Picazón en la piel (prurito): síntomas, causas y recomendaciones

Picazón en la piel (prurito): síntomas, causas y recomendaciones

El prurito puede ser una sensación que provoca falta de confort, a causa del rascado permanente y de las lesiones secundarias. La mayoría de las veces se trata de trastornos que se resuelven de manera espontánea.

Picazón en la piel (prurito): síntomas, causas y recomendaciones

 

De manera frecuente, la picazón en la piel (prurito) es un motivo de consulta tanto en niños como en adultos. La lista de posibles causas son muchas y muy variadas, desde las más banales hasta problemas serios.

Se lo ha definido como una sensación de malestar que lleva al deseo o necesidad de rascarse. Esto es consecuencia de la respuesta refleja del organismo a mediadores inmunes y químicos. Casi siempre se encuentra involucrada la sustancia histamina.

¿Qué es el prurito o picazón en la piel?

Es importante aclarar que el prurito es un síntoma, no una enfermedad en sí misma. Por ello, se presenta en una amplia variedad de entidades, incluso no referidas a la piel. A su vez, puede manifestarse de forma localizada o generalizada.

Es importante revisar la forma de comienzo. Si hubo algún o algunos factores que pudieron desencadenarlo, qué lo atenúa, si se repitió en otro momento, si hubo algún tratamiento previo y cuál fue la respuesta. Todo servirá de orientación diagnóstica para descifrar el origen.

El prurito agudo es aquel que dura menos de seis semanas. Cuando se prolonga más allá de ese límite se lo llama crónico. Puede ser evidente en el cuero cabelludo, el tronco y las extremidades.

Picazón de piel en mujer adolescente.
Tanto jóvenes como adultos sufren prurito y es una causa de consulta frecuente.

Principales causas de la picazón en la piel

Como mencionamos antes, puede acompañarse del purito de la presencia de lesiones cutáneas primarias. Si existen, sugieren un trastorno dermatológico.

Por otro lado, en personas sin lesiones cutáneas o solo con daños secundarios al rascado, debe considerarse la posibilidad de causas sistémicas que estén fuera de la piel. Aquí incluimos trastornos neurológicas o psicógenos.

Personas con prurito y lesiones cutáneas primarias

Las enfermedades de la piel más frecuentes que causan picazón generalizada son las siguientes:

  • Urticaria: con presencia de lesiones tipo ronchas que pueden agrandarse o fusionarse y desaparecer.
  • Escabiosis: infestación producida por un ectoparásito, también llamada sarna.
  • Prurigo: de relativa frecuencia entre los niños, con una forma rara que es la nodular.
  • Eczema atópico: parches o placas inflamatorias en el contexto de la dermatitis atópica y de contacto.
  • Varicela: infección viral que se manifiesta con ampollas en la piel.
  • Pitiriasis rosada de Gibert: lesiones rosas y escamosas.
  • Psoriasis: enfermedad que se caracteriza por la presencia de escamas generadas por un trastorno autoinmune.

Personas con picazón de piel y sin lesiones cutáneas primarias

Aquí se pueden presentar un variedad de entidades causales que cuentan, entre las más habituales, a las siguientes:

  • Insuficiencia renal crónica: consiste en la falla de la función normal de los riñones.
  • Enfermedades oncológicas: sobre todo las de la sangre, como la policitemia vera y el linfoma.
  • Colestasis intrahepática o extrahepática: falla en el flujo normal de la bilis.
  • Hipertiroidismo o hipotiroidismo: alteraciones de las hormonas fabricadas en la glándula tiroides.
  • Piel seca o xerosis: los ancianos merecen una consideración especial, pues el prurito es común en los adultos mayores. Es posible que la deshidratación sea la causa más común en esta población, aunque puede deberse a otros mecanismos. Se caracteriza por tender a localizarse en las extremidades inferiores.

Prurito localizado

El prurito localizado en ausencia de una erupción cutánea sugiere la posibilidad de prurito neuropático o psicógeno. En particular, los síntomas asociados de sensación de ardor, dolor o pérdida sensorial pueden ocurrir en estas personas.

La explicación reside en las alteraciones de la conducción nerviosa que se asocian a las neuropatías. Los nervios periféricos transmiten mal la información y generan un estímulo de picazón de la piel, por lo que la persona se rasca con constancia.

Rascado de la pierna en una mujer.
Las diferentes causas de prurito se abordan distinto, según sea el agente que les da origen.

Te puede interesar: 4 sencillos tips para mantener tu piel hidratada

El cuidado general hasta obtener un diagnóstico

El prurito es un trastorno común, cuyos mecanismos patogénicos que conducen a la sensación de picazón no se comprenden de forma completa. Un componente clave de la evaluación es la presencia de un trastorno cutáneo primario.

Si se identifican lesiones cutáneas primarias, pero el diagnóstico sigue siendo incierto, se puede realizar una biopsia de piel. En líneas generales, la ausencia de manifestaciones evidentes y visibles es sugestivo de una causa extradermatológica.

A pesar de que muchos orígenes son banales y de resolución espontánea, existen otros que requerirán una valoración por parte del médico. Mientras se investiga la causa del prurito, se sugiere mantener las uñas cortas y limpias, rascarse de forma suave con la palma de la mano, evitar la ropa ajustada, preferir las prendas de algodón sobre los tejidos sintéticos y de lana, así como evitar baños muy prolongados y calientes.

Se pueden utilizar jabones neutros y cremas hidratantes. Se desaconseja el consumo de café, alcohol y picantes, ya que podrían estimular la liberación de histamina. Existen muchos recursos para el tratamiento, pero siempre se debe priorizar la prescripción médica.