¿Qué es la pilocarpina oftálmica y cuándo se recomienda?

¿Qué es la pilocarpina oftálmica y cuándo se recomienda?

El uso de pilocarpina ocular en enfermedades como el glaucoma puede diminuir el daño al nervio óptico y prevenir la pérdida de la visión. Se trata de un medicamento seguro y con pocos efectos secundarios.
¿Qué es la pilocarpina oftálmica y cuándo se recomienda?

El globo ocular puede verse afectado por una gran cantidad de enfermedades diferentes. Por fortuna, existen medicamentos como la pilocarpina oftálmica que actúan a nivel local, ayudando a mejorar la patología presentada.

La pilocarpina oftálmica es un medicamento perteneciente al grupo de los agonistas colinérgicos directos. El compuesto es de gran utilidad en el glaucoma y la hipertensión ocular. De hecho, estudios demuestran que unas gotas del fármaco pueden reducir la presión intraocular hasta 1 milímetro de mercurio (mm Hg).

La sustancia en cuestión puede absorberse y distribuirse bien en el organismo, por lo que tiene efectos secundarios tanto locales como sistémicos. ¿Deseas conocer más sobre este fármaco? ¡Sigue leyendo!

¿Cómo actúa la pilocarpina oftálmica?

La pilocarpina oftálmica se une a un grupo de receptores del sistema nervioso autónomo llamados receptores muscarínicos. De esta manera, es capaz de imitar las funciones de un neurotransmisor llamado acetilcolina y generar efectos parasimpáticos.

El medicamento se une a los receptores muscarínicos M3 en el globo ocular. Los receptores están ubicados en el músculo ciliar y en el músculo constrictor de la pupila. La unión del fármaco a los receptores aumentará la concentración de iones de calcio dentro de las células, lo que generará la contracción muscular.

La contracción del músculo ciliar llevará a la acomodación del cristalino, lo que facilita el flujo de un líquido contenido en el ojo llamado humor acuoso. El aumento del flujo y la reabsorción del humor acuoso es lo que disminuye la presión intraocular. Los receptores M3 también se encuentran en las glándulas salivales, por lo que la pilocarpina aumentará la producción de saliva.

¿Cuándo se recomienda?

El uso de pilocarpina oftálmica está recomendado en todas aquellas patologías que involucren un aumento de la presión intraocular. Una de las principales indicaciones es la presencia de glaucoma, bien sea de ángulo abierto o cerrado. La disminución de la presión intraocular ayudará a evitar el daño en la retina y la pérdida de la visión.

La hipertensión ocular es otra de las patologías que se pueden tratar con la aplicación de pilocarpina oftálmica. La misma es una enfermedad caracterizada por un aumento en la presión del ojo de origen desconocido. La tensión ocular alta puede aparecer por diversos factores, desde el uso prolongado de esteroides hasta una cirugía.

La pilocarpina oftálmica también se puede emplear en ciertos casos en los que sea necesario contraer la pupila. Además, puede ser útil en el tratamiento de ciertas afecciones de la capacidad visual de las personas.

Glaucoma revisado en un hombre mayor.
La pilocarpina puede reducir la presión ocular, por lo que es útil en el tratamiento y abordaje del glaucoma.

¿Cómo se usa la pilocarpina oftálmica?

Ante de iniciar el tratamiento con pilocarpina oftálmica, las personas deben comentar con su médico todas las patologías que puedan tener. También es importante informar sobre las alergias a los medicamentos o alimentos para evitar algún tipo de reacción cruzada.

La sustancia suele comercializarse en forma de líquido o en gel para aplicarse directamente sobre el globo ocular. Múltiples estudios plantean que la dosis diaria recomendada es de 30 miligramos, divididos entre 3 y 4 aplicaciones. No obstante, siempre hay que seguir la dosificación dada por el especialista.

La aplicación del fármaco es bastante sencilla y cualquier persona puede realizarla desde la comodidad de su hogar. Los pacientes solo deben seguir las siguientes recomendaciones:

  • Lavarse bien las manos con agua y con jabón.
  • Recostarse o estirar la cabeza hacia atrás.
  • Tirar del párpado inferior hacia abajo con el dedo índice para formar una especie de bolsa entre el párpado y el ojo.
  • En caso de gotas, acercar el gotero al ojo y arrojar las gotas necesarias en la bolsa formada. Las personas deben intentar que el gotero no toque la superficie ocular.
  • En caso de gel, sostener la punta del gel cerca del ojo y colocar una tira en el interior del párpado inferior. Al finalizar, limpiar la punta del tubo con un pañuelo.

Es importante cerrar el ojo con suavidad durante algunos minutos después de aplicar la pilocarpina oftálmica. Luego, las personas deberán retirar el exceso de líquido presente en la cara y continuar con sus actividades diarias. La aplicación del gel deben realizarse antes de dormir, por lo que al día siguiente se enjuagan los posibles restos del fármaco.

Riesgos y consideraciones

Las gotas o el gel ocular de pilocarpina son medicamentos seguros y que suelen generar pocos efectos secundarios. Las reacciones adversas presentadas tienden a ser leves y desaparecen por sí solas al cabo de unos minutos.

Dentro de los principales efectos secundarios del compuesto destacan los siguientes:

  • Picazón, ardor o escozor en los ojos.
  • Epífora o lagrimeo excesivo.
  • Enrojecimiento de los ojos y párpados.
  • Visión borrosa.
  • Cefalea o dolor de cabeza.

Existen ciertas condiciones en las que no se recomienda el uso de pilocarpina ocular, ya que puede empeorar la situación. La principal contraindicación es la alergia al principio activo.

Otras de las condiciones en las se debe tener precaución al administrar el medicamento son las siguientes:

  • Iritis.
  • Uveítis.
  • Algunos casos de glaucoma congénito.
  • Asma o problemas respiratorios.
  • Enfermedades cardiovasculares.
Iritis que contraindica el uso de pilocarpina oftálmica.
Las personas con iritis no pueden usar estas gotas ni tampoco el gel. Deben buscar alternativas con su médico tratante.

¿Cuándo ver a un médico?

Las personas deben buscar asistencia médica de forma inmediata si presentan algún síntoma severo posterior a la administración de pilocarpina ocular. Dentro de los signos de alarma que pueden aparecer destacan los siguientes:

  • Disnea o dificultad respiratoria.
  • Erupción cutánea o rash.
  • Inflamación de la lengua, los labios o la garganta.
  • Mareos severos.

La aparición de síntomas sistémicos a causa de una sobredosis de pilocarpina ocular es muy rara. Sin embargo, las personas también deben buscar atención médica en caso de los siguientes síntomas:

  • Sudoración profusa o diaforesis.
  • Vómitos y diarrea.
  • Malestar estomacal.
  • Temblores musculares.
  • Aumento en la salivación.
  • Debilidad muscular.

Un tratamiento efectivo y seguro para el glaucoma

La pilocarpina ocular es uno de los medicamentos de primera línea en el tratamiento del glaucoma. El compuesto muestra una gran efectividad a la hora de reducir la presión intraocular gracias a su unión con los receptores muscarínicos.

Por fortuna, los efectos secundarios generados son poco frecuentes y suelen desaparecer por sí solos al cabo de unos minutos. No obstante, el fármaco no debe usarse sin prescripción médica, ya que una dosis excesiva puede desencadenar efectos sistémicos graves.