Sociedad infectología advierte sobre terapias con dióxido de cloro

Rita Rojas, presidenta de la Sociedad Dominicana de Infectología.

Santo Domingo.- La Sociedad Dominicana de Infectología advirtió los efectos del dióxido de cloro, sustancia de la cual asegura es promovida en falsas terapias sin contar con evidencia científica.

Explicó que el dióxido de cloro puede causar irritación en la boca, el esófago y el estómago, lo que podría provocar un cuadro digestivo irritativo severo, náuseas, vómitos, diarreas, trastornos hematológicos, cardiovasculares y renales.

“La disminución de la presión arterial puede dar lugar a síntomas graves como complicaciones respiratorias debido a la modificación de la capacidad de la sangre para transportar oxígeno´”, precisó, en un comunicado colgado en sus redes sociales.

Puntualizó que la inhalación de esta sustancia generar edema pulmonar, broncoespasmos, neumonitis química y edema de glotis, “e incluso producir la muerte si se las exposiciones están por encima del valor límite de exposición profesional”.

Recordó que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados unidos (FDA) ha recibido informes sobre eventos adversos graves en pacientes que han consumido dióxido de cloro, incluidos insuficiencia respiratoria, alteraciones en la actividad eléctrica del corazón, hipotensión, insuficiencia hepática, anemia, vómitos y diarrea grave.

Explicó que el dióxido de cloro es un gas de color amarillo o amarillo-rojizo utilizado como blanqueador en la fabricación de papel, en plantas públicas de tratamiento de agua y en el proceso de descontaminación de construcciones.

“Al reaccionar en agua, el dióxido de cloro genera iones clorito. Ambas especies químicas son altamente reactivas, por lo cual cuentan con capacidad de eliminar microorganismos. Este gas se ha utilizado como desinfectante, en bajas concentraciones para la potabilización de agua y en ensayos clínicos de antisepsia bucal”, indicó.

Comentó que desde hace varios años algunos productos que contienen dióxido de cloro o derivados se han promocionado como “terapéuticos” para la cura de diversas afecciones.

“Frente a la COVID-19 se han promovido en el mercado numerosos productos que contienen dióxido de cloro o derivados, solos o en combinación, que indican falsamente tener propiedades curativas para la COVID-19 e incluso otras dolencias asociadas”, indicó.