¿Qué es la leptospirosis?

¿Qué es la leptospirosis?

Las enfermedades zoonóticas son las que se transmiten de animales a humanos. Entre estas, la leptospirosis es la patología más extendida en el mundo. ¿En qué consiste? ¿Cuáles son sus síntomas? ¡Descúbrelo!

  • La mala circulación y los pies fríos
  • Psoriasis en gota (guttata): causas y tratamientos
  • Ictus cerebral: síntomas, causas y tratamiento

La leptospirosis es una enfermedad zoonótica que se desarrolla debido a la infección por una bacteria llamada leptospira. Según información publicada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), cada año se presentan alrededor de 500 000 casos de esta enfermedad en todo el mundo.

La transmisión entre humanos es poco frecuente; en general, la infección ocurre cuando hay contacto con la orina de animales infectados, o bien, con entornos contaminados con la misma. Para saber más al respecto, a continuación detallamos más sobre el patógeno y sus riesgos.

Conociendo al patógeno que causa la leptospirosis

En primer lugar, y como viene siendo habitual, es conveniente conocer al microorganismo que causa esta enfermedad. La bacteria en cuestión es la leptospira interrogans, del orden de los espiroquetales.

Debido a su forma alargada, retorcida y con flagelos en gancho en ambos extremos, puede dar la percepción errónea de que se trata de un gusano microscópico.

Sin embargo, son organismos procariotas, es decir, solo presentan una célula, por lo que su complejidad estructural es menor que la de cualquier anélido.

Observar bacterias
La bacteria conocida como leptospira interrogans es la causante de la leptospirosis.

Un ciclo biológico complejo

La bacteria leptospira tiene como reservorios principales a los mamíferos salvajes, tales como los castores, los zorros o los mapaches. La transmisión es sencilla, pues basta con poner en contacto una herida o mucosa con la orina del animal infectado.

Puede parecer complejo llegar a entrar en contacto con esta, pero en países tropicales, ratas o ratones urbanos pueden infectar a animales domésticos, y estos a su vez a las personas.

Así pues, el ser humano sería un hospedador accidental de la bacteria parásita en cuestión; no está dentro de su ciclo vital, pero le causa un cuadro clínico.

Para saber más: Las diferencias entre virus y bacterias.

¿Cómo se origina la leptospirosis?

Como ya hemos adelantado, hay altas probabilidades de contraer leptospirosis en zonas infectadas, ya que se transmite por la orina y puede permanecer activa en el agua o en la tierra por más de cuatro semanas. 

Según la información de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, las personas pueden contraer la enfermedad al tener contacto con agua o tierra que ha sido ensuciada con orina contaminada. Asimismo, existen riesgos por el contacto directo con animales infectados.

Una vez entra en el organismo a través de las zonas mucosas o de heridas superficiales, se multiplica de manera transitoria en diversas partes del cuerpo, hasta asentarse de forma definitiva en los riñones y el hígado.

Cuadro clínico

El periodo de incubación suele rondar de la semana a los 12 días, y en esta primera fase se observan síntomas similares a los del resfriado común. En función de la gravedad y del serotipo de la bacteria, la enfermedad puede prolongarse en el tiempo con síntomas más severos. Los mismos pueden incluir lo siguiente:

  • Rigidez de la nuca.
  • Insuficiencia renal.
  • Ictericia.
  • Dificultad para respirar.

La enfermedad dura desde unos días hasta semanas, de acuerdo con la gravedad de cada caso. Aunque, para la tranquilidad de todos, la mayoría de los pacientes diagnosticados no van más allá de la primera fase; presentan molestias leves o son asintomáticos.

De nuevo, las personas con un sistema inmune debilitado, ancianos o con patologías asociadas suelen ser más vulnerables a la enfermedad, pues permiten una mayor reproducción bacteriana en su interior, lo que dificulta su eliminación.

Con todos los datos que hemos visto expuestos, es natural sospechar cuáles son los grupos más propensos a contraer la enfermedad: las comunidades de países de ingresos bajos con acceso a aguas infectadas.

  • Un acto tan sencillo como que un mamífero salvaje infectado orine sobre un pozo de agua es motivo suficiente para causar una endemia (episodios de la enfermedad localizados en áreas pequeñas) por leptospirosis.
  • Las inundaciones también promueven la expansión de esta bacteria, pues se pueden generar mezclas de aguas y aumentar el contacto de la corriente hacia suelos contaminados.
Mujer con enfermedad infecciosa
En su primera fase, la leptospirosis cursa con síntomas similares a los del resfriado común.

También te puede interesar: ¿Qué son los gérmenes y dónde se encuentran?

¿Hay que preocuparse por esta enfermedad?

En principio no. Si bien es cierto que es la enfermedad zoonótica más extensa del mundo, y se presenta tanto en países desarrollados como en desarrollo, su incidencia es mayor en zonas tropicales con bajo control sobre los recursos hídricos.

A nivel individual, personas que trabajan con ganado o animales salvajes, agricultores, entre otros, son grupos de riesgo. No obstante, con una serie de precauciones no tienen porqué verse afectados por la enfermedad. Al fin y al cabo, la bacteria no entra en el cuerpo a menos que las manos sucias entren en contacto con las zonas mucosas, o que se consuma agua contaminada.