¿Qué es el criptorquidismo o testículos no descendidos?

¿Qué es el criptorquidismo o testículos no descendidos?

El criptorquidismo se puede dar en un testículo o ambos y suele presentarse en el momento de nacimiento. La mayoría de los casos remiten por sí solos en menos de un año.

¿Qué es el criptorquidismo o testículos no descendidos?
  • ¿Qué es la esquizofrenia paranoide? Síntomas y causas
  • ¿Qué es la enfermedad por arañazo de gato y cómo se detecta?
  • Acrocordones: causas y factores de riesgo

El criptorquidismo o criptorquidia es un trastorno caracterizado por un descenso incompleto de uno o ambos testículos a través del canal inguinal hacia el escroto. Según fuentes especializadas, hablamos de la patología cuando el testículo se encuentra permanentemente ausente de la bolsa escrotal a los seis meses de edad o más.

La prevalencia de esta condición, es decir, el número de pacientes afectados en una población dada, se calcula en un 3 % a 5 % en niños recién nacidos a término. Este valor puede aumentar hasta un 30 % en infantes prematuros. Si quieres saber más sobre el criptorquidismo y sus características, continúa leyendo.

¿Qué puede provocar que los testículos no desciendan adecuadamente?

Tal y como indican portales profesionales como la Clínica Mayo, las causas de la criptorquidia aún no están del todo claras. La etiología de la enfermedad se atribuye tanto a factores ambientales (condiciones maternas, fetales y exposición a agentes químicos) como genéticos y síndromes que cursan con malformaciones.

El criptorquidismo se reparte de la siguiente manera en infantes de todo el mundo:

  • Un 3 % al 5 % de los niños nacidos a término tienen criptorquidia.
  • Hasta un 45 % de los infantes prematuros llegan al mundo con los testículos sin descender.
  • A los tres meses de edad, este valor se reduce a un 1 % o 2 %.
  • Solo un 1 % de los niños presentan criptorquidismo al año de edad.

Además de todos estos datos, resulta interesante conocer que el 10 % de los pacientes presentan ambos testículos sin descender, es decir que la mayoría de los cuadros clínicos son unilaterales. Sea como fuere, estamos ante una patología ligada a los infantes que nacen antes de tiempo.

Recién nacido prematuro.
La prematurez se asocia a los testículos no descendidos con frecuencia.

Quizás te pueda interesar: Pubertad precoz, causas y tratamiento

¿A quiénes afecta el criptorquidismo?

Esta patología está relacionada con el momento y la condición del nacimiento. Los grupos de riesgo proclives a sufrir criptorquidismo son los siguientes:

  • Niños con bajo peso al nacer, es decir, con menos de 2500 gramos de masa corporal.
  • Nacimiento prematuro.
  • Antecedentes familiares de criptorquidia u otros problemas de índole testicular.
  • Condiciones fetales durante el embarazo que puedan dificultar el desarrollo.
  • Uso de alcohol, tabaco u exposición a ciertos químicos por parte de la madre durante el embarazo.

Síntomas y posibles complicaciones

El síntoma único y obvio es la ausencia de uno o de los dos testículos en el escroto. En el 80 % de los casos los testículos no visibles son palpables, mientras que en el 20 % restante están tan retraídos que no se pueden llegar a tocar. Aún así, cabe destacar que la mayoría son transitorios y se solucionan a los seis meses de vida.

Por desgracia, tal como indica la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, los testículos no descendidos tienen más probabilidades de desarrollar cáncer. Además de esto, una incorrecta temperatura del esperma (debido a la cercanía al cuerpo) puede traducirse en problemas de fecundidad.

¿En qué consiste la reparación de los testículos no descendidos?

El objetivo de la intervención en pacientes con criptorquidismo es descender el testículo que no lo hizo de forma natural en su momento. Según fuentes ya citadas, se pueden tomar distintos caminos para abordar la patología. Entre ellos encontramos los siguientes:

  • Tratamiento con hormonas: las inyecciones de B-HCG o testosterona pueden provocar el descenso testicular del infante.
  • Prótesis testiculares y soluciones salinas: ideales para los casos en los que el paciente pierde completamente uno o ambos testículos.
  • Cirugía: nos extenderemos más profundamente en este método en las siguientes líneas.

Procedimiento quirúrgico y riesgos

El procedimiento quirúrgico que busca hacer descender los testículos dentro del escroto se denomina orquidopexia. El cirujano llevará con cuidado el testículo a su lugar y lo coserá, fijándolo. Según el portal Stanfords Children Health, esta operación tiene un 98 % de probabilidades de éxito.

Entre los posibles riesgos de la misma encontramos los siguientes:

  • Lesión en los vasos espermáticos y atrofia testicular.
  • Hemorragia durante el acto quirúrgico, el posoperatorio o ambos.
  • Aparición de una hernia inguinal.
  • Infección bacteriana debida al procedimiento.
  • Apertura de la herida durante la recuperación que requiere de una segunda intervención.

Recuperación

El paciente deberá permanecer en reposo durante 2 a 3 días después de la intervención y abstenerse de realizar ejercicios físicos durante al menos un mes para proteger las suturas. Además, una vez retirado el vendaje, el proceso de higienización en la zona de la incisión quirúrgica se practica dos veces por día.

Esto se hace con el fin de evitar infecciones indeseadas. Los puntos aplicados durante el cosido se caen solos, por lo que no es necesario acudir al médico para su extracción.

Madre consume alcohol durante el embarazo.
El consumo de tóxicos durante el embarazo es otro factor de riesgo para la criptorquidia.

Descubre más: 13 factores que pueden causar un parto prematuro

El criptorquidismo tiene solución

Que un niño nazca con uno o ambos testículos sin descender no suele ser un motivo de preocupación, pues hasta el 99 % de los casos se solucionan por sí solos en menos de un año. Aun así, en los pacientes que no se recuperen el tratamiento hormonal o la cirugía son opciones seguras y excelentes.

El criptorquidismo o la criptorquidia tiene solución en casi todos los casos, toque pasar por quirófano o no. Por ello, si eres padre y ves que tu hijo tiene un testículo sin descender no te preocupes; es casi seguro que no afectará su estilo de vida y podrá desarrollarse de forma normal tras el tratamiento pertinente.