Ortopantomografía: ¿qué es y para qué sirve?

Ortopantomografía: ¿qué es y para qué sirve?

La ortopantomografía es un método de diagnóstico odontológico que ofrece al profesional una imagen general del sector inferior de la cara. Entérate aquí cuándo es necesaria y cómo se realiza.
Ortopantomografía: ¿qué es y para qué sirve?

En la actualidad, la ortopantomografía es una herramienta de diagnóstico habitual en la odontología. Se trata de una radiografía que proporciona una visión detallada de la parte inferior de la cara.

Este estudio radiográfico ayuda a los dentistas a complementar la información obtenida en el examen clínico. Además, permite detectar patologías que a simple vista no se ven y planificar los tratamientos de manera adecuada.

Al proporcionar información relevante sobre los maxilares y las piezas dentarias, su uso es cada vez más frecuente. Sigue leyendo y entérate más sobre este método de diagnóstico tan importante en la atención odontológica.

¿Qué es una ortopantomografía?

La ortopantomografía es una técnica radiográfica extraoral que permite obtener una imagen de la porción inferior de la cara. Tiene la particularidad de que la película receptora y la fuente de rayos X se encuentran por fuera de la boca del paciente.

El aparato radiográfico realiza un movimiento sincrónico alrededor de la cabeza del paciente registrando la información en varias radiografías. Estas placas superpuestas plasman las estructuras tridimensionales de la cara en una sola imagen en 2D.

La ortopantomografía es también conocida como radiografía panorámica, ya que en una única imagen general se pueden observar el maxilar superior, la mandíbula y los dientes. También es posible visualizar las piezas dentarias que aún no han erupcionado y las estructuras que conforman la articulación temporomandibular.

De esta manera, en la práctica odontológica, la ortopantomografía significa un método de diagnóstico complementario que aporta información valiosa al profesional. Es muy útil para detectar lesiones en los elementos dentarios, afecciones en los huesos, problemas de erupción y trastornos de la articulación temporomandibular.

Estas imágenes, además, permiten planificar ciertas terapéuticas como cirugías, tratamientos periodontales y de ortodoncia. En la actualidad, es posible realizar este tipo de procedimientos con equipos digitales que reducen la dosis de radiación utilizada.

Características de la ortopantomografía

Una de las características principales de la ortopantomografía es que se trata de una radiografía extraoral. Al contrario de las demás placas dentales convencionales, aquí la película radiográfica se coloca por fuera de la boca del paciente.

Para realizar este tipo de estudio se utiliza un aparato radiográfico especial que posee un brazo anclado a una columna vertical. El dispositivo va girando alrededor de la cabeza del paciente. El tubo y la placa realizan un movimiento sincrónico que permite registrar todas las estructuras faciales que se escanean, a medida que el aparato rodea a la persona.

Otro aspecto particular de la ortopantomografía es la inclusión de varias estructuras orales y faciales de importancia en la misma imagen radiográfica. Es posible visualizar ambas arcadas dentales, los senos maxilares, las articulaciones temporomandibulares de ambos lados y, aunque con menos nitidez, algunas estructuras blandas.

Radiografía dental y ortopantomografía.
Si bien el uso de radiación con este método es mayor que con las placas convencionales de odontología, aún la cantidad es insignificante.

Para qué sirven las radiografías panorámicas

La información que proporcionan las radiografías panorámicas es tan completa, que sus usos son variados. A continuación mencionamos las situaciones más frecuentes en las que una ortopantomografía puede ser de utilidad. Son las siguientes:

  • Caries dental: es posible apreciar manchas oscuras que indican la pérdida de estructura dental por caries. Ayuda a identificar lesiones difíciles de visualizar en el examen clínico o que se encuentran ocultas debajo de restauraciones. También determina la extensión y profundidad del daño y la cercanía con la pulpa.
  • Estructura ósea: con la ortopantomografía es posible saber la cantidad y la calidad de la estructura ósea. Así, por ejemplo, se puede observar la pérdida de altura alveolar cuando hay periodontitis o analizar el remanente de hueso que queda luego de una extracción dental y el espesor de los rebordes para colocar implantes.
  • Procesos infecciosos: se puede observar la presencia de infecciones alrededor de un diente o en el espesor del hueso.
  • Dientes no erupcionados: en la ortopantomografía no solo se ven las piezas dentarias presentes en la boca, sino también aquellas que aún no han salido y se encuentran en el interior del hueso. Es posible observar el germen dentario, el grado de formación del diente y su orientación y posición. Esta información es de mucha utilidad cuando se programan cirugías de dientes retenidos.
  • Cronología dental: observando las piezas dentarias erupcionadas y el grado de formación de las que aún no han salido, se puede determinar la edad dental del paciente; esto es un dato de importancia durante la niñez. Además, es posible hacer un seguimiento del proceso eruptivo para analizar si el mismo se va desarrollando de manera adecuada.
  • Problemas en la articulación temporomandibular.
  • Presencia de lesiones patológicas.

La importancia de la ortopantomografía en la planificación de los tratamientos

Además de la importancia de esta técnica radiográfica para el diagnóstico de varias patologías, también es de suma importancia a la hora de planificar ciertos procedimientos. Tener información precisa sobre las estructuras orales le permite al odontólogo decidir sobre las terapéuticas a realizar.

