Epidemiólogo afirma no hay evidencias de que el coronavirus fuera creado a propósito para hacer daño

Ian Lipkin participó en el programa de la BBC Hardtalk desde su casa en Nueva York.

Todos queremos creer fervientemente que lo peor de la pandemia de coronavirus ha pasado. Muchos gobiernos alrededor del mundo están relajando las medidas de confinamiento y centrándose en la recuperación económica. Pero el covid-19 no se ha ido.

Las tasas de infección están aumentando en América Latina, en partes de Estados Unidos y en África.

Stephen Sackur del programa de radio de la BBC HARDtalk habló con el conocido epidemiólogo estadounidense Ian Lipkin, quien contrajo coronavirus el pasado mes de marzo.

Lipkin ha dedicado su carrera a entender y controlar las enfermedades infecciosas, pero es que además fue el asesor científico de la película «Contagion» que, hace nueve años, predijo un escenario asombrosamente parecido a lo que está ocurriendo.

En ella todo empieza con un murciélago y el término «distanciamiento social» es usado constantemente.

ContagionDerechos de autor de la imagen WARNER BROS
 Desde que surgió el brote en Wuhan, la película «Contagion» ha vuelto a las listas de lo más visto.

En la película, tal y como ha sucedido en la vida real, el virus se propaga rápidamente mientras políticos y científicos llegan al límite, el pánico desestabiliza sociedad y la carrera para encontrar una vacuna tiene la llave para un final feliz.

Pero esa búsqueda no es tan fácil en la vida real.

Este es un resumen de la conversación entre el periodista de la BBC Stephen Sackur y el científico, que es también director del Centro de Infección e Inmunidad de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos.

Esta entrevista ha sido editada por razones de claridad y concisión.

Línea
Trabajadores médicos chinos.
Image caption Los médicos en Wuhan, origen de la pandemia, alertaron de pacientes infectados con un nuevo virus desde diciembre.

Su equipo colabora en un equipo internacional que intenta comprender mejor el nuevo virus del covid-19. Hace dos semanas usted dijo: «No me sorprendería si una proporción sustancial de la población mundial acaba infectada con coronavirus». ¿Aún cree eso?

Sí. Llevará cierto tiempo pero este virus se extiende por todo el mundo a una velocidad enorme y la única cosa que se puede interponerse entre nosotros y una infección masiva es una vacuna.

Pero todavía llevará algunos meses conseguirla.

¿Diría que el conocimiento sobre el que se está desarrollando la batalla contra el coronavirus de forma masiva durante los 3 últimos meses se ha ampliado?

Ha habido una impresionante cantidad de colaboración a nivel mundial.

La rapidez con la que se han compartido publicaciones, notas de prensa, diagnósticos o pruebas con distintos medicamentos no tiene precedente en la historia.

Un punto morado sobre Wuhan, representando las primeras muestras nasales tomadas a pacientes de covid-19 y analizadas por científicos para revelar el genoma del virus.Derechos de autor de la imagen NEXTSTRAIN
 Un punto morado sobre Wuhan, representa en 1 de enero de 2020 las primeras muestras nasales tomadas a pacientes de covid-19 y analizadas por científicos para revelar el genoma del virus.

Pero usted me dijo que el mayor conocimiento las respuestas más efectivas para proteger a la población no van a cambiar mucho las cosas. Si pensamos que de los 7.000 millones de personas solo se han infectado hasta la fecha 7,5 millones, parece que estamos al principio del principio de esto.

Sí, pero lo crea o no, podría haber sido mucho peor.

Los diagnósticos han sido extraordinariamente útiles y nos han permitido contener la pandemia.

El uso de mascarillas faciales y otras medidas de protección personal han sido vitales para frenar la expansión de la enfermedad y si nos fijamos en los medicamentos y las vacunas disponibles esto es algo que no tiene precedentes tampoco.

Mapa de miles de secuencias genéticas rastreadas en todo el mundo.Derechos de autor de la imagen NEXTSTRAIN
 Este es el mapa de las miles de secuencias genéticas rastreadas en todo el mundo hasta el 6 de junio.

