Consejos prácticos de un estilo de vida saludable en las personas con riesgo de padecer o tener diabetes

Consejos prácticos de un estilo de vida saludable en las personas con riesgo de padecer o tener diabetes

Dra. Alicia Troncoso
Endocrinóloga
Presidente de la Sociedad Dominicana de Endocrinología y Nutrición (SODENN)

En el mes de agosto, se celebra el mes de la diabetes en la República Dominicana. La Sociedad Dominicana de Endocrinología y Nutrición se une a esta celebración con campañas de concientización sobre el cambio de vida saludable a través de actividades para orientar y educar a la población.

Estas actividades incluyen simposios y charlas para profesionales de salud, así como operativos médicos dirigidos a la población general, evaluando factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares y metabólicas, incluyendo a la propia diabetes así como a la obesidad, la dislipidemia y la hipertensión arterial. También se han organizado maratones /caminatas para promover la salud física y mental.

Consejos prácticos para una vida saludable
La dieta saludable y el ejercicio son los pilares fundamentales para tener una vida saludable, evitar enfermedades como la diabetes y si la misma está presente, prevenir la aparición y/o progresión de las complicaciones propias de esta condición, como daño en los ojos (retinopatía), daño a los riñones (nefropatía) y daño en los nervios periféricos (neuropatía). La neuropatía diabética incide en la aparición de úlceras en los pies. La diabetes está asociada con un aumento de dos a cuatro veces en la incidencia de enfermedad cardiovascular. La implementación de un estilo de vida saludable contribuye a disminuir el riesgo de desarrollar eventos cardiovasculares adversos.

Las modificaciones del estilo de vida incluyen:

1. Pérdida de peso.
Las personas con prediabetes o diabetes que se encuentren en sobrepeso u obesidad deben recibir un plan de alimentación indicado por su médico endocrinólogo y nutriólogo. Además de la restricción de las calorías consumidas, este régimen alimenticio debe incluir vegetales, frutas, carbohidratos ricos en fibras, grasas monoinsaturadas y proteínas magras. La disminución del 7-10 por ciento del peso corporal puede reducir en casi un 60 por ciento el riesgo de padecer diabetes en un paciente que tenga prediabetes.

2. Ejercicios físicos aeróbicos y de resistencia.
Como regla general se recomienda caminar al menos 150 minutos por semana (30 minutos al día, 5 días por semana), o al menos realizar 75 minutos por semana de actividad física vigorosa o de ejercicios vigorosos repartidos en al menos tres sesiones semanales, con no más de dos días consecutivos sin actividad. Esto se debe de combinar con ejercicios de resistencia (fuerza), dos veces por semana, para evitar la sarcopenia (pérdida de la masa muscular). Toda persona adulta, especialmente con diabetes, debe reducir la cantidad de tiempo de comportamiento sedentario; estar sentado debe interrumpirse cada 30 minutos con el simple hecho de pararse y dar algunos pasos; preferir escaleras, trasladarse a pie, etc.
La cantidad de ejercicios realizada se correlaciona de manera inversamente proporcional con el desarrollo de factores de riesgo cardiovascular y de mortalidad a largo plazo por enfermedades cardiovasculares y neoplasias.

La práctica del ejercicio regular es una recomendación establecida mundialmente para la prevención y/o tratamiento de los principales factores de riesgo cardiovascular modificables como la diabetes mellitus, la hipertensión arterial, la dislipidemia y el sobrepeso y la obesidad. Algunos de los efectos beneficiosos del ejercicio físico son los siguientes:

– Promueve el bienestar y la fortaleza muscular y ósea.
– Reduce el peso corporal y la grasa del abdomen y del hígado.
– Disminuye la resistencia a la insulina en los tejidos periféricos, mejorando la
captación de glucosa por el músculo esquelético, lo que disminuye el nivel de
glucosa (azúcar) en la sangre.
– Reduce el nivel de las grasas (colesterol y triglicéridos) en la sangre.
– Reduce el nivel de la presión arterial.
– Contribuye a evitar la aparición de complicaciones crónicas de la diabetes (alteración en los ojos, riñones, nervios periféricos, corazón y cerebro).
– Reduce la mortalidad por eventos cardiovasculares y por otras causas.
– Reduce el desarrollo de depresión, enfermedad de Parkinson y demencia senil.
– Mejora la circulación sanguínea.

Es importante que la cantidad de ejercicio que realice en caso de que usted sea una persona con diabetes sea prescrita por su médico ya que él escogerá la mejor y más adecuada actividad para usted.

La práctica frecuente y constante de ejercicio físico se debe recomendar a toda la población con el fin de mejorar la calidad de vida del individuo y su estado de salud físico, psicológico y social.

Hacer cambios simples en el estilo de vida previene condiciones crónicas.

SODENN está presente en la lucha para evitar y/o controlar la Diabetes Mellitus.