Tratamiento de las verrugas en las axilas

Tratamiento de las verrugas en las axilas

Mal llamadas verrugas de axilas, los fibromas blandos son crecimientos benignos, no contagiosos, y su tratamiento es en gran medida por razones estéticas. Descubre en este artículo de qué opciones terapéuticas se dispone.

  • Sinusitis en niños: síntomas, causas y tratamiento
  • ¿Qué es la anafilaxia?
  • Diferencias entre psicosis y esquizofrenia

Los fibromas blandos suelen confundirse con verrugas, sin embargo, estas son ocasionadas por un papiloma virus, por ende, son contagiosas. Debemos tener esto en cuenta con las verrugas en las axilas, ya que al cortarlas y tocarlas se pueden diseminar.

Si bien no son un riesgo para la salud, muchos desean eliminarlas de igual manera. Para ello hay diferentes maneras. ¿Te interesa saber mas al respecto ? A continuación hablaremos de la variedad terapéutica de estas lesiones.

¿Cómo se manifiestan los fibromas en la piel?

Los fibromas son protuberancias benignas de la piel que se observan con mucha frecuencia, y tienen su crecimiento en zonas típicas como las ingles, axilas, pliegues inframamarios, párpados y cuello. No suelen dar síntomas, aunque pueden provocar molestia al engancharse con el cuello de la camisa o algún colgante.

Los fibromas blandos, cuando son múltiples y pequeños, se llaman filiformes. Son lesiones que tienen un pedículo del mismo color de la piel, o que suelen hiperpigmentarse, es decir, tomar una coloración más oscura.

Los que se presentan únicos son de gran tamaño, y pueden medir hasta 5 centímetros o más. Abundan en pliegues y en el tronco corporal. En ocasiones muestran inflamación luego de un traumatismo. En este caso, pueden generar molestias y sangrar, y ello ser motivo suficiente para extirparlos.

verrugas en las axilas y cuello
Las verrugas tienen localización frecuente en el cuello, además de las axilas

Lee también: Tumores benignos en la piel: ¿cómo se manifiestan?

¿En quiénes encontramos verrugas en las axilas?

La causa de estas manifestaciones cutáneas aún no son conocidas. Son más frecuentes en personas con predisposición genética, en mayores de 30 años o con un elevado índice de masa corporal (IMC).

Los factores hormonales son importantes, debido a que con frecuencia surgen o crecen en embarazadas y pacientes con acromegalia, la cual es una alteración sistémica vinculada al gigantismo. Las verrugas en las axilas tienen mayor incidencia en hombres que en mujeres.

En ocasiones, son indicio de alguna patología de base de la persona, como resistencia a la insulina o diabetes tipo 2. Por esto, aunque los extirpemos, se debe realizar un chequeo médico para descartar sus posibles causas.

Diagnóstico en la consulta médica

Su correcto diagnóstico por un médico dermatólogo es importante, debido a que existen otros crecimientos de la piel que pueden ser similares. Se plantea la diferencia con los tumores de partes blandas, los nevus intradérmicos, neurofibromas y carcinomas basocelulares.

Los fibromas blandos o verrugas en las axilas son de fácil diagnóstico en la consulta médica. Con tan solo una simple exploración de la lesión y el correcto interrogatorio se llegan a catalogar.

En el caso de que estas lesiones estén estranguladas en su base, comprimiendo la arteria que las irriga, se volverán negruzcas. Este cambio de color obliga a un análisis más minucioso con una biopsia.

¿Qué hacemos con las verrugas en las axilas?

Los fibromas  pueden tratarse con cualquier método que sea destructivo y que sea llevado a cabo correctamente por un especialista. Como ya mencionamos, no son verrugas causadas por HPV, por lo que no se debe intentar eliminarlas en nuestros domicilios, con los líquidos antiverrugas que se venden en farmacias, ni otros medicamentos populares como cáusticos o agentes irritantes.

Estos métodos pueden provocar una infección, sangrado o dejar cicatrices indeseadas. Es importante que el médico cualificado compruebe las lesiones antes de que sean eliminadas. Al quitarlas en un consultorio, se generará una costra que luego se desprende espontáneamente, quedando una coloración rojiza que desaparecerá con el transcurso del tiempo.

verruga en la piel
Las verrugas axilares no deberían intentar eliminarse en la casa, sino con un profesional

Quizás te interese: Resistencia a la insulina, descubre por qué es tan común

Alternativas de tratamiento de los fibromas blandos

Algunos tratamientos que eliminarán de manera rápida la lesión son los siguientes:

  • Cirugía: se puede proceder a cortarlos con tijeras quirúrgicas o con bisturí. El corte es al ras de la piel. Dependiendo el tamaño del pedículo, puede requerir puntos de sutura o no.
  • Electrocoagulación: mediante una corriente eléctrica se queman las capas mas superficiales de la piel. En este método, el calor ayuda a prevenir el sangrado.
  • Crioterapia: es el método de congelación líquido. Mediante un aerosol se coloca una pequeña cantidad sobre la lesión, luego se formará una ampolla, que se desprenderá por sí sola al transformarse en costra.
  • Láser: se emite luz de alta energía que provoca la coagulación de los vasos sanguíneos, sin generar daño al tejido circundante.

Siempre con un especialista

La presencia de verrugas en las axilas es una molestia estética. La lesión no es peligrosa, y muchos creen que pueden eliminarla de manera casera. Este abordaje debe evitarse, y es preciso consultar con dermatólogos para realizar un tratamiento acorde. El profesional médico sabrá indicarte qué método es el mejor para tu piel y para la condición de la lesión en la axila.