Tipos y grados de narcolepsia

Tipos y grados de narcolepsia

La narcolepsia es un trastorno por el cual se alteran los ciclos del sueño. Hay cinco modalidades de presentación de esta enfermedad. Algunas afectan solo la manera de dormir y otras pueden llevar incluso a la demencia.

Tipos y grados de narcolepsia
  • ¿Cómo detectar la toxoplasmosis ocular?
  • Tipos de sarcoma
  • Fotoalergia y fototoxia: ¿en qué se diferencian?

La narcolepsia, también conocida como síndrome de Gélineau, es un trastorno poco común que tiene distintos tipos y grados de presentación. Lleva a que las personas caigan dormidas de forma intempestiva. Se cree que este problema afecta a alrededor del 0,1 % de la población mundial.

El término narcolepsia fue acuñado por Jean-Baptiste-Édouard Gélineau, a finales del siglo XIX. Este investigador fue el primero en describirlo, en 1880. Le otorgó ese nombre basándose en dos raíces griegas: narkē y lepsis, las cuales unidas significan ataque de sueño.

¿Qué es la narcolepsia?

La narcolepsia se define como un trastorno neurológico crónico que provoca alteraciones en los ritmos del sueño. Su principal característica es la presencia de una fuerte somnolencia durante el día y ataques repentinos de sopor que no pueden detenerse.

Quienes padecen cualquiera de los tipos o grados de narcolepsia tienen grandes problemas para mantenerse despiertos por varias horas, sin tomar en cuenta las circunstancias en las que se encuentren. Por lo mismo, influye de manera decisiva en la calidad de vida.

En algunos casos, este trastorno aparece acompañado por una pérdida súbita del tono muscular que se define, en términos médicos, como cataplejía. Esto puede ocurrir por experimentar una emoción intensa y, en definitiva, su aparición o no es lo que define algunos tipos y grados de narcolepsia.

La enfermedad no tiene cura ni tampoco un tratamiento específico como tal. Sin embargo, hay medicamentos que ayudan a controlar esos ataques de sueño repentinos. Así mismo, los cambios en el estilo de vida pueden ser muy favorables, tanto como el soporte social y psicológico.

Mujer dormida en el trabajo
La narcolepsia es un trastorno raro donde el sueño llega en forma de ataques repentinos que no pueden manejarse.

Sigue leyendo: ¿Por qué tengo tanto sueño?

Características de la enfermedad

Las principales características de la narcolepsia son las siguientes:

  • Hay somnolencia excesiva durante el día. Se presenta disminución del estado de alerta y de la concentración. Este suele ser el primer síntoma en aparecer. Luego, surgen los ataques de sueño.
  • Cataplejía. Como ya se anotó, no está presente en todos los casos. Así mismo, no siempre se evidencia con la misma intensidad.
  • Parálisis del sueño. Es la incapacidad temporal para moverse o hablar. Se presenta, en particular, al quedarse dormido o al despertar. Suelen ser episodios breves.
  • Cambios en el ciclo del sueño REM. La fase REM es la del dormir más profundo y en la que, por lo general, hay movimiento rápido de ojos. Una persona con narcolepsia puede entrar en esta fase a cualquier hora.
  • Alucinaciones. Se llaman alucinaciones hipnagógicas si se producen antes de quedarse dormido; o alucinaciones hipnopómpicas, si ocurren al despertar. Pueden ser muy vívidas y terroríficas.

Es posible que las personas con narcolepsia tengan también otros trastornos del sueño, como apnea obstructiva, sueño fragmentado y síndrome de las piernas inquietas. Resulta paradójico, pero también pueden padecer de insomnio.

También te puede interesar: ¡Cuidado! 5 aspectos relacionados con una mala higiene del sueño

Tipos y grados de narcolepsia

Según los criterios del DSM-5 (quinta versión del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales), existen cinco tipos y grados de narcolepsia que son los siguientes:

  • Sin cataplexia y con déficit de hipocretina: en este tipo de narcolepsia hay déficit de la hormona orexina o hipocretina. Esta es una proteína que incide en el funcionamiento de las neuronas. Su función principal es la de controlar el ciclo de sueño y vigilia. No hay episodios de cataplejía en esta modalidad de presentación.
  • Con cataplexia y sin déficit de hipocretina: en este caso no hay déficit de hipocretina, pero sí cataplejía. Esta es una debilidad muscular súbita en ambos lados del cuerpo. Es el síntoma menos comprendido en este trastorno y acompaña a un 5 % de todos los casos.
  • Ataxia cerebelosa autosómica dominante, sordera y narcolepsia: este grado de narcolepsia es provocado por una mutación en el ADN. La ataxia es una falta de coordinación motora que afecta los movimientos voluntarios e incluso llega a entorpecer funciones como la deglución, el habla y la vista. Es de aparición tardía y con frecuencia conduce a la demencia a medida que progresa.
  • Narcolepsia autosómica dominante, obesidad y diabetes de tipo 2: obedece a una mutación de los oligodendrocitos, una clase de células que inciden sobre la formación de la mielina. Esta última es una sustancia que aumenta la velocidad de la transmisión nerviosa y su deficiencia afecta la movilidad.
  • Secundaria a otra afección médica: el trastorno de la narcolepsia tiene entre sus tipos a aquel que se deriva como consecuencia de otra enfermedad. Son ejemplos la sarcoidosis o la enfermedad de Whipple. Ambas destruyen las células productoras de hipocretina.
Estudiante con algún grado de narcolepsia
En la narcolepsia se ven afectados varios aspectos de la vida cotidiana, como el hecho de trabajar o estudiar.

Todos los grados de narcolepsia requieren ayuda

Si bien no existe cura para la narcolepsia, en la actualidad hay tratamientos disponibles. Estos alivian la mayor parte de los síntomas y permiten que la persona afectada tenga una vida casi normal.

Quienes sufren de esta afección también pueden hacer cambios en su estilo de vida, tales como la introducción de siestas programadas para alivianar el sopor que llega de repente. Así mismo, deben ser rigurosos con la higiene del sueño. Una persona con narcolepsia necesita apoyo psicológico y social.