Suspender radioterapia puede ser peligroso en cáncer de mama

Santo Domingo.- Dos médicos especialistas en oncología y radiación en cáncer advirtieron sobre la suspensión de la radioterapia podría conllevar recaídas y reaparición de la enfermedad.

Precisaron que sólo en algunas condiciones en que se encuentre el cáncer de mama, la radioterapia o radiación en las áreas afectadas puede ser suspendida. 

La advertencia la hicieron la radioterapeuta Nathalie González y cirujano oncólogo Ricardo Paredes. 

La doctora González aseguró que la omisión de la radioterapia sin tratamiento endocrino adyuvante o que ayude, puede aumentar enormemente la posibilidad de que reaparezca el cáncer, incluso en pacientes con perfil de bajo riesgo. 

Explicó que la omisión de la radioterapia en pacientes de bajo riesgo sometidos a cirugía conservadora y terapia endocrina también requiere una consideración cuidadosa y requiere también evaluación por el radioterapeuta para decirlo. 

 Hizo hincapié en que esta decisión solo está avalada cuando los ganglios son negativos, en tumor menor de un centímetro, de bajo riesgo y de una edad superior al menos a 70 años o más. 

 La especialista, quien presta servicio en CDD Radioterapia de Clínica Abreu, llamó a considerar la calidad de vida de las pacientes, la seguridad del tratamiento, así como el perfil de toxicidad y la toma de decisión de los pacientes. 

Recordó que las pautas para radioterapia luego de neoadyuvancia deben basarse en el estadio inicial, la patología y las características del tumor que afecta a la mujer, y no sólo en resultado posterior a la quimioterapia previa a la cirugía, en los casos que se traten de esa manera. 

 En tanto que el doctor Ricardo Paredes, cirujano oncólogo de Venezuela, habló de la importancia del Intrabeam o radioterapia intraoperatoria, que calificó como un excelente método y de muy bajo riesgo. 

 Este método, que consiste en resección del tumor y la aplicación de la radioterapia en el mismo pabellón, permite un tratamiento corto y preciso durante la cirugía conservadora sobre el lecho del tumor. 

 El especialista agregó que tiene muchos beneficios en tiempo de aplicación y reincorporación a la actividad normal del paciente, además de las implicaciones emocionales y económicas. 

 Explicó que la técnica aplicación es muy sencilla, segura, práctica y con resultados rápidos, efectivos y pocos efectos secundarios. 

 Recomendó usarlo especialmente en pacientes con tumores relativamente pequeños, menores de tres centímetros, radioterapia previa por linfoma, recidiva de cáncer de mama con radioterapia previa, pacientes con comorbilidades como infarto al miocardio, problemas pulmonares, cirugía oncoplástica, con rotación de colgajos o en edad avanzada. 

 El último estudio publicado da resultados iguales a los logrados con radioterapia externa de seis semanas, siendo el tratamiento aplicado durante la misma cirugía. 

 Advirtió que con esta técnica se garantiza la dosis de radiación al estar en contacto con el lecho tumoral, ya que la dosis de radioterapia es absorbida inmediatamente en la cavidad del tumor.