Dos dosis de la vacuna protegen contra variante delta, según estudio

Una sola dosis de vacuna de Pfizer o AstraZeneca no genera niveles suficientes de protección contra la nueva variante delta, que se está haciendo dominante en muchos países del mundo, incluida España, según reveló un estudio realizado en las últimas semanas.

El trabajo tiene importantes implicaciones para todos los ciudadanos que aún no han recibido el segundo pinchazo, especialmente aquellos de más edad que aún esperan la segunda dosis de AstraZeneca.

El análisis realizado por investigadores del Instituto Pasteur en Francia y publicado en Nature aporta también una buena noticia. Las dos dosis de ambas vacunas sí son capaces de bloquear a la variante delta aunque el nivel de protección es un poco menor que con el resto de versiones.

La variante delta se detectó por primera vez en la India el pasado octubre. Ya está presente en 98 países.

Se piensa que es un 60 % más contagiosa que la variante alfa, detectada inicialmente en el Reino Unido.

La delta tiene varias mutaciones que podrían hacer que los anticuerpos generados por la gente que pasó la COVID19 o aquellos que se vacunan no sean tan efectivos. En España esta variante supone el 11 % de los casos detectados, aunque esta versión ya es la mayoritaria en cuatro comunidades autónomas y las autoridades sanitarias alertan de que su presencia puede ser mayor que la detectada.

El nuevo trabajo se ha realizado en laboratorio y se ha basado en medir la efectividad contra el virus de los anticuerpos, las proteínas del sistema inmune capaces de bloquear la entrada del patógeno en las células. El equipo ha analizado si los anticuerpos de gente que ha pasado la COVID y la de aquellos que recibieron una o dos dosis de las vacunas neutralizan la variante delta.

También han analizado la capacidad de neutralización de Bamlanivimab, un fármaco basado en anticuerpos fabricado por Eli Lilly. El estudio ha analizado un total de 162 pacientes, 59 de ellos recibieron una o dos dosis de la vacuna.

Un estudio oficial del Reino Unido con más de 14.000 infectados con la variante delta mostró que las vacunas de Pfizer/BioNTech y Astrazeneca evitaron más del 90 % de las hospitalizaciones

Los resultados muestran que los anticuerpos de la gente que pasó la covid no son muy efectivos contra la delta. Pero esta efectividad aumenta varios órdenes de magnitud cuando se trata de personas que pasaron la enfermedad y recibieron además una dosis de vacuna. Es un escenario similar al que se ve con gente no infectada que recibe la vacuna.

Los anticuerpos generados con una sola dosis de Pfizer o Astrazeneca no consiguen frenar al virus en los platos de cultivo de laboratorio, pero sí lo hacen cuando se tiene la pauta completa. El estudio también muestra que el anticuerpo mencionado no es capaz de neutralizar a la delta.

Estos resultados en laboratorio completan lo visto en casos reales. Un estudio oficial del Reino Unido con más de 14.000 infectados con la variante delta mostró que las vacunas de Pfizer/BioNTech y Astrazeneca evitaron más del 90% de las hospitalizaciones. Eso sí, una sola dosis de la vacuna es un 17% menos efectiva contra la nueva variante que contra el resto.

A pesar de estos buenos resultados de su vacuna, Pfizer y BioNTech anunciaron este jueves que ya han fabricado una nueva versión de su fármaco específicamente diseñada para combatir la variante delta.

Las empresas esperan comenzar los ensayos clínicos en agosto, según han detallado en un comunicado. Ambas compañías están promocionando también una tercera dosis de recuerdo de su vacuna convencional. Un tercer pinchazo aumenta entre cinco y diez veces los niveles de anticuerpos contra la variante delta, según datos “iniciales” aportados por la empresa y que aún no han sido revisados por expertos independientes ni publicados en una revista científica.

Los datos de Pfizer contrastan con los ofrecidos por Moderna, fabricante de la otra vacuna basada en ARN mensajero. Hace 10 días, la empresa anunció que solo han observado un descenso “moderado” del nivel de anticuerpos que genera su vacuna contra la variante delta. “Estos nuevos datos son alentadores y refuerzan nuestra confianza en que la vacuna debería seguir protegiendo contra las nuevas variantes detectadas”, explicó Stéphane Bancel, director general de Moderna en un comunicado.

Marcos López-Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología, explica que el nuevo estudio va en la línea de otros datos previos similares. “La protección de la primera dosis bajaría mucho, mientras que la de la segunda se mantendría en un nivel aceptable, pero también algo menor”, señala.

“En parte esto es lo que está alimentando la quinta ola entre la población que no está completamente vacunada. Aquí es especialmente preocupante el grupo de personas mayores que están esperando su segunda dosis de AstraZeneca y que podrían ser vulnerables ante la variante delta”, añade. En cualquier caso el inmunólogo advierte de que estos trabajos están enfocados solo en los anticuerpos, cuando se sabe que el sistema inmune tiene otros efectivos muy eficientes contra los virus, sobre todo los linfocitos T, que son capaces de recordar a los patógenos durante años y que hasta ahora han demostrado ser efectivos contra las nuevas variantes.