Síndrome de corazón festivo aparece como consecuencia de excesos

Ritmo cardíaco acelerado, palpitaciones y una sensación de corazón desbocado son síntomas.

Cuando una persona ha tenido una borrachera o un consumo excesivo de alcohol y se levanta de la cama con palpitaciones, sudoración o mareos, tal vez no sea una simple resaca, puede ser que esté sufriendo el síndrome del corazón festivo o “holiday heart”.

El tema es analizado por la doctora Vizmary Pineda, cardióloga de los Centros de Diagnóstico Medicina Avanzada y Conferencias Médicas y Telemedicina (Cedimat).

“Excederse con las copas tiene consecuencias hasta para el corazón más joven y sano, existe un síndrome que tiene preferencia por las vacaciones, días feriados y fines de semana, sobre todo en quienes tienen una predisposición individual a padecer arritmias, es el síndrome del corazón festivo; asegura la especialista.

La especialista indica que los mecanismos que provocan esa arritmia aún no están claramente definidos, pero se sabe que el alcohol afecta el músculo del corazón, tanto por efecto directo como por la liberación de sustancias.

Los afectados tienen en común una combinación particular de mucho alcohol, deshidratación, cansancio o la mezcla de alcohol con otras sustancias tóxicas o excitantes y no olvidar la falta de sueño, asegura la cardióloga.
Arritmias cardíacas
Los primeros casos descritos en la literatura describen la aparición de arritmias cardíacas en un grupo de 24 pacientes, la mayoría de ellos con un hábito regular de ingesta de alcohol, pero cuyo ingreso hospitalario siempre coincidía con una borrachera previa, que solía coincidir con un fin de semana o una jornada festiva, analiza.

La cantidad de alcohol varía de un individuo a otro, pero unos 36 gramos de alcohol por día, suele ser el número que lo detone. Suele aparecer más en hombres que en mujeres, sin antecedentes de problemas cardiacos y con edades comprendidas entre los 20 y los 30 años, afirma.
Los síntomas habituales de estas arritmias se calman a las horas de haber dejado de beber, son un ritmo cardíaco acelerado, palpitaciones y una sensación de tener el corazón desbocado, aunque otras veces pueden producir en la persona una sensación como si el corazón le diera un vuelco.

Condición

—Complicaciones
La tasa de complicaciones es baja, por lo que se puede considerar una condición pasajera y benigna, que no deja secuelas. Aunque no siempre es así.

Evitar el exceso de alcohol
La única prevención para no tener el síndrome de corazón festivo es evitar el exceso de alcohol, la cantidad de alcohol considerada segura para un hombre es dos tragos al día y uno para la mujer.

Mantener buena hidratación durante, antes y después de consumir alcohol, descansar y mantener horas apropiadas de sueño.

Existen arritmias que pueden comprometer la vida de una persona, si sientes que “el corazón se te sale por la boca”, debes acudir inmediatamente a una sala de emergencias.