Ecuador reconoce que cifra que ofrece sobre coronavirus es “una parte de la realidad”

Ecuador reconoce que cifra que ofrece sobre coronavirus es “una parte de la realidad”

De acuerdo a la ministra María Paula Romo, los datos que brindan son a partir de “las personas que se hacen la prueba”. Escapan de los números los pacientes asintomáticos y contagiados que no se han hecho el test.

La Ministra de Gobierno de Ecuador, María Paula Romo, reconoció que los datos que ofrece el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional, ente que está a cargo del manejo de la crisis del coronavirus en el país, “no son todas las cifras de la realidad”, sino “una parte de la realidad”.

La funcionaria hizo esta declaración antes de dar a conocer los datos oficiales sobre la situación de la pandemia en el país este viernes 17 de abril, donde informó que hay 8.450 contagiados y 421 muertes confirmadas, más 675 fallecimientos “probables” por coronavirus, es decir, dijo la ministra, “hay sospecha de que se trataba de casos de covid-19, pero no han tenido la prueba positiva”.

Romo recalcó que los datos que ofrecen son a partir de “las personas que se hacen la prueba”; por lo tanto, se escapan de estos números “muchos contagiados asintomáticos” que no se han sometido al test.

Sin embargo, aún en los datos que ofrece el COE nacional hay una falencia más. Romo señaló que en el país se han tomado 29.596 muestras para pruebas de coronavirus, de las cuales se han descartado 8.075 casos.

Al sumar los descartados y los positivos, el total es de 16.525 muestras con su respectivo resultado, por lo que a la fecha se desconoce qué datos arrojaron los otros 13.071 tests.

Ante ello, Romo reconoció: “sin los resultados de todas las pruebas, no tenemos una lectura apropiada para tomar decisiones”.

Represamiento en el INSPI
La ministra señaló que, entre otras causas, el represamiento de muestras sin resultados se debe a diversos inconvenientes en el Instituto Nacional de Investigación en Salud Pública (INSPI), encargado de procesar los tests.

Entre ellos, comentó que una vez confirmado el primer caso, a finales de febrero, fueron puestos bajo aislamiento 31 funcionarios del INSPI.

Luego, se confirmó que 18 de estos trabajadores de esta institución dieron positivo por coronavirus. “Esto, por supuesto ha reducido la capacidad de respuesta del INSPI”, mencionó.

También señaló que hasta hace poco ingresaban en promedio 500 muestras diarias, pero la capacidad de procesamiento en el INSPI era de, aproximadamente, 350 pruebas al día.

Romo estima que este sábado puedan ofrecer un mayor número de resultados, puesto que esta semana ya se puso en marcha en el INSPI una máquina diagnóstica secuenciadora Cobas, que fue donada por Roche, con capacidad de procesar 1.400 pruebas diarias.

Asimismo, señaló que el INSPI derivará a otros laboratorios algunas de las pruebas represadas y esperan que la próxima semana haya resultados consolidados.

El desafase con los muertos
La aclaratoria de Romo, además, se da luego que este jueves, Jorge Wated, presidente de BanEcuador y designado como líder de la Fuerza de Tarea Conjunta para el manejo de los fallecidos en Guayaquil, la ciudad más golpeada por el coronavirus en Ecuador, informara el desfase de 5.700 muertos en la provincia de Guayas.

Wated detalló que en los primeros 15 días de abril se registraron 6.703 fallecimientos en esa entidad, cuyas causas de muerte fueron por coronavirus, sospecha de contagio o por otras causas.

El funcionario señaló que, usualmente, en condiciones normales, el promedio mensual de fallecimientos en esa entidad es de 2.000, es decir 1.000 en 15 días; de ahí el gran desajuste en el número de víctimas fatales durante la pandemia y lo que explicaría la crisis funeraria por la que atraviesa la ciudad de Guayaquil, donde, incluso, se llegaron a ver cadáveres en las calles.

El problema con los números se agudiza aún más cuando en el conteo oficial, que da a conocer el COE a diario, apenas constan 193 fallecidos por coronavirus en Guayas a la fecha de este viernes 17 de abril.

Romo explicó que las cifras de defunciones son diferentes en el COE y en el Registro Civil, donde, es “alarmante” el dato. Señaló que muchas las muertes “podrían atribuirse a covid-19”, pero “no se puede confirmar exactamente”.