Tuberculosis miliar: síntomas, causas y tratamient

Tuberculosis miliar: síntomas, causas y tratamiento

¿Algunas vez has escuchado hablar de la tuberculosis miliar? ¿Te interesa conocer todo sobre esta enfermedad? Continúa leyendo y te lo explicaremos.

Tuberculosis miliar: síntomas, causas y tratamiento
  • ¿Qué es el barotrauma de oído y cómo evitarlo?
  • Tipos de esquizofrenia y sus características
  • ¿Qué debes saber sobre el linfoma cutáneo?

La tuberculosis es una enfermedad causada por una bacteria llamada Mycobacterium tuberculosis. Dicha patología tiene múltiples formas de presentación y una de las menos frecuentes es la tuberculosis miliar. ¿Quieres saber cuáles son sus síntomas, causas y tratamiento? A continuación te lo aclaramos.

Este tipo de presentación recibe su nombre debido a la formación de lesiones circulares pequeñas sobre el tejido afectado, muy parecidas a la semillas de mijo. Ocurre cuando la infección alcanza un vaso sanguíneo o linfático y se disemina en ambos campos pulmonares, así como a otros órganos.

Síntomas de la tuberculosis miliar

Primero es importante aclarar que al ser una infección diseminada puede afectar cualquier órgano. Por ello, no suele tener una sintomatología específica. Si bien la enfermedad inicia en los pulmones, llega a afectar el bazo, el hígado, las meninges y el pericardio.

De esta manera, los síntomas podrán variar dependiendo de cada paciente y de los órganos tomados. No obstante, al ser una infección de larga data, es común encontrar los siguientes síntomas:

  • Fiebre de origen desconocido.
  • Pérdida de peso involuntaria.
  • Escalofríos.
  • Debilidad muscular y fatiga.
  • Dificultad respiratoria o disnea.
  • Tos con expectoración.

Además, la tuberculosis miliar es la forma extrapulmonar más frecuente de esta enfermedad, con una incidencia que ronda el 11 %. De esta forma, cuando alcanza otros órganos puede manifestarse a través de las siguientes patologías:

  • Pielonefritis: al arribar al sistema genitourinario.
  • Meningitis: cuando toma las capas que recubren al cerebro y la médula espinal.
  • Pericarditis: ocurre cuando afecta el tejido que recubre al corazón.
  • Peritonitis y linfadenitis: al estar infectados los ganglios linfáticos abdominales y pélvicos.
  • Enfermedad de Pott: cuando se instala en la médula ósea de las vértebras.
Revisación médica a hombre.
La forma pulmonar es la variante clásica de la tuberculosis, pero por otro lado está la presentación miliar, capaz de tomar varios tejidos.

Causas de la tuberculosis miliar

Antes de explicar las causas de esta forma de presentación, debemos hablar un poco sobre la enfermedad en sí. Esta infección se caracteriza por tener 2 fases: una primaria y una posprimaria o secundaria.

En la fase primaria ocurre la infección por primera vez y con el tratamiento adecuado puede resolverse. No obstante, cuando el sistema inmune responde de forma parcial y la patología no se cura en su totalidad, la bacteria quedará encapsulada en el organismo sin causar daños.

Una vez encapsulada la bacteria, si el paciente se expone de nuevo a la enfermedad o alguna condición suprime su sistema inmune, la misma se reactivará causando tuberculosis posprimaria o secundaria. En este caso, ocurre una diseminación que genera las cavitaciones o huecos.

Por otro lado, la tuberculosis miliar ocurre cuando el sistema de defensa no responde adecuadamente ante la infección. De esta manera, puede generarse a partir de la fase primaria o posprimaria de la enfermedad.

A pesar de que no existen causas específicas de la tuberculosis miliar, hay diversos factores predisponentes. El principal de ellos es la inmunodepresión, sobre todo por VIH y SIDA.

Sin embargo, diversas condiciones y patologías pueden generar una falla en el sistema inmune. Por ello, es común encontrar esta enfermedad en ancianos, niños menores de 4 años, malnutridos, diabéticos, alcohólicos crónicos y personas con insuficiencia renal o cáncer.

Lee también: ¿Cómo se contagia la tuberculosis y cuál es su tratamiento?

Tratamiento de la tuberculosis miliar

El tratamiento de la tuberculosis miliar es complejo y dependerá del grado de afectación que tenga el paciente. En términos generales, existen 3 opciones terapéuticas que van desde el uso de antibióticos y corticoesteroides hasta la cirugía.

Antibióticos

Cuando se trata del tratamiento con antibióticos de la tuberculosis miliar, este no difiere mucho del usado en la forma clásica pulmonar. En este sentido, se deberá iniciar un abordaje prolongado que puede durar entre 6 y 9 meses. Sin embargo, si hay afección de las meninges, puede llegar hasta los 12 meses.

El protocolo incluirá el uso de aquellos fármacos que impidan la proliferación bacteriana y que destruyan la misma. De esta manera, el médico deberá recomendar, en primera instancia, el uso de etambutol, además de isoniazida, rifampicina, pirazinamida y estreptomicina.

Corticoesteroides

El uso de corticoesteroides no está incluido dentro del tratamiento de rutina. Solo será recomendado si hay afección meníngea o pericárdica. En dichos casos, se disminuye la mortalidad 22 y 18 %, respectivamente. En ocasiones excepcionales, pueden usarse cuando la infección es muy extensa.

Debido a la gran cantidad de efectos secundarios que estos tienen en el organismo, su uso no será prolongado. El tratamiento tendrá una duración de 1 mes y se retirará de forma progresiva durante 2 meses.

Diagnóstico de tuberculosis con radiografía.
El tratamiento antibiótico de la tuberculosis miliar no difiere mucho de la forma pulmonar.

Descubre más: ¿Para qué sirven los corticoides?

Cirugía

La cirugía no será un tratamiento para la infección en sí, sin embargo es usada para resolver distintas complicaciones de la tuberculosis miliar. De esta manera, entre los casos en los que será necesaria una intervención contamos los siguientes:

  • Corregir malformaciones vertebrales.
  • Drenar un empiema, que es la acumulación de pus.
  • Cerrar fístulas, que son trayectos que llevan el pus hacia el exterior.
  • Eliminar alguna sección del intestino afectada.

Los riesgos de esta enfermedad

La tuberculosis miliar es una enfermedad muy peligrosa que pone en riesgo la vida de quien la padece. A pesar de ser poco común, es importante estar alerta ante cualquier síntoma, sobre todo si se tiene algún factor predisponente de inmunosupresión.