Qué es la eufrasia y para qué se usa

Qué es la eufrasia y para qué se usa

El uso tradicional de la eufrasia es el tratamiento de problemas oculares leves. Descubre lo que dice la ciencia al respecto, así como si puede beneficiar a otras partes del cuerpo.
Qué es la eufrasia y para qué se usa

La eufrasia es una planta anual que mide entre 5 a 25 centímetros de altura. Originaria de Europa, Asia y América del Norte, tiene hojas dentadas de forma ovalada y flores blancas con rayas moradas y manchas amarillas en el centro.

Durante siglos, la medicina tradicional ha utilizado la eufrasia para el alivio de diferentes afecciones oculares leves como el enrojecimiento y la irritación. Del mismo modo, podría promover la salud de la piel y disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Te mostramos en detalle todo lo que debes saber.

Usos y beneficios de la eufrasia

Uno de los usos comunes de la eufrasia es el alivio de la rojez ocular y otras afecciones de los ojos.

En griego, Euphrasia significa «alegría» y hace referencia a lo que sienten las personas cuando  esta hierba alivia el malestar que padecen en los ojos. Descubre otros posibles beneficios a continuación.

Es fuente de compuestos vegetales

La eufrasia es rica en compuestos vegetales como la luteolina y la quercetina. De acuerdo a un estudio publicado en Central European Journal of Immunology, estos flavonoides pueden inhibir los mastocitos, es decir las células inmunitarias capaces de liberar histamina, un compuesto que provoca síntomas de la alergia como la secreción nasal y los ojos llorosos.

Ahora bien, se cree que la eufrasia ha sido usada de forma tradicional en el tratamiento de la rinitis alérgica, también conocida como la fiebre del heno, debido a estas propiedades antihistamínicas. Sin embargo, aún se necesita más investigación.

Por otro lado, existe evidencia científica de que la eufrasia contiene aucubina, un compuesto químico que forma parte del grupo de los iridoides y destaca por sus efectos en la salud.

Según un estudio en probeta, la aucubina puede reducir las cicatrices causadas por un ataque cardíaco. Esto es esencial, ya que estas afectan la capacidad de bombeo del corazón.

Asimismo, una investigación en roedores encontró que este compuesto minimiza la cicatrización del tejido cardíaco después de un infarto, lo que se debe a una reducción en el daño oxidativo provocado por los radicales libres. No obstante, aún se requieren más estudios.

Lee también: Histamina: síntesis, liberación y funciones

Puede aliviar problemas oculares leves

El nombre de la eufrasia hace referencia a sus beneficios para la salud ocular y, a pesar de ser unos de los más estudiados, la evidencia aún es limitada. Descúbrelo a continuación.

Una investigación publicada en Balkan Medical Journal demostró que el extracto de eufrasia puede contribuir a controlar la inflamación en las células de la córnea.

De manera similar, un estudio en probeta arrojó que unas gotas para los ojos con eufrasia y manzanilla ayudaron a proteger las células de la córnea de la inflamación y el daño ocasionado por el sol.

Finalmente, un ensayo clínico en 65 adultos con inflamación ocular relacionada a la alergia al polen, el viento, el polvo, las infecciones y la fatiga ocular encontró que usar gotas para los ojos que contenían eufrasia y extractos de rosa alivió por completo el enrojecimiento, la hinchazón, el ardor y las secreciones pegajosas de los ojos en aproximadamente el 81 % de los participantes.

También se evidenció que los demás participantes experimentaron mejoras notables. Sin embargo, se necesitan investigaciones en humanos que certifiquen la eficacia de la eufrasia para tratar la irritación y la inflamación ocular.

Del mismo modo, no existen estudios que avalen si puede aliviar los síntomas de enfermedades oculares como la degeneración macular, las cataratas y el glaucoma.

