Tratamientos y cuidados contra las boqueras

Tratamientos y cuidados contra las boqueras

La queilitis angular es una afección molesta en los labios que puede causar dolor y mal olor. ¿En qué consiste exactamente? ¿Cómo es su tratamiento?
Tratamientos y cuidados contra las boqueras

La queilitis angular hace referencia a unas lesiones que aparecen en las comisuras de los labios. También se conocen como «boqueras» y pueden tener diversos orígenes. El estrés, la alimentación y algunos gérmenes son algunos de los más frecuentes. En cualquier caso, es posible abordarlas con diversos tratamientos y cuidados.

A menudo, las boqueras empiezan a manifestarse con sequedad y enrojecimiento en los extremos de los labios. Si bien pueden durar poco tiempo, a veces se vuelven crónicas. De cualquier modo, es importante consultar al médico o al odontólogo para proceder a intervenirlas de forma adecuada. Veamos en detalle las opciones terapéuticas.

¿Qué son las boqueras?

Como ya adelantamos, lo que comúnmente se llama «boquera» es lo que en odontología se conoce como «queilitis angular». Se trata de la inflamación de la comisura labial, que es el ángulo donde se une el labio superior con el inferior.

En general, se asocia a la humedad excesiva de la zona. Por tal razón, los niños pequeños y las personas mayores son los grupos etarios más afectados. En los menores, el babeo y la menor capacidad de tragar saliva suelen ser los detonantes. Esto suele ser frecuente durante la etapa de erupción dentaria.

Ahora bien, en los adultos mayores suele darse por las arrugas típicas de la vejez. Si se han perdido dientes y la boca no se ha rehabilitado, estos pliegues en la boca suelen ser más marcados y favorecen la formación de las boqueras.

Sus principales manifestaciones clínicas son el enrojecimiento de la zona y la presencia de pequeñas fisuras o heridas. Estas últimas suelen estar cubiertas con una membrana amarillenta o blanca. Se trata de una costra que se humedece con la saliva.

Otros síntomas pueden ser los siguientes:

  • Mal olor al abrir la boca (halitosis).
  • Tirantez o dolor al ingerir alimentos ácidos, salados o picantes.
  • Molestias al abrir la boca.
  • Heridas profundas que sangran (en casos graves).

De acuerdo a si la boquera se ubica en una sola comisura o en ambas, se puede clasificar de la siguiente manera:

  • Queilitis angular unilateral.
  • Queilitis angular bilateral.
¿Qué son las boqueras?
Las boqueras suelen ser más frecuentes entre niños pequeños y adultos mayores. Sin embargo, cualquier persona puede padecerlas.

¿Cuáles son las causas de las boqueras?

A la hora de elegir los mejores tratamientos y cuidados contra las boqueras, es muy importante encontrar la causa que las provocó. Por eso, a continuación te contamos por qué aparecen estas lesiones en los labios.

Ya adelantamos que una de sus causas más comunes es el acúmulo de humedad en la zona, sobre todo en los bebés y los ancianos. La gran cantidad de saliva en los labios favorece la proliferación de hongos y bacterias.

Para ser más precisos, la saliva que se retiene sobre las comisuras labiales se seca y agrieta el tejido epitelial. Luego vuelve a humedecerse, convirtiéndose así en un ambiente propicio para la colonización de los gérmenes.

Ante la humedad constante y la proliferación de microorganismos patógenos se desencadena el proceso inflamatorio que caracteriza el cuadro. Las levaduras de cándida y las bacterias del grupo estafilococo son los culpables más comunes.

Existen algunas situaciones propias de la boca o de la salud en general que predisponen a ciertas personas a desarrollar estas lesiones. Te contamos los factores más frecuentes que se han identificado como de riesgo:

  • Edentulism. La falta de dientes cambia la fisionomía de la cara, disminuye la dimensión vertical de la boca y favorece la formación de arrugas y pliegues que se humedecen y lastiman.
  • Portar dentaduras desadaptadas o tener mal posiciones dentarias.
  • Sequedad bucal o de la piel.
  • Debilidad del sistema inmunitario, que podría vincularse a tener diabetes, VIH, enfermedad inflamatoria intestinal o síndrome de Down.
  • Sufrir déficits nutricionales, sobre todo de hierro, zinc o vitaminas A, B y C.
  • Desarrollar alergias a ciertos alimentos o productos cosméticos.
  • Haber atravesado grandes pérdidas de peso en un tiempo relativamente corto.
  • Exposición a muy bajas o altas temperaturas.
  • Los cambios hormonales del embarazo.
  • Padecer estrés, ansiedad o problemas emocionales.
  • Tener el hábito de lamer los labios con frecuencia.
  • Medicamentos. Uso frecuente de antibióticos o aplicarse productos con retinoides.
  • Tener hábitos perjudiciales, como fumar.

