Los CDC cambian de postura y piden a EE.UU. llevar mascarilla todo el tiempo

Avisan que EE.UU. ha entrado en fase de alta transmisión, debido al descenso de las temperaturas y las celebraciones navideñas

Washington, EE.UU.– Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) de EE.UU. cambiaron de postura este viernes y pidieron a los estadounidenses que lleven mascarilla en todo momento, tanto cuando estén al aire libre como en espacios interiores, excepto en casa en determinados casos.

La recomendación no recibió una gran difusión por parte de los CDC y, de hecho, aparece casi escondida en uno de los informes que publica, de manera semanal, sobre la relación entre morbilidad y mortalidad.

En ese informe, los CDC avisan de que EE.UU. ha entrado “en una fase de alta transmisión”, debido al descenso de las temperaturas y la llegada de las celebraciones navideñas, que impulsan a los estadounidenses a pasar más tiempo en espacios interiores, donde la transmisión del virus es más fácil.

Por eso, los CDC argumentan que es “consistente y correcto” recomendar ahora el uso de mascarillas en todo momento.

Además, enfatizan que el uso de esa protección es especialmente importante cuando no se puede mantener una distancia de separación de al menos dos metros con otros individuos.

Los CDC también piden a los estadounidenses que lleven mascarillas en su propia casa cuando estén conviviendo con alguien que pueda estar infectado, ya sea por contacto con otra persona, porque haya viajado recientemente o tenga un trabajo de mayor riesgo.

Hasta ahora, los CDC consideraban que las mascarillas no eran necesarias en espacios exteriores, siempre que se mantuviera la distancia de seguridad. Tampoco recomendaban su uso entre quienes compartían una misma vivienda.

Actualmente, cada minuto, dos personas pierden la vida por la COVID-19 en EE.UU., donde la cifra total de decesos supera los 277,000 y se han registrado más de 14 millones de casos desde el inicio de la pandemia, de acuerdo con los últimos datos de la Universidad de la Johns Hopkins.

Fuente: EFE