Sé que ha hecho extraordinarios esfuerzos para desarrollar una vía de colaboración entre equipos internacionales, especialmente con China. ¿Qué importancia tiene que comprendamos plenamente los orígenes de este virus?

Hay varias razones por la que esto es importante.

Algunos sostienen que la comprensión de esto se limita a un tema de curiosidad intelectual, pero no estoy para nada de acuerdo.

Lo primero es que si entendemos de dónde procede este virus y cómo puede transmitirse a humanos seremos capaces seguramente de reducir el riesgo de contagio de este virus, pero también el posible contagio de futuros virus que surjan.

Además, si crees como yo y la mayoría de mis colegas, que este virus se originó en la naturaleza, y podemos identificar el origen de este virus entonces estaremos señalando algo que es disruptivo para la ciencia a nivel mundial y para enfrentarnos a los desafíos que presenta el covid-19.

Trabajadores médicos chinos vestidos con equipos de protección.Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES
 Los trabajadores de salud fueron los primeros en notar que la mayoría de sus pacientes trabajaban en el mercado de Huanan, en Wuhan, donde se vendía todo tipo de animales.

Así que no es nada útil cuando China dice que Estados Unidos es responsable o cuando Estados Unidos dice que China es responsable.

Este es un virus que se originó en la naturaleza y que nos amenaza a todos sin importar de qué nacionalidad somos.

Así que las palabras del vicepresidente de los Estados Unidos Mike Pence «China ocultó lo peligrosa que es esta enfermedad, durante un mes no informó de que se podía transmitir entre humanos, silenció a aquellos que trataban de advertir al mundo y destruyó pruebas» no son muy buenas, ¿no?

Esta es una acusación fuerte, pero debido a mi trabajo con China tengo algo de conocimiento en este tema.

La primera vez que oí sobre la enfermedad fue a mediados de diciembre pero no fue hasta finales de ese mes que supe que se trataba de un coronavirus.

Ian Lipkin
  Ian Lipkin se contagió de coronavirus en Nueva York.

Y esta información fue transmitida por mis colegas en Australia, en Shanghái.

Yo mismo comuniqué esta información al Instituto nacional de Salud y no creo que los investigadores chinos supieran a principio de diciembre como se estaba transmitiendo el virus.

Es muy fácil mirar atrás y preguntarnos qué podríamos haber hecho mejor porque ahora tienes el conocimiento. ¿Se podrían haber hecho las cosas de diferente manera? Claro que sí. No hay dudas acerca de eso.

Y hubiera sido muy útil si las muestras del virus se hubieran compartido más pronto y si la gente hubiera sido invitada a colaborar en fases más tempranas.

MercadoDerechos de autor de la imagen GETTY IMAGES
 Se cree que el nuevo coronavirus se originó en un mercado de Wuhan.

¿Cómo está tan seguro de que el virus es de origen animal? Hay muchas personas en Estados Unidos, algunas cercanas a la administración Trump que todavía insisten en que hay pruebas de que el virus fue fabricado en un laboratorio en China y quizás liberado entre la población humana.

Estaré encantado de analizar los datos que tenga cualquier persona y que respalde este punto de vista.

Pero yo no he visto esas pruebas.

  • «No es una creación de laboratorio»: cómo un grupo de científicos logró demostrar el origen natural del nuevo coronavirus

Los datos que yo he visto, y que reportamos hace unos meses, revisaban la secuencia del virus que había sido identificada en China y se comparaba con trozos de secuencia que han sido recuperadas de murciélagos en China, así como en pingüinos y otros animales, y podemos concluir que es un virus originado en la naturaleza.

Nadie puede decir que este virus que encontramos en murciélagos y otros animales intermedios que lo portaron no podría haber sido involuntariamente transmitido a humanos de alguna manera.

Pero lo que sí puedo decir es que existen cero pruebas de que eso ocurrió y de que no hay evidencias de que este virus fuera creado a propósito para hacer daño.

No presenta las señales que típicamente vemos para probar esa relación. Esto es clave.

VacunaDerechos de autor de la imagen GETTY IMAGES
 Más de 80 equipos trabajan a contrarreloj para desarrollar una vacuna contra el coronavirus.