Tratamientos y cuidados contra las boqueras

Para elegir un tratamiento idóneo contra las boqueras es necesario acudir al médico, al dermatólogo o al odontólogo. El profesional determinará la causa exacta y, en función de esto, optará por una opción terapéutica u otra.

En principio se realizará un examen físico de la boca y se buscarán otras irritaciones que hayan aparecido en la piel. También será necesaria una entrevista para averiguar sobre los hábitos, la alimentación, el estilo de vida y los medicamentos que se utilizan.

Como la infección por hongos o bacterias es bastante común, el médico puede decidir tomar una muestra de cultivo para analizar. No obstante, este paso suele dejarse cuando los tratamientos y cuidados habituales contra la boquera no tuvieron éxito.

Según la causa subyacente, el profesional abordará el problema de las siguientes maneras:

  • Si se debe a un problema nutricional, serán necesarios cambios en la dieta o el uso de suplementos específicos como hierro, ácido fólico o vitamina B12
  • Cuando la boquera se relaciona a la boca seca, se indicará una buena hidratación, el uso de chicles sin azúcar o saliva artificial.
  • Los tratamientos contra las arrugas con inyecciones de relleno pueden ser convenientes en los casos de pliegues muy marcados.
  • Si las malposiciones dentarias o las prótesis desadaptadas tienen que ver, el tratamiento dental oportuno mejorará la situación.
  • En los casos de alergias, se debe averiguar cuál es el producto desencadenante y dejar de usarlo. La indicación de antialérgicos puede mejorar el cuadro.
  • Si el origen fueron las temperaturas extremas, se debe usar un bálsamo labial y evitar exponerse otra vez al frío o al sol con intensidad.
  • En caso que estén asociadas al estrés o a la ansiedad, recuperar el bienestar mental será parte de la terapéutica.

Además de estas soluciones que responden al origen del problema, el médico indicará tratamientos y cuidados específicos contra las boqueras. Veamos con detalle.

Medicación local tópica

Cuando las boqueras están infectadas por bacterias o por hongos, será necesario el uso de medicación para combatir los gérmenes. Se trata de cremas tópicas que contienen antimicóticos o antibióticos.

Además, se puede indicar el uso de pomadas que contienen esteroides. Estas cremas disminuyen las molestias y la inflamación. En algunos casos, se utilizan ungüentos que contienen la combinación de antifúngicos, antibióticos y corticoides.

Asimismo, el profesional puede indicar el uso de algún antiséptico tópico o enjuague bucal para limpiar las heridas y favorecer la cicatrización. La clorhexidina es el más habitual. Si el producto es un gel, se puede colocar de manera directa sobre la herida. En cambio, si es líquido, hay que aplicarlo con un hisopo o gasa.

También es conveniente el uso de cremas cicatrizantes que contengan cloruro de benzalconio, óxido de zinc o vitaminas A y D. Estas hidratan, cicatrizan y mitigan la inflamación. A su vez, ejercen una acción de barrera sobre la zona y la aíslan de la humedad. Por tanto, se acelera la regeneración de la piel y mejora la cicatrización.

Medicación sistémica

Aunque no es lo más habitual, el médico puede considerar oportuno el uso de medicación por vía sistémica para tratar las boqueras. Esto suele ocurrir en los casos en los que la inmunidad del paciente está comprometida.

Según las circunstancias, el profesional indicará antifúngicos en cápsulas para las queilitis infectadas con hongos. Y si la herida ha sido colonizada por bacterias, se prescribirán antibióticos.

Otros cuidados y tratamientos para las boqueras

Una manera casera de favorecer la recuperación de los tejidos es alimentarse con comidas que disminuyan la irritación de la zona. Evitar lo salado, lo picante, lo ácido y el alcohol protegerá la herida e impedirá las molestias. Otras medidas son las siguientes:

  • Mantener la herida seca e hidratada.
  • Evitar lamer o mordisquear la zona.
  • No abrir la boca en exceso para que las lesiones puedan cerrar mejor.
  • Usar bálsamo labial, vaselina o aceite de coco para impermeabilizar la región y favorecer la cicatrización.
Otros cuidados y tratamientos para las boqueras
La aplicación de bálsamos y cremas hidratantes sobre los labios puede contribuir a la prevención de las boqueras.

¿Cómo evitar las boqueras?

El cuidado de la piel de los labios es muy importante para mantener sana esta zona de la boca. Su hidratación y elasticidad evitarán que se rompa con facilidad al bostezar, hablar o comer. El uso de cremas o bálsamos labiales es de gran ayuda.