Tatuajes temporales: qué son y cuáles son sus riesgos

Tatuajes temporales: qué son y cuáles son sus riesgos

Los tatuajes temporales son vistosos y divertidos para ser lucidos en diversas ocasiones. Sin embargo, pueden tener sus riesgos. Te contamos cuáles son.
Tatuajes temporales: qué son y cuáles son sus riesgos

La moda de los tatuajes temporales forma parte de las actuales tendencias de decorar el cuerpo con diferentes elementos. Y hay varias formas de hacerlo.

A diferencia de los permanentes, los tatuajes temporales no involucran el uso de agujas ni causan heridas, sino que son más superficiales. Por esta razón, podría pensarse que no conllevan riesgos ni efectos secundarios. Pero no es así.

Diferencias entre tatuajes temporales y permanentes

Los tatuajes temporales son diseños decorativos, pintados en la piel, utilizando diversos tipos de tintas, que solo penetran la capa más superficial. Aunque pueden ser igual de vistosos y llamativos.

Se les llama así porque su duración es de unos días a pocas semanas. A diferencia de los que se hacen con agujas, en los que se inyecta la tinta en capas más profundas de la piel para plasmar el diseño.

Entre las principales diferencias de una y otra forma de tatuarse tenemos a las siguientes:

  • En general, todo el proceso con los temporales es más fácil, rápido y menos doloroso.
  • No requieren de los cuidados de los tatuajes permanentes.
  • El hecho de que los tatuajes temporales no permanezcan en la piel es una ventaja, ya que no se necesita aplicar ningún procedimiento para borrarlos.
  • Adicionalmente, la persona puede usarlo para probar cómo se vería con un determinado diseño. Luego, si lo desea, puede hacerlo de manera definitiva.
  • Para los temporales no se necesita acudir a un artista profesional. Incluso, la persona puede hacerlo sola en casa.
  • Por último, el permanente suele ser mucho más costoso, tanto en la inversión inicial como en los cuidados posteriores.
Elaboración de un tatuaje.
El tatuaje permanente perdurará en la piel para siempre. La decisión de hacerlo debe estar bien tomada.

Distintos tipos de tatuajes temporales

Dependiendo de los materiales que se usen, hay varios tipos de tatuajes temporales. En primer lugar, se tienen los de calcomanía; son diseños autoadhesivos que vienen listos para colocar. A veces, solo hay que humedecer un poco y ya está.

En segundo lugar, están los elaborados con tintas naturales. Pueden adquirirse los kits para hacer este tipo de tatuajes temporales, incluyendo plantillas con motivos genéricos.

Por último, se tienen los de henna negra, que son de los más utilizados, debido a que el color resultante es intenso. Este colorante proviene de la planta Lawsonia inermis, que posee aplicaciones medicinales también.

¿Qué tener en cuenta para hacer un tatuaje temporal?

Lo recomendable es acudir siempre a un profesional. Él sabrá hacer un mejor trabajo, ofreciendo variedad de diseños y aconsejando para evitar que ocurran problemas.

Pero si quieres hacerte el tatuaje temporal en casa, puedes tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

  1. Lo primero es escoger la zona donde sea más sencillo trabajar. Si vas a hacerlo en la espalda, necesitarás ayuda.
  2. Recuerda que lo mejor es comprar una tinta natural.
  3. Aplica un poco en una pequeña zona de la piel, para asegurarte de que no vaya a causar una reacción.
  4. Luego debes limpiar, lavar y secar bien, para que la tinta se fije. También se recomienda rasurar e incluso exfoliar.
  5. Pega la plantilla del diseño que has escogido y sigue las líneas con el utensilio incluido en el kit.
  6. Trata de no aplicar más tinta de la cuenta.
  7. Espera que seque bien antes de mojar esa zona. Puedes usar polvos de talco para ayudar en esta tarea. Pero evita lavarte con jabones fuertes si quieres que el tatuaje dure un poco más.
  8. Puedes aplicar vaselina para proteger el dibujo.

Riesgos y efectos secundarios de los tatuajes temporales

Si bien el hecho de no usar agujas reduce las posibilidades de infección, los tatuajes temporales no están exentos de riesgos, ya que igual pueden ocasionar reacciones alérgicas y otros problemas en la piel. Esto ocurre incluso con las calcomanías, que son muy populares entre los niños.

Al respecto, según un estudio realizado por la Universidad de Granada (UGR), estas pegatinas pueden afectar la función de la barrera epidérmica protectora. En la investigación se compararon los efectos dermatológicos de los tatuajes temporales adhesivos y de los permanentes. Las calcomanías resultan más perjudiciales en cuanto a variables como hidratación del estrato córneo y capacidad antioxidante.

Si bien los permanentes tienen otros riesgos, como las infecciones y los problemas de cicatrización, no provocan tales efectos cutáneos adversos. De hecho, se considera que la piel tatuada y la no tatuada pueden transpirar igual.

Por otra parte, también se ha advertido acerca de los riesgos de la henna negra para tatuajes temporales. Esta tinta, a pesar de ser de origen natural, tiene un alto contenido de parafenilendiamina, una sustancia prohibida por el Consejo de Salud de la Unión Europea.

Asimismo, según la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), la henna negra puede causar reacciones alérgicas cutáneas graves y sensibilización permanente.

Ahora bien, todo esto puede ocurrir también con otras tintas, en las que se han encontrado sustancias nocivas (metales pesados y aminas). Entre los efectos observados se mencionan los siguientes:

  • Comezón.
  • Ampollas.
  • Supuración.
  • Enrojecimiento.
  • Despigmentación

De manera particular, se considera que los niños son más susceptibles a experimentar dichas consecuencias. Así lo establece una investigación publicada por la Asociación Española de Pediatría (AEP).

Tatuaje temporal en brazo de niña.
En los niños el riesgo es mayor. Estos tatuajes alteran la barrera cutánea.

Medidas de precaución a considerar

Los tatuajes, sean temporales o permanente, no están exentos de complicaciones. Por ende, hay que tomar precauciones antes, durante y después de hacerlos.

Es oportuno recordar que la piel de los bebés y de los niños en general no es como la de los adultos, sino que puede ser más delicada. De modo que no hay que tomarse esto a la ligera.

Por otra parte, antes de hacerse un tatuaje de cualquier tipo, hay que buscar información acerca de los posibles riesgos y, sobre todo, conocer si se es alérgico a la henna o a algún componente de la tinta. De preferencia, opta por productos como la henna natural o las tintas sin químicos tóxicos.

Asimismo, en caso de no hacerlo en casa, acude a lugares que mantengan condiciones de higiene adecuadas. Certifica que el sitio esté habilitado por un organismo competente de tu zona geográfica.