Primera terapia efectiva contra el oncogén KRAS

Primera terapia efectiva contra el oncogén KRAS

download (31).jpg

La revista Nature presenta esta semana los resultados del primer tratamiento que inhibe el ocogen KRAS, responsable de muchos de los tumores existentes. El nuevo medicamento ha sido desarrollado por la empresa de biotecnología californiana Amgen.

Un oncogén es un gen que ha mutado y que puede provocar el crecimiento de células cancerosas. Muchos tumores humanos son desencadenados por una mutación en el gen KRAS. En concreto, alrededor del 13 % de los adenocarcinomas de pulmón (un tipo de tumor pulmonar), el 3% de los cánceres de colon, entre otros.

El oncogén KRAS era indestructible debido a su forma esférica y a la ausencia de zonas donde los medicamentos se pudieran adherir a él. El tratamiento de Amgen, llamado AMG 510, inhibe la actividad de este oncogén. «Este fármaco tiene la capacidad de matar células tumorales mediante monoterapias o en combinación con otras estrategias contra el cáncer. Además, puede hacer que las células tumorales sean particularmente sensibles a la inmunoterapia», explica Jude Canon, investigador principal del estudio.

El nuevo tratamiento ha tenido una respuesta positiva en dos pacientes con cánceres producidos por la mutación de KRAS. En el ensayo se aumentó la dosis de manera progresiva. Después de seis semanas de tratamiento, el tumor de uno de los pacientes se redujo en un 34 % y el del otro en un 67 %.

Después de seis semanas de tratamiento, el tumor de uno de los pacientes se redujo en un 34 % y el del otro en un 67 %. Este fármaco tiene la capacidad de matar células tumorales mediante monoterapias o en combinación con otras estrategias contra el cáncer y ha tenido una respuesta positiva en dos pacientes con cánceres producidos por la mutación.

Por otro lado, cuando se probó en animales, este método ayudó a reducir y, en algunos casos, a erradicar el tumor en crecimiento. Además, en el caso de los ratones con cáncer colorrectal, el tratamiento también tuvo un efecto proinflamatorio en el tumor, lo que lo hizo más sensible a otros medicamentos contra el cáncer, generó una respuesta de inmunidad adquirida y dio lugar a curas prolongadas en los animales.