Creo que esta no es una forma constructiva de investigar porque el virus está aquí, en estos momentos el virus está presente en todo el mundo.

Hemos visto muchos ejemplos de virus que surgen en la vida silvestre y luego saltan a la población humana.

¿Vamos a culpar a un país en África por la emergencia del VIH? ¿Vamos a culpar a Uganda por la aparición del zika?

Esto no tiene sentido.

Hay un increíble parecido de lo que está pasando con la película «Contagion»en la que usted fue asesor científico junto con el director Steven Soderbergh hace casi una década. ¿Le da algo de satisfacción que sea tan precisa?

No, no me da satisfacción.

Es irónico que la razón por la que hicimos esta película fue prevenir que algo así ocurriera de verdad.

Así que cuando la película salió en 2011 en realidad nosotros habíamos empezado a hablar sobre el tema en 2008 y 2009.

Nos llevó mucho tiempo recabar todos los detalles y hacer el guión tan exactos como pudimos.

Fue difícil volcar todo esto en la película de una forma que la gente aún quisiera pagar por verla en el cine.

Hacerla de otra forma no hubiera tenido ningún valor práctico.

Una crítica que nos hicieron de la película «Contagion», y en retrospectiva esto es lo irónico, es que el tiempo que dábamos en la película para crear una vacuna no era realista.

Y ahora vemos que si en la película el desarrollo de una vacuna era de varios años, ahora ese periodo se ha acortado a aproximadamente un año.

Así que no estábamos tan lejos en términos de lo que pensábamos que es necesario para conseguirla.

Elenco de Derechos de autor de la imagen GETTY IMAGES
 En la película, Paltrow cae enferma después de regresar de un viaje de negocios en Hong Kong.

Estoy intrigado sobre lo que coinciden la ficción y la vida real. Usted dice que fue a China en enero cuando ya sabíamos que el virus se estaba propagando, volvió a Nueva York y descubrió inmediatamente que estaba infectado con covid-19. ¿Cree que pudo cogerlo en su viaje?

Cuando fui a China en 2003 durante la epidemia de SARS y volví a casa desarrollé la enfermedad.

Entonces me infecté en China, pero esta vez ha sido distinto.

Volví a Nueva York, me aislé durante dos semanas y estaba bien.

Y fue después, cuando viajaba por la ciudad, sobre todo para asistir a entrevistas de medios de comunicación, cuando me infecté.

La cepa con la que me infecté era la que venía de Europa.

Hubo dos oleadas principales de virus en Estados Unidos, una de China que se centró en la costa oeste, y otra que llegó desde Europa.

Cuerpos siendo enterrados en fosas comunes.Derechos de autor de la imagen REUTERS
 El drama que vivió la ciudad de Nueva York durante la pandemia se escenificó con las imágenes de féretros siendo enterrados en una fosa común.

Hay otro paralelismo entre la ficción y la realidad.En la película hay un bloguero radical que escribe sobre teorías conspiratorias y que está convencido de que existe un antídoto homeopático para el virus.En la vida real el presidente de Estados Unidos ha estado vendiendo la idea de que la medicina que se usa contra la malaria, la hidroxicloroquinasirve para tratar el coronavirus.

Siendo usted uno de los epidemiólogos con más experiencia de Estados Unidos y pese a que no hay evidencias de la hidroxicloroquina funcione para el coronavirus decidió usarlo con usted mismo.¿Por qué hizo eso?

Me alegro que me dé la oportunidad de contestar esa pregunta.

Cuando contraje el coronavirus, representantes del gobierno de China se ofrecieron a enviarme plasma de quienes se habían recuperado de la enfermedad. No pude aceptarlo, pero esa fue mi primera opción.

Me di cuenta de que no estaba en una posición como para tomar decisiones así que consulté con mis colegas en la universidad de Columbia, consulté con mi cardiólogo porque había tenido problemas de corazón en el pasado y me dieron el visto bueno para usar ese medicamento.

No creo que de ninguna manera hubiera una diferencia en lo que se refiere a mi recuperación en si lo tomaba o no, así que seguí las recomendaciones de mis doctores.