En el caso de las caries dentales, detectar lesiones ocultas y observar la gravedad de la lesión ayudará al dentista a optar por un empaste u otro tipo de restauración. Muchas veces será necesario remover viejos arreglos filtrados. Y si la pulpa se observa comprometida, será inevitable elegir una endodoncia.

En los pacientes con gingivitis y enfermedad periodontal, la radiografía panorámica permite observar si hay infecciones a nivel subgingival. También se pueden detectar bolsas periodontales, abscesos dentales y analizar la pérdida de altura del hueso alveolar.

Para la colocación de implantes dentales, el uso de la ortopantomografía es fundamental. Este estudio radiográfico permite analizar el espesor y la calidad del hueso sobre el que se colocarán los dispositivos, la relación con reparos anatómicos importantes y planificar la intervención de manera precisa y segura.

Las radiografías panorámicas también son de utilidad en los pacientes infantiles. Poder hacer un seguimiento del proceso eruptivo y analizar las características de los maxilares a medida que se desarrollan ayuda a detectar inconvenientes de manera temprana. Conocer las características anatómicas de la boca de los pequeños es de suma importancia a la hora de planificar y diseñar tratamientos de ortodoncia.

¿Cómo se realiza una ortopantomografía?

Como ya adelantamos, una ortopantomografía se realiza con un equipo radiográfico especial que gira alrededor de la cabeza del paciente. La realización de esta prueba es sencilla, segura y cómoda para cualquier persona.

En general, el procedimiento se realiza con el paciente de pie, aunque de ser necesario, se puede adaptar y realizar con la persona sentada. El paciente se colocará un delantal de plomo como protección y el odontólogo le indicará cómo posicionarse para que los resultados sean óptimos.

En el momento del examen, el paciente se colocará de frente al aparato y el dentista le pedirá que muerda una pieza plástica descartable que mantiene la boca en la posición correcta y las arcadas dentarias separadas. La mandíbula se apoya en una saliente del aparato y las manos sujetarán dos asas que ayudarán a que la persona esté lo más quieta y erguida posible.

La máquina girará alrededor de la cabeza del paciente registrando las estructuras faciales. En la actualidad, se utilizan aparatos digitales que disminuyen la cantidad de radiación usada y permiten visualizar la imagen obtenida en una pantalla incorporada al equipo.

La duración del estudio es de solo unos minutos y no requiere ninguna preparación previa. Durante el procedimiento, el paciente no siente molestias. Luego podrá retomar su rutina diaria con normalidad.

Colocación de brackets planificados con una ortopantomografía.
El estudio permite planificar tratamientos a largo plazo, como sucede con las ortodoncias.

Aclaraciones importantes

Si una mujer sabe o sospecha que está embarazada se lo debe hacer saber al profesional que realiza el estudio, así como el tiempo de gestación. La radiación puede resultar riesgosa para el feto, sobre todo al principio de la gestación y al recibir dosis altas.

La cantidad de radiación que se utiliza en las ortopantomografías es mínima. De todos modos, su uso en embarazadas debe limitarse solo a casos en los que sea muy necesario.

Si la necesidad de este método diagnóstico amerita la toma radiográfica en una mujer embarazada, se debe realizar con todos los cuidados. El vientre y el cuello de la paciente deben ser cubiertos con un delantal plomado para proteger estas zonas sensibles.

Idealmente, se deben evitar las radiografías durante todo el embarazo, pero sobre todo en el primer trimestre. Pues en este período se desarrollan los órganos vitales del bebé y los riesgos son mayores.

Con respecto al uso de la ortopantomografía en los pacientes pediátricos, también es conveniente que el profesional analice el costo-beneficio de realizar el procedimiento. Aunque sea preferible no exponer a los pequeños a la radiación, muchas veces la información que aportan estos estudios permite tratar de manera temprana problemáticas que se complicarían si se las deja avanzar.

Considerando la baja cantidad de radiación que utilizan los nuevos equipos y si se usa la protección adecuada, la ortopantomografía puede ofrecer información valiosa en las consultas odontopediátricas. Diagnosticar y corregir de manera precoz problemas bucodentales puede evitar problemáticas más graves a futuro.

Siempre será el odontólogo quien valore la necesidad real del uso de estos estudios en los niños. Además, deberá considerar las posibilidades de que el pequeño colabore para realizar el examen sin inconvenientes.

Te puede interesar ¿Cómo identificar un buen dentista infantilImágenes valiosas con la ortopantomografía

Como has visto, la ortopantomografía es un examen rápido, cómodo y seguro. En poco tiempo y de manera simple brinda información valiosa al profesional para que pueda hacer un mejor abordaje en la atención bucodental.

Además, los nuevos equipos requieren un mínimo de radiación para la obtención de imágenes digitales de buena calidad de manera inmediata. Con una baja exposición a los rayos X se pueden observar de manera general las estructuras maxilofaciales del paciente.

Por lo tanto, si tu dentista te recomienda tomarte este tipo de radiografías durante tus citas odontológicas, ten en claro que de seguro obtendrás beneficios. Se trata de un método cómodo para ti que ayudará al profesional a darte la mejor atención.