La depresión, más que un estado de ánimo una enfermedad que no discrimina

La depresión, más que un estado de ánimo una enfermedad que no discrimina

SANTO DOMINGO, RD .- Cada 13 de enero se conmemora el Día Mundial de la Lucha Contra la Depresión una condición de salud que afecta a la población de todo el mundo sin importar su estatus social, económico, etnia, edad o religión.

Se trata de un trastorno emocional que a menudo puede llegar a ser severo y si se prolonga por largos estadios de tiempo afectar la vida tanto familiar, laboral y académica de quien la padece además de que puede llevar al suicidio.

De acuerdo a datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) esta enfermedad afecta más de 300 millones de personas en el mundo, siendo la razón por la que anualmente se quitan la vida unos 800 mil individuos, colocándolo el suicidio como la segunda causa de muerte en personas depresivas entre las edades de 15 a 29 años.

El diagnóstico de la depresión no siempre es el correcto además no siempre estos pacientes reciben el tratamiento para tratar su condición. Según la OMS más del 90% de la población mundial que sufre depresión aunque existen medicamentos eficaces para combatirla no tienen acceso a ellos.

La depresión y problemas mentales son cada vez más frecuentes en la población mundial es por ello que la OMS en el 2013 presentó el Plan de Acción Integral 2013-2020 tras la resolución de la Asamblea Mundial de la Salud adoptada en mayo de ese mismo año donde se busca que los países den una respuesta conjunta, concreta e integral a los problemas de trastornos mentales que enfrentan, concibiendo la salud mental como “un estado de bienestar en el que el individuo realiza sus capacidades, supera el estrés normal de la vida, trabaja de forma productiva y fructífera, y aporta algo a su comunidad”.

La depresión puede clasificarse en trastornos graves, leves o moderados dependiendo de la cantidad de síntomas y gravedad.

Esta puede detonarse por factores biológicos, sociales y psicológicos, entre ellos el desempleo, la pérdida de un ser querido y traumas psicológicos. De igual forma puede ser provocada por otras enfermedades tales como la diabetes, cáncer, esclerosis múltiple, alzheimer, VIH sida, etc.

Esta condición puede causar dolores y malestar físico, tristeza, estrés, negatividad, ansiedad, baja autoestima, distracción, falta de apetito, insomnio, desinterés por actividades recreativas y deportivas, así como en algunos casos ideas suicidas.

Este tipo de trastorno se puede tratar con terapias psicológicas o psicoterapias, antidepresivos o ambos.