Tipos de termómetros y cómo utilizarlos

Tipos de termómetros y cómo utilizarlos

Hay varios tipos de termómetros en el mercado. Aunque los más famosos son los de mercurio, en la actualidad se recomiendan otras opciones más seguras y precisas. ¿Cuáles? ¡Descúbrelas!

3 tipos de termómetros y cómo utilizarlos

 

En la actualidad, hay varios tipos de termómetros disponibles en el mercado. Antes de elegir uno u otro, es importante saber cómo se utilizan y en qué se diferencian entre sí. Recordemos, además, que este elemento se emplea para tomar la temperatura corporal.

Ante la sospecha de fiebre, el uso de este dispositivo permite determinar en qué grado está la temperatura del cuerpo. Si está por encima de los 36,3 o 37,3 es un indicativo de que algo no está del todo bien en la salud. Veamos entonces cuáles son los más usados.

Tipos de termómetros y cómo utilizarlos

Idealmente, las técnicas de medición de temperatura deben ser seguras, fáciles de realizar, no invasivas, económicas y confiables. Así, a la hora de elegir cómo cuantificar la temperatura corporal, vamos a encontrar varios tipos de termómetros.

Termómetro de mercurio

Es el método de medición de temperatura corporal por excelencia, dada su confiabilidad y precisión. Está hecho de vidrio y contiene mercurio en su interior, que reacciona dilatándose al tomar contacto con el calor corporal. Presentan una escala graduada para la cuantificación, y su lectura puede resultar difícil.

Requiere tocar la piel o la mucosa (interior de la boca, por ejemplo) por 2 a 3 minutos; además, se puede emplear en la axila o recto (anal). De estos tres, el rectal es el más preciso, asimismo, es el que puede resultar más incómodo y peligroso al manipular.

Dentro de las desventajas que tiene podemos nombrar lo siguiente:

  • El tiempo prolongado que necesita de contacto con la piel.
  • La inseguridad (por tratarse de un instrumental de vidrio).
  • El hecho de contener mercurio en su interior, un elemento químico (metal pesado) peligroso para la salud dada su toxicidad.

Ya desde el 2005, la Organización Mundial de la Salud (OMS) comenzó a recomendar la utilización de termómetros alternativos por los motivos citados. A estas alturas, ya no se deberían estar utilizando; incluso, en muchos países han prohibido su venta. 

Termómetro de mercurio
En algunos países, el uso de termómetros de mercurio quedó prohibido al considerarse inseguro.

Modo de uso

  • Verificar la temperatura del termómetro antes de usarlo. Para ello, se observa si el líquido está próximo a la temperatura más baja.
  • Luego, colocar la punta metalizada debajo de la axila y mantener quieto el brazo.
  • Esperar 3 minutos, retirarlo de la axila y verificar la temperatura. El valor de la temperatura será el que se observa en el lugar donde termina el líquido.

Termometría infrarroja sin contacto 

Este termómetro mide el flujo infrarrojo (flujo de calor) de las superficies, la piel o las mucosas sin necesidad de tocarlas. Se coloca a escasa distancia de las mismas. Algunos están diseñados para ser utilizados en el interior del canal auditivo (a través de una sonda), y otros en zonas como la frente o la muñeca.

En una fracción de segundo, toma un «foto instantánea» del calor que emanan estas superficies. El método puede ser atractivo para los médicos y también para los cuidadores, sobre todo de niños, debido a la facilidad y velocidad de medición. La precisión es bastante confiable.

A grandes rasgos, es un método sencillo, rápido y confiable, que cobra mayor relevancia en cuanto a su sencillez técnica y ausencia de invasividad, sobre todo en pediatría.

Modo de uso

  • Encender el termómetro y aproximarlo a la frente, en la zona arriba de las cejas (de uno a tres centímetros de distancia).
  • Leer el valor de la temperatura que sale inmediatamente y retirar el elemento.

Termómetro digital con contacto

Cuentan con un sensor electrónico que requiere tocar el cuerpo. Presentan la temperatura registrada de manera digital. Existen aquellos para ser utilizados a nivel axilar, oral o rectal, y otros a nivel timpánico (dentro del conducto auditivo). Se lo coloca hasta escuchar el sonido de la alarma.

Su utilización es sencilla y rápida (tarda algunos segundos), así como la lectura. La medición de la temperatura es bastante confiable. Son, además, muy económicos.

Termómetro digital con contacto
El termómetro digital se ha convertido en uno de los más usados. Es seguro, eficaz y de bajo costo.

Modo de uso

  • Encender el termómetro, colocar su punta debajo de la axila y esperar algunos segundos hasta escuchar la alarma.
  • Retirar y verificar el valor de la temperatura en la pantalla.

Ver también: Cómo actuar ante la fiebre en los niños

¿Qué termómetros se recomiendan en la actualidad?

La medición de temperatura corporal es una herramienta importante no solo para llegar a un diagnóstico, sino también para seguimiento de enfermedades febriles. 

El termómetro de mercurio ha sido utilizado desde su invención en 1724, hasta la fecha. Dada su peligrosidad y el desarrollo de formas de medición alternativas, la comunidad médica comenzó a recomendar otras formas de cuantificación de la temperatura.

Así las cosas, en la actualidad están siendo reemplazados por otros tipos de termómetros, como los digitales y los infrarrojos con y sin contacto.