Otros beneficios de la eufrasia

Además de mejorar la salud de los ojos, la eufrasia podría beneficiar otras partes del cuerpo. Estas son algunos de sus usos habituales más extendidos:

  • Promovería la salud de la piel. Según un estudio publicado en International Journal of Molecular Sciences, la eufrasia puede prevenir el daño solar de la piel debido a que combate a los llamados radicales libres. Cabe destacar que este daño promueve la aparición de arrugas y aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de piel.
  • Disminuiría los niveles de azúcar en la sangre. Una investigación publicada en Fitoterapia sugirió que administrarle un extracto oral de hojas de eufrasia a roedores con diabetes disminuyó sus niveles de azúcar en sangre en un 34 % en 2 horas. Por otro lado, el extracto no afectó los niveles de glucosa en los roedores sin diabetes.
  • Combatiría las bacterias dañinas. Un estudio de laboratorio encontró que los compuestos vegetales de la eufrasia pueden inhibir el crecimiento de las bacterias asociadas a las infecciones oculares, como la Staphylococcus aureus y la Klebsiella pneumoniae.
  • Protegería la salud del hígado. De acuerdo a una investigación en animales y probeta, la aucubina presente en la eufrasia protegería al hígado del daño causado por los radicales libres.
  • Disminuiría los resfriados y la tos. De forma tradicional, la eufrasia ha sido utilizada para aliviar los resfriados, la tos y la sinusitis.

¿En qué presentaciones se encuentra?

La eufrasia se puede encontrar en varias presentaciones, bien sea como té de hierbas, extracto líquido, gránulos homeopáticos, cápsulas y gotas para los ojos.

Posibles efectos secundarios

Las personas que padecen de diabetes deben consultar con su médico antes de utilizar la eufrasia.

Se debe ser cuidadoso con la forma en la que se utiliza la eufrasia para aliviar las afecciones de la visión. A pesar de la popularidad de los enjuagues de ojos caseros para aliviar la fatiga ocular, estos no son seguros. Por el contrario, podrían causar una infección.

En ese sentido, se recomiendan las gotas para los ojos estériles. Sin embargo, si pasaste por una cirugía ocular o usas lentes de contacto, debes consultar con el oftalmólogo antes de aplicarte las gotas.

Asimismo, debes consultar con tu médico si tomas medicamentos para la diabetes. Esto se debe a que algunos estudios sugieren que la eufrasia puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre.

Dado que tampoco se ha probado en mujeres embarazadas o lactantes, estas deben evitarlo. Por último, ten presente que la eufrasia no es un tratamiento certificado para ninguna condición o enfermedad, por lo que no debe sustituir a ningún medicamento recetado.

Dosis y recomendaciones

Si bien no hay una dosis establecida, algunos productos manejan cantidades dependiendo de la presentación. Estas son algunas de ellas:

  • Té: entre 1 y 2 cucharaditas (2 a 3 gramos) de eufrasia seca o 1 bolsita de té por taza de agua hervida (237 mililitros). Dado que el té suele tener un sabor un poco amargo, considera endulzarlo si así lo prefieres.
  • Extracto líquido: entre 1 y 2 mililitros, 3 veces al día máximo.
  • Gránulos homeopáticos: entre 3 y 5 gránulos disueltos bajo la lengua al día con una concentración de 30c.
  • Cápsulas: entre 400 a 470 miligramos por cápsula, de 2 a 3 veces al día.
  • Gotas para los ojos: 1 o más gotas por ojo, según sea necesario, 3 a 5 veces al día.

Descubre: Las infecciones más comunes en los ojos

¿Es la eufrasia efectiva para la salud visual?

La eufrasia es una planta de tamaño pequeño oriunda de Europa, Asia y América del Norte. Destaca por sus flores blancas con vetas moradas y el centro de color amarillo.

Del mismo modo, su nombre hace referencia al beneficio por el que es conocida: promover la salud de ojos. En griego, Euphrasia significa alegría y está asociada al sentimiento que experimentan las personas después de que la hierba alivia el malestar de sus ojos.

Por otro lado, si bien es cierto que ha sido utilizada durante siglos para aliviar las afecciones oculares, no todos sus beneficios han sido avalados por la ciencia, por lo que no puedes sustituir ningún tipo de tratamiento recetado por las diferentes presentaciones de esta planta.

Causas y sencillos remedios para los ojos rojos

¿Se te inflaman los ojos a menudo? ¿Te levantas con los ojos rojos? No te preocupes, te explicamos por qué ocurre y te damos sencillos remedios. Leer más »