácido punícico bloquea los radicales libres que conllevan a un aumento del estrés oxidativo.

De este modo, disminuye el riesgo de las enfermedades que se relacionan con los mecanismos oxidativos. Además, se ha determinado que favorece la disminución de la peroxidación lipídica y de las LDL o colesterol «malo».

Propiedades antidiabéticas

En la diabetes tipo 2, las células se vuelven cada vez más insensibles a la insulina, una hormona que transporta el azúcar hasta el interior de la célula. En etapas avanzadas de la enfermedad, la resistencia a la insulina es mayor, lo que da como resultado niveles elevados del azúcar en la sangre.

Una investigación determinó que cuando se incluyó el ácido punícico en la dieta de ratas diabéticas, sus niveles de insulina en suero mejoraron. Resultados similares se encontraron en el trabajo de McFarlin, en el que se administraron 61 miligramos de AP al día en la dieta de ratones. De todos modos, se requieren más evidencias para evaluar estos efectos en humanos. 

Puede disminuir los factores de riesgos cardiovasculares

El ácido omega 5 es beneficioso para prevenir las enfermedades cardiovasculares. Esto se debe en gran medida a su capacidad para disminuir los niveles de colesterol y los triglicéridos en la sangre.

Además, por su propiedad antioxidante, evita la formación de placas que obstruyen las arterias. De esta manera, se evita el peligro de un infarto de miocardio.

Ayuda a prevenir la obesidad y el síndrome metabólico

El AP y otros compuestos naturales del aceite de semilla de granada activan los bloqueadores de ciertas sustancias proinflamatorias. Esta condición reduce los niveles de triglicéridos en sangre mientras incrementa el colesterol «bueno» o HDL. Además, mejora la sensibilidad a la insulina y los valores de azúcar en la sangre.

En una investigación en ratas obesas, se encontró que el ácido punícico mejoró los cambios metabólicos e inflamatorios relacionados con la obesidad y la resistencia a la insulina. Se activan unos receptores conocidos como PPAR que detienen la actividad de ciertos compuestos proinflamatorios.

Modula la inflamación intestinal

La inflamación crónica es el detonante de las enfermedades graves en el intestino, incluida la enfermedad inflamatoria intestinal y el cáncer colorrectal. Los receptores PPAR son reconocidos como inhibidores de la inflamación intestinal.

Como ya se ha mencionado, el omega 5 activa este receptor y regula la función de los macrófagos y las células T, lo que mejora la inflamación intestinal en animales experimentales. Sin embargo, este ácido graso no pudo revertir las lesiones inflamatorias graves.

Protector de las células cerebrales

Las enfermedades neurodegenerativas se caracterizan por un daño progresivo y la muerte de las células nerviosas. También se acompaña de altos niveles de biomarcadores inflamatorios y de estrés oxidativo. El ácido punícico ha mostrado fuertes efectos antioxidantes y antiinflamatorios.

El omega 5 se introduce en la barrera hematoencefálica junto a otros ácidos grasos, lo que permite que los antioxidantes sean absorbidos por las neuronas. Esto ayuda a retrasar el envejecimiento prematuro.

Se cree que su consumo puede contribuir a la prevención y el tratamiento de enfermedades como el alzhéimer, el párkinson y la enfermedad de Huntington, que aparecen con frecuencia en la tercera edad.

Ayuda a regenerar la piel

El ácido punícico favorece la síntesis de queratinocitos en la epidermis. Estas células ayudan con el proceso de cicatrización por quemaduras y otras lesiones como el eczema, la psoriasis y el acné.

Por esta razón, este componente se usa como ingrediente en la fabricación de jabones cosméticos para mejorar el aspecto general de la piel. Su propiedad antibacteriana, analgésica y antioxidante ayuda en la prevención del envejecimiento prematuro.

¿Para qué sirve el omega 5?
En la cosmética, el omega 5 se emplea para proteger la piel contra el estrés oxidativo.

¿Cómo se consume el omega 5?

En general, el omega 5 se puede obtener mediante el consumo de granada. No obstante, también está disponible como suplemento y producto cosmético. Veamos.

1. Cápsulas de omega 5

En el año 2013 salieron las primeras cápsulas de omega 5 al mercado. Es un producto natural y ecológico, por lo que sus posibles efectos secundarios se anulan.

Sin embargo, antes de adquirir este suplemento, siempre es recomendable consultar al médico sobre la afección que se quiere prevenir o tratar. No se sugiere su uso como sustituto de medicamentos o comidas.

2. Fruta

El consumo regular de granada permite obtener ligeras dosis de omega 5. De paso, también aporta polifenoles, antocianinas y otros compuestos bioactivos que benefician la salud.

3. Aceite para la piel

El aceite de omega 5 se encuentra envasado en botellas para usar de forma directa sobre la piel. Para tratamientos dermatológicos y cosméticos se encuentra en jabones, cremas, lociones y en mezclas con otros aceites vegetales.

Omega 5 para cuidar la salud

Según la ciencia, el omega 5 representa un nuevo enfoque terapéutico no tradicional para el tratamiento y prevención de algunas enfermedades.

Sin embargo, se requieren más investigaciones de su aplicación en humanos, ya que hasta ahora se han utilizado más los modelos animales en vez de estudios clínicos en personas. Es primordial considerar el apoyo médico antes de iniciar su uso.