Alergia al jengibre: quiénes deben evitar

Alergia al jengibre: quiénes deben evitar

El uso del jengibre en la gastronomía occidental se ha multiplicado en los últimos años y aunque no suele provocar reacciones adversas, sí pueden darse casos. Por ello os voy a explicar en qué consiste la alergia al jengibre y quiénes deben evitar el consumo de esta raíz.

¿Qué es el jengibre?

El jengibre es una planta de la familia de las zingiberáceas. Su rizoma o tallo subterráneo es la raíz de jengibre.

Esta planta se cultiva en regiones tropicales y subtropicales de Asia, en algunas partes de África, en Brasil y Jamaica. Casi el 50% de su cultivo mundial procede de la India1. 

El jengibre se usa mucho tanto para fines culinarios como medicinales. Se suele utilizar el rizoma fresco como especia, condimento y aromatizante, dado su sabor dulce y picante al mismo tiempo. También lo podemos encontrar en polvo, encapsulado o en forma de extracto líquido.

Su composición dependerá de la forma en la que nos lo tomemos, crudo o seco, y del origen de éste. En su estado crudo el jengibre nos aportará principalmente agua, carbohidratos, vitamina C, B9 y B6, así como potasio y magnesio. Los principios activos de esta raíz y por los cuales le atribuyen sus propiedades aromáticas y curativas son los gingeroles, shogaoles y zingerones2.

¿Alergia al jengibre y reacciones adversas?

Las especias como el jengibre, al provenir de plantas tienen un factor potencial de ser alérgenos. Aun así, las reacciones alérgicas mediadas por anticuerpos alérgicos (IgE) son muy extrañas en condimentos y pueden representar intolerancias, más que alergias. Los síntomas típicos ante una reacción al jengibre son: síntomas típicos de dermatitis: enrojecimiento de la piel, erupción o inflamación2. Las alergias a condimentos o especias son bastante raras. La prevalencia de alergia en condimentos, como es el jengibre es menor al 2% de todas las alergias en adultos2. Ahora bien, es importante dejar claro que algunas reacciones alimentarias mediadas por anteicuerpos alérgicos (Ig E) pueden llegar a ser mortales. 3

Si revisamos la literatura, se ha podido reportar un caso de un operario en una planta de especias, entre ellas el jengibre, que tuvo una reacción de alergia mediada por Ig-E tras la inhalación de polvo de jengibre4.

En lo que concierne a sus reacciones adversas, son efectos secundarios muy leves. Existen varios estudios que han reportado casos de malestar abdominal, acidez estomacal, diarrea y gases5 6. También se ha podido observar que dosis superiores de 6g pueden provocar acidez e irritar el estómago6. 

¿Quiénes deben evitar el jengibre?

Todas aquellas personas que tras las pruebas