Trastornos asociados a las enfermedades tiroideas

Trastornos asociados a las enfermedades tiroideas

La tiroides es una glándula que interviene en varios procesos metabólicos, por eso, cualquier déficit genera alteraciones. Te contamos los trastornos que provoca.

 

Las enfermedades tiroideas tienen un amplio abanico de síntomas y trastornos asociados que suelen generar un serio impacto en la calidad de vida del paciente, en mayor grado, mujeres.

Afortunadamente, existen tratamientos para la mayoría. No obstante, hay que decir que estos suelen ser bastante largos e incluso, de por vida. Por otra parte, es posible que en algún momento los pacientes requieran alguna intervención quirúrgica para mejorar su calidad de vida.

Asimismo, la glándula tiroidea regula infinidad de procesos metabólicos y cualquier déficit o exceso de la tiroides genera alteraciones que se pueden confundir con otras enfermedades. Por ejemplo, cansancio o aumento súbito de peso.

Veamos a continuación cuáles son los trastornos asociados a las enfermedades tiroideas para entender la importancia de prestar atención a ciertas señales y comentárselas al médico durante el chequeo.

1. Estreñimiento, problemas digestivos o colon irritable

estreñimiento

Cuando hay un desbalance hormonal es común pasar épocas en las que se sufren periodos de malas digestiones o, incluso, brotes de colon irritable. Sin embargo, se puede detectar también qué tipo de alteración sufre la tiroides a través de los síntomas asociados:

  • Hipotiroidismo:
    •  Estreñimiento.
    •  Mala absorción de los nutrientes.
    •  Indigestiones.
  • Hipertiroidismo:
    • Diarreas.
    • Vómitos ocasionales.
    • Dolor en la boca del estómago.
    • Distensión abdominal.

Descubre todos los datos sobre: El hipertiroidismo

2. Problemas con la menstruación y posible infertilidad

Las irregularidades en la menstruación son comunes en pacientes con enfermedades tiroideas.

  • En el caso del hipotiroidismo las menstruaciones suelen ser más dolorosas y más largas.
  • Las mujeres que padecen hipertiroidismo, por su parte, suelen tener periodos más cortos, además de menos frecuentes, y pueden llegar a tener una menopausia temprana.

Este es, sin duda, uno de los trastornos más graves asociados a la enfermedad de la tiroides. Por ello, es fundamental acudir al médico para que pueda realizar un diagnóstico a tiempo y ofrecer el tratamiento más oportuno.

3. Problemas musculares y articulares

Túnel

Este es uno de los problemas más comunes de las enfermedades tiroideas, pero a su vez de los más desconocidos. Las personas con hipotiroidismo, sin importar la edad o sexo, suelen sufrir dolores musculares y articulares persistentes. Es una molestia tan aguda que podemos recibir un diagnóstico erróneo, como, por ejemplo, fibromialgia.

Sin embargo, esta sintomatología suele reducirse de forma notable con el tratamiento. Asimismo, las personas con problemas en la tiroides suelen desarrollar el síndrome del túnel carpiano, así como fascitis plantar.

Por su parte, las personas con hipertiroidismo suelen evidenciar dolor y debilidad en brazos y piernas.

4. Colesterol elevado

La disfunción tiroidea tiene un gran impacto en los lípidos, así como en otros factores de riesgo cardiovascular. El hipotiroidismo es relativamente común y se asocia con un efecto desfavorable sobre los lípidos. Los problemas de tiroides no hacen que el colesterol malo o LDL aumente, pero si lo hace más resistente.

Es algo que suele verse cuando, determinados pacientes, no logran reducir su nivel elevado de colesterol ni con dieta, ni con ejercicio, ni con las estatinas. Cuando esto ocurre, estamos ante una persona que sufre hipotiroidismo. Por su parte, un nivel muy bajo de colesterol puede indicarnos un caso de hipertiroidismo.

5. Alteraciones en el descanso debido a las enfermedades tiroideas

insomnio

Uno de los aspectos que más afectan a la calidad de vida de los pacientes con enfermedades tiroideas es la mala condición del descanso. No obstante, no se trata precisamente de que duerman menos. A veces, aunque la persona haya dormido 10 horas, se levanta cansada, sin fuerzas.

En ocasiones, esa sensación de cansancio hace que el paciente necesite dormir siestas o también fines de semana enteros. Es algo bastante serio. En otros casos, la persona puede acostarse y sentir que no puede conciliar el sueño porque sufre taquicardias, nerviosismo elevado o ansiedad.

Lee: ¿Cómo se deben tratar las taquicardias?

6. Cambios en la piel

Además de la pérdida de cabello, es habitual experimentar cambios llamativos en la piel. El hipotiroidismo puede hacer que la piel se vea más rugosa, seca y escamosa, sobre todo en los talones, las rodillas y los codos.

Con el hipertiroidismo, por su parte, la piel puede volverse frágil y muy sensible a los cambios de temperatura.

7. Depresión y ansiedad

Síntomas de la depresión

El hipotiroidismo originado por una tiroides poco activa puede tener como efecto secundario una alteración en los neurotransmisores. La bajada de serotonina o dopamina cursa con depresión.

Cuando un paciente con algún trastorno depresivo muestra resistencia a los psicofármacos es común que padezca algún problema con la tiroides.

¿Qué hacer antes estos síntomas de enfermedades tiroideas?

Como has podido comprobar, algunos síntomas como el bajo estado de ánimo, el descanso nocturno deficiente o el dolor articular, pueden deberse a enfermedades tiroideas que aún no se han diagnosticado o que no se han tratado de forma efectiva.

En cualquiera de estos casos, es aconsejable ver a un especialista para asegurar un diagnóstico apropiado y tratar el problema con la mayor celeridad posible.