Las fracturas nasales, entre las más frecuentes

Puede requerirse una cirugía para corregir una nariz o tabique nasal que se ha deformado por una lesión.

La fractura nasal es muy frecuente y se produce por lo general junto con otras lesiones faciales, asegura el doctor Gabriel Calderón, cirujano general de los Centros de Diagnóstico, Medicina Avanza de y Conferencias Médicas y Telemedicina (Cedimat).

Se trata de una rotura en el hueso o cartílago sobre el puente nasal, en la pared lateral o en el tabique, en la estructura que divide las fosas nasales.

Las lesiones de nariz y cuello con frecuencia se observan al mismo tiempo ya que un golpe con la fuerza necesaria para lesionar la nariz podría ser suficiente para lastimar el cuello, asegura el cirujano. Asegura que las lesiones nasales graves requieren atención por parte de un especialista.

Cuando el daño al cartílago produce un cúmulo de sangre dentro y no es drenada rápidamente puede ocasionar un absceso y deformidad permanente causando un bloqueo nasal, puede provocar la muerte del tejido y el colapso del funcionamiento.

Lesiones menores
En caso de lesiones menores de la nariz, es posible que el médico prefiera revisar al paciente a lo largo de la primera semana, después que haya una disminución del edema para ver si la nariz se ha desviado de su forma normal.

“Puede requerirse una cirugía para corregir una nariz o tabique nasal que se ha deformado por una lesión”, asegura el cirujano, pues “esos huesos se fracturan con más frecuencia que cualquier otro”.

El cartílago muerto puede desintegrarse y hace que el puente de la nariz se hunda en la zona central (deformidad en silla de montar). La deformidad se produce cuando el cartílago de la nariz muere y se desintegra.

Síntomas
• Sangre que sale de la nariz.
• Hematomas (moretones) alrededor de los ojos.
• Dificultad para respirar a través de la nariz.
• Apariencia deforme (puede no ser obvia hasta que la hinchazón desaparezca).
• Dolor e hinchazón.

Primeros auxilios
• Si se presenta una lesión nasal, permanezca calmado, respire por la boca e inclínese hacia adelante, sentado para impedir que la sangre baje por la parte posterior de la garganta.
• Apriete la fosa nasal y mantenga la presión para detener sangrado.

• Aplique compresas frías sobre la nariz para reducir hinchazón. Para calmar el dolor, se recomienda analgésicos.
• No enderece la nariz rota. No mueva a la persona si hay razones para sospechar de una lesión en el cuello o la cabeza.

Prevención
Usar un casco protector al practicar deportes de contacto, montar en bicicleta o al utilizar patinetas y patines de ruedas o motocicletas. Usar cinturones de seguridad.

Hematoma septal
El médico diagnostica una fractura nasal palpando el puente de la nariz en busca de irregularidades en la forma y alineación, con movimientos no habituales de los huesos, sensación áspera de huesos rotos que se mueven uno contra otro y sensibilidad al tacto.
Si se sospecha una lesión en otros huesos faciales, se efectúa una tomografía computarizada.