Principales enfermedades transmitidas por mosquitos

Principales enfermedades transmitidas por mosquitos

Las enfermedades transmitidas por mosquitos son muy frecuentes en los países con climas tropicales. Por tal motivo, te diremos cuáles son los síntomas y el tratamiento de todas estas patologías para que puedas identificarlas.

Principales enfermedades transmitidas por mosquitos

Muchas infecciones producidas por bacterias, virus y parásitos son contagiadas por insectos. Uno de los mayores vectores alrededor del mundo son los mosquitos. A continuación, te hablaremos sobre las principales enfermedades transmitidas por mosquitos y cómo pueden ser tratadas.

En la actualidad, las enfermedades transmitidas por insectos son un grave problema de salud pública en diversos países. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año causan la muerte de 700 000 personas alrededor del mundo. A pesar de los esfuerzos por controlarlas, diversos factores ambientales y sociales complican la tarea.

Mosquitos como vectores de enfermedades

A todos los insectos capaces de transmitir enfermedades se les conoce como vectores. De esta manera, destacan ciertos artrópodos como los mosquitos, las moscas, los triatominos y las garrapatas. Todos ellos transportan a los microorganismos causantes de infecciones de un huésped a otro.

La transmisión de los patógenos puede ser tanto biológica como mecánica, es decir, relacionada o no con la ingesta de sangre del insecto. En este sentido, cuando es biológica el insecto será necesario para que el virus, parásito o bacteria complete su ciclo vital.

De todos los vectores existentes, los mosquitos son los más conocidos. Esto quizás se debe a la gran cantidad de enfermedades que pueden portar. Todas ellas se transmiten de forma biológica, es decir, el mosquito deberá ingerir sangre de un paciente enfermo para convertirse en vector.

Existen 3 géneros distintos de mosquitos; todos ellos tienen características diferentes y son capaces de transmitir enfermedades específicas. Los 3 géneros conocidos son Anopheles, Aedes y Culex.

Repelente para mosquitos.
El uso de repelentes está indicado como medida de prevención para detener a los vectores.

Malaria

Una de las principales enfermedades transmitidas por mosquitos es el paludismo o la malaria. Esta palabra hace referencia a mal aire y es conocida de esta manera porque se creía que la misma era transmitida a través del ambiente.

Esta infección es producida por parásitos del género Plasmodium, aunque la especie del parásito puede cambiar dependiendo de la localización geográfica. Los mismos son transmitidos por mosquitos del género Anopheles, por lo que es muy común observar la enfermedad en países con climas tropicales.

El ciclo de vida de estos parásitos es complejo. La principal complicación es la anemia, ya que infectan a los glóbulos rojos del huésped, se multiplican dentro de ellos y, al cabo de 48 o 72 horas, los rompen.

Síntomas

La manifestaciones clínicas aparecen entre 10 y 15 días después de la picadura del mosquito. El principal síntoma que presentan las personas con paludismo es fiebre superior a 38 °C intercalada con períodos donde la temperatura será normal.

Además, también puede haber ictericia (coloración amarillenta de piel y mucosas), escalofríos y sudoración profusa, dolores musculares, nauseas y vómitos, debilidad generalizada y convulsiones en los casos severos.

Tratamiento

El tratamiento de la infección variará en dependencia de la especie que la esté causando. Teniendo en cuenta que los agentes etiológicos más frecuentes son P. vivax y P. falciparum, el tratamiento estará basado en el uso de cloroquina en combinación con primaquina.

Cuando se sospeche de resistencia a la cloroquina, la misma se podrá combinar con algunos derivados de artemisina, con antibióticos (doxiciclina o clindamicina) o con mefloquina y artesunato. Además, es posible que se necesite la administración líquidos intravenosos en muchas ocasiones.

Dengue

Otra de las enfermedades más comunes transmitidas por mosquitos es el dengue. Esta infección es producida por el virus del dengue que pertenece a la familia Flaviviridae. El mismo tiene 4 serotipos distintos llamados DEN-1, DEN-2, DEN-3 y DEN-4.

Este virus es transmitido por los mosquitos del género Aedes, en gran parte por la especie Aedes aegypti. Esta es una enfermedad característica de países tropicales y subtropicales. Sin embargo, según estudios de la OMS, se han presentado casos alrededor del mundo y se contabilizan hasta 390 millones de infecciones al año.

Síntomas

El período de incubación del virus dentro del cuerpo humano puede variar entre 4 y 10 días después de la picadura. El principal síntoma presentado es fiebre de más de 40 °C, continua y sin predominio horario.  En ciertas ocasiones, también hay un sarpullido corporal e inflamación de los ganglios linfáticos.

  • Dolor en los músculos, huesos y articulaciones.
  • Debilidad en el cuerpo.
  • Dolor detrás de los ojos.
  • Náuseas y vómitos.

Tratamiento

En la actualidad no existe un tratamiento específico para el dengue, por lo que la opción terapéutica estará orientada a tratar los síntomas. El principal medicamento utilizado es el acetaminofén o paracetamol para disminuir la fiebre, además de una adecuada reposición de líquidos.

Los síntomas, y la infección en sí, suelen remitir en un período entre 2 y 7 días. No obstante, si existe alguna complicación, deberá mantenerse bajo vigilancia médica constante.

Fiebre amarilla

Esta es una de las enfermedades transmitidas por mosquitos más peligrosas y mortales que hay. La misma es bastante común en América Latina y África Subsahariana. Es causada por el virus de la fiebre amarilla que pertenece a la familia Flaviviridae.

La fiebre amarilla es transmitida, en gran parte, por mosquitos del género Aedes, en específico por la especie Aedes aegypti. Aunque aquellos pertenecientes al género Haemogogus también son capaces de transmitirla.

Dicha infección debe su nombre a la ictericia que presentan algunos pacientes, por lo que su piel puede tornarse amarilla. El 15 % de los infectados llega a desarrollar complicaciones graves y, en promedio, la mitad de ellos fallece en un plazo de 7 a 10 días.

Síntomas

Los síntomas de la enfermedad pueden presentarse entre 3 y 6 días después de la picadura del mosquito. Resulta conveniente dividirla en dos fases: una aguda y otra tóxica. Cada una tendrá una sintomatología diferente.

  • Fase aguda: este es el período inicial de la enfermedad y los pacientes presentan fiebre, dolores musculares, náuseas, vómitos y pérdida del apetito. No obstante, desaparecen entre 3 y 4 días los signos.
  • Fase tóxica: una pequeña porción de los pacientes pueden entrar en la fase tóxica después de haber remitido los síntomas de la fase aguda. En este punto existe un compromiso sistémico, por lo que se produce falla hepática, insuficiencia renal y daño cardíaco.

Tratamiento

Por desgracia, no existe un tratamiento antivírico específico para la fiebre amarilla. No obstante, una atención inmediata reduce el riego de complicaciones. De esta manera, es necesario atacar todos los síntomas de forma temprana, por lo que se debe disminuir la fiebre y tener una reposición de líquidos adecuada.

Existe una inmunización para la prevención. En este sentido, una sola dosis de la vacuna es suficiente para conferir inmunidad y protección de por vida.

 

Zika

Test para virus zika.
El zika ha tenido brotes recientes que recalcaron su importancia en la epidemiología actual.

El zika es una infección viral descubierta en la década de 1940. La misma es causada por un flavivirus y transmitida por mosquitos del género Aedes. Dicha enfermedad es común en países con climas tropicales de América Latina, África y Asia.

Síntomas

La sintomatología de esta en enfermedad es muy leve. De hecho, la mayoría de los pacientes son asintomáticos. En aquellos casos en los que la presentación clínica es evidente, los síntomas suelen aparecer entre 3 y 14 días después de la picadura del mosquito con fiebre leve, erupciones cutáneas, dolores articulares y musculares, debilidad generalizada y ojos enrojecidos.

Por otro lado, se han reportado pocos casos donde el virus del zika está relacionado con daños a los nervios periféricos y con la aparición del síndrome de Guillain-Barré.

Tratamiento

Debido a que los síntomas no son graves, no es necesario un tratamiento en específico. Con tan solo disminuir la fiebre y reducir los dolores musculares será suficiente. Además, la sintomatología remite de forma espontánea al cabo de una semana.

Chikungunya

Esta es una infección causada por el virus del chikungunya y es transmitida por los mosquitos Aedes aegypti. No obstante, otras especies del mismo género también pueden ser portadores del virus.

La palabra chikungunya proviene de África y su traducción literal es ‘doblado del dolor’. Esto se debe a los fuertes dolores musculares que causa. Antes del 2013, la patología solo se encontraba en Asia, África, Europa y el Océano Índico. Sin embargo, a finales de ese año se reportaron varios brotes en países de América Latina y el Caribe.

Síntomas

Los síntomas del chikungunya no suelen variar mucho respecto a los producidos por otras enfermedades transmitidas por mosquitos. En este sentido, entre 3 y 7 días después de la picadura de un mosquito infectado los pacientes pueden presentar la siguiente sintomatología:

  • Fiebre elevada: superior a 39 °C.
  • Dolores: musculares y articulares severos con cefalea.
  • Inflamación: en las articulaciones y los ganglios linfáticos.
  • Erupciones cutáneas.

Tratamiento

Al igual que sucede con el zika, esta enfermedad no tiene un tratamiento específico y los síntomas suelen remitir al cabo de una semana. No obstante, se recomienda beber mucho líquido, guardar reposo y disminuir la fiebre con diversos antipiréticos como el paracetamol.

Fumigación en las casas.
La fumigación de los hogares y de los ambientes laborales se impone en zonas con alta circulación de estas enfermedades

¿Cómo prevenir las enfermedades transmitidas por mosquitos?

Si te encuentras en países con climas tropicales donde estas enfermedades son endémicas, lo más recomendable es el uso constante de repelente. Además, el empleo de mosquiteros durante la noche evitará que los mismos te piquen mientras duermes. En el caso específico de la fiebre amarilla, hay que poseer las vacunas al día.