Alergia al jengibre: ¿cómo reconocerla?

Alergia al jengibre: ¿cómo reconocerla?

La alergia al jengibre ocurre por una reacción del organismo ante la ingesta de la especia. Sus síntomas pueden ser gastrointestinales o cutáneos. ¿Cómo identificarla? Aquí lo detallamos.

Alergia al jengibre: ¿cómo reconocerla?
  • Las 4 frutas con más calorías y sus beneficios
  • 5 beneficios de las semillas de sésamo negro
  • Mitos y verdades sobre el melón

Las alergias a las especias son poco frecuentes. No obstante, se han detectado ciertos casos de alergia al jengibre y a otros condimentos relacionados, como puede ser la cúrcuma.

La mayor parte de este tipo de reacciones se caracterizan por desencadenar procesos adversos de tipo cutáneo o gastrointestinal. Solo en algunos casos se puede llegar a desarrollar un estado de inflamación.

Ahora bien, lo habitual a la hora de desarrollar alergias es hipersensibilizarse a alguna proteína, tal y como afirma un artículo publicado en la revista Pediatrics and International Child Health. 

En particular, la leche de vaca y el gluten son los que más causan estas reacciones, pero las especias también pueden ser detonantes en algunos casos. ¿Cómo reconocer la alergia al jengibre?

¿Cómo reconocer la alergia al jengibre?

A pesar de que en muchas ocasiones se le denomina «alergia» a un proceso de intolerancia, la alergia al jengibre se caracteriza por manifestarse, sobre todo, a nivel intestinal. El consumo de este alimento puede originar la aparición de gases, cólicos y diarreas.

Incluso, en casos muy extremos se desencadenaría una anafilaxis, según el reporte de un caso publicado en la revista The Journal of Dermatology. De todos modos, las reacciones tan graves no suelen ser frecuentes respecto al consumo de especias.

De igual forma, es posible que este tipo de alergia desencadene una serie de reacciones a nivel cutáneo, como irritación, enrojecimiento y ronchas. De hecho, podría llegar a producir picor en la boca.

¿Cómo reconocer la alergia al jengibre?
La alergia al jengibre puede causar síntomas gastrointestinales o reacciones cutáneas.

Te puede interesar: ¿Por qué cuando nos rascamos nos da más picor?

Prevención de la alergia

La alergia a un alimento es un tipo de patología que, aunque se puede tratar, presenta un carácter crónico. Aún así, se pueden llevar a cabo una serie de medidas para evitar su aparición.

Por ejemplo, la alimentación con leche materna hasta el primer año, y la inclusión de alimentación complementaria a partir de los 6 meses, reduce el riesgo de este tipo de patologías autoinmunes. La higiene excesiva también puede provocar una hipersensibilización por parte del organismo al encontrarse con una sustancia extraña, aunque no sea nociva.

Además, se recomienda llevar a cabo una dieta variada, de modo que el sistema digestivo se encuentre con distintos nutrientes y se acostumbre a su metabolismo. Retirar de la dieta determinados alimentos puede no generar una alergia, pero sí un proceso de intolerancia posterior.

¿Qué hacer en caso de alergia al jengibre?

Si sospechas de que padeces una alergia, lo más importante es acudir al especialista (alergólogo) para recibir un diagnóstico clínico. Será este quien te indique cuál es tu grado de sensibilización, y si es necesario retirar dicho producto de la dieta o solo moderar su consumo.

A partir de ahí, es necesario valorar el riesgo de que se pueda producir una anafilaxis si se entra en contacto con el alérgeno en cuestión. Esta resulta ser una situación extrema y poco frecuente, sobre todo en el caso de la alergia al jengibre.

No obstante, puede ser aconsejable evitar algunas especias culinarias si padeces esta patología. De este modo, te ahorrarás problemas gástricos e intestinales.

¿Qué hacer en caso de alergia al jengibre?
Para evitar la alergia al jengibre lo mejor es evitar el consumo de la especia. Incluso, puede ser necesario evitar otras variedades como la cúrcuma.

No te pierdas: Los 5 beneficios del agua con jengibre

Alergia al jengibre, un caso poco frecuente

A pesar de que es posible desarrollar una alergia a casi cualquier sustancia, las especias culinarias no suelen estar relacionadas con este tipo de patologías. Pese a esto, el jengibre es capaz de producir reacciones de hipersensibilización en ciertas personas. Es importante un diagnóstico precoz para evitar complicaciones al respecto.

Cabe recordar que los hábitos de vida son capaces de favorecer el desarrollo de estas situaciones. La ausencia de la lactancia materna o una flora intestinal desequilibrada pueden generar alergias e intolerancias a medio y largo plazo.

Al tratarse de un problema crónico, la mejor solución es reducir o restringir el consumo del alimento en cuestión. Incluso, es probable que debas evitar otras especias de su familia, como es el caso de la cúrcuma.

A partir de esto, lo mejor es adoptar una dieta variada y completa desde el punto de vista nutricional. De hecho, es conveniente probar la suplementación con probióticos con el fin de mejorar la sintomatología. Eso sí, todo bajo la supervisión médica.