Razones para no consumir estas 5 clases de pescados

Razones para no consumir estas 5 clases de pescados

Hay algunas variedades de pescados que están contaminadas con mercurio y otros metales pesados. Por este motivo, es mejor evitar su consumo. En este espacio las detallamos.

Razones para no consumir estas 5 clases de pescados
  • ¿Qué es el kamut y cuáles son sus propiedades?
  • ¿Qué son los carotenos y cuáles son sus beneficios?
  • 5 beneficios de comer huaya

Los peces, en general, se conocen por ser una importante fuente de nutrientes esenciales. Sin embargo, hay algunas especies que pueden ser transmisoras de metales pesados, o bien, de enfermedades alimentarias. ¿Conoces los pescados que no deberías consumir?

En relación a esto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que la principal fuente de exposición humana a compuestos tóxicos se da por consumo de pescados y mariscos. En concreto, estas sustancias afectan la salud y, sobre todo, representan un riesgo significativo para las embarazadas y lactantes.

Pescados que no deberías consumir: ¿cuál es la razón?

Desde hace años, se sabe que una amplia variedad de especies marinas, en particular aquellas que se encuentran en los últimos niveles de la cadena alimentaria, pueden acumular metales como el cadmio, el plomo y el mercurio que provienen de las industrias mineras, ganaderas, agrícolas, entre otras.

Las concentraciones llegan a ser tan elevadas que resultan letales. De hecho, la intoxicación masiva que ocurrió en la bahía de Minamata, Japón, a inicios de los años 50, es el caso más reconocido de envenenamiento producto del consumo de pescados con altos niveles de mercurio.

Lubina en el mercado.
La intoxicación por consumo de pescados contaminados puede ser letal. Por eso, es importante conocer las especies de mayor riesgo.

Efectos del mercurio en la salud humana

Según un estudio publicado en la revista médica de Chile, la toxicidad del mercurio de los pescados se asocia a la forma química, el tipo, la dosis de exposición y la edad en que se produce. Cuando este metal se libera en el ambiente, experimenta una serie de transformaciones y participa en ciclos entre la atmósfera, el océano y la tierra.

El 5 %, que termina en el agua (contando lagos, lagunas, humedales, esteros y océanos), es mercurio elemental y se acumula en los sedimentos. Las bacterias que habitan allí lo convierten a metilmercurio, que luego extraen los gusanos, lombrices y otros animales.

Esta es la sustancia orgánica que terminan ingiriendo los peces, y es el que manifiesta mayor toxicidad para los organismos vivos, ya que da lugar a problemas en:

  • El sistema nervioso.
  • El sistema inmunitario.
  • Los riñones.
  • El aparato digestivo.
  • Los pulmones. 
  • La piel.
  • Los ojos.

Lee también 4 alimentos tóxicos y peligrosos para el desarrollo del bebé

Pescados que no deberías consumir de forma habitual

Ahora bien, en base a lo mencionado, hay especies que pueden vivir más de 100 años, por ello, la ingesta de estas sustancias a lo largo de su vida aumenta su potencial de toxicidad.

Asimismo, hay peces de gran tamaño que terminan ingiriendo cantidades elevadas debido a que su ingesta es mayor. A continuación te contamos cuáles son los pescados que debes evitar consumir.

Caballa real (Scomberomorus cavalla)

La caballa real es un pez marino que tiene el cuerpo alargado, en forma de huso. Presenta el hocico puntiagudo y boca ancha. Además, tiene ojos grandes que se rodean de un anillo óseo cerrado. Tiene el cuerpo cubierto de escamas pequeñas, con el dorso azul verdoso brillante, con flancos en un tono verde pálido y vientre plateado.

Por lo general, mide 65 centímetros, sin embargo, los machos pueden alcanzar una longitud de hasta 2 metros. Esta especie habita en el océano Atlántico desde Canadá y Massachusetts (Estados Unidos) hasta San Paulo (Brasil).

Marlín azul (Makaira nigricans)

Se trata de una especie de Marlín que puede superar los 4 metros de longitud, aunque suele medir entre 1,80 y 3 metros. También se conoce con otros nombres, como «aguja azul » o «aguja azul del Atlántico» por el color que tiene en el dorso. Sin embargo, es blanco plateado en la zona del vientre.

Su cuerpo es alargado y presenta dos aletas dorsales. Respecto a la mandíbula superior, tiene forma de espada. Por lo general, este pez vive en aguas subtropicales y tropicales del Atlántico, incluyendo las costas de las Islas Canarias.

También se encuentra en el océano Pacífico y en el Índico. Las hembras pesan hasta 450 kilogramos, mientras que los machos no superan los 160 kilogramos.

Reloj anaranjado (Hoplostethus atlanticus)

​Este pez de mar habita el este y noroeste del océano Atlántico, sur del océano Pacífico y océano Índico. Su cuerpo es ovalado y notablemente comprimido. A su vez, tiene la cabeza grande, los ojos pequeños y los dientes diminutos. Presenta un color naranja oscuro en el cuerpo y rojo en la cabeza.

Habita en profundidades de 180 a 1500 metros, y se captura como especie incidental con redes de arrastre de fondo mixtas. El reloj anaranjado es el pez más longevo conocido, ya que se estima que alcanza los 180 años.

Reloj anaranjado (Hoplostethus atlanticus)
El consumo de pescados contaminados con mercurio es una causa frecuente de intoxicación alimentaria.

Bacalao común (Gadu morhua)

El bacalao común, también conocido como «bacalao del Atlántico» o «bacalao de Noruega» es una de las 60 especies de peces migratorios. Habita en el océano Atlántico Nordeste, desde el mar de Barents hasta del Golfo de Vizcaya, incluidas las aguas de Islandia, Groenlandia y el Mar Báltico.

Por lo general, tiene tamaño pequeño, aunque algunos ejemplares alcanzan los 2 metros de largo y pesan hasta 100 kilogramos. Se alimentan de otros peces como el arenque o la sardina. Se encuentra a 600 metros de profundidad.

Atún de ojos grandes (Thunnus obesus)

El atún de ojos grandes es una de las especies en las que puede haber cantidades considerables de mercurio. Cabe resaltar que no sucede lo mismo con el atún mediterráneo. Esta variedad también se conoce como «atún patudo», «ojigrande», «albacora», «tuna», entre otros.

Habita en zonas tropicales y subtropicales del Atlántico, del Índico y del Pacífico, pero es ausente en el mar Mediterráneo. Llega a medir como máximo 2,50 metros, pero por lo general alcanza los 1,80 metros a una edad aproximada de 15 años.

Lee también ¿Qué pescados no tienen anisakis?

No debes consumir estos pescados

Estas son algunas especies que pueden acumular metales pesados en exceso, sobre todo, metilmercurio. Cabe resaltar que existen otros peces que lo contienen, pero a menudo este aporte no resulta significativo.

Asimismo, quienes son más vulnerables a estas sustancias tóxicas son las mujeres en edad reproductiva, las gestantes, las nodrizas y los niños menores a 2 años, dado los efectos negativos que tienen estos compuestos en la salud. Por supuesto, eso no quiere decir que no afecte a otros grupos poblacionales.

Recuerda que comer cantidades moderadas de algunos de los pescados descritos no dañará tu salud. Así pues, puedes hacerlo de forma ocasional sin caer en los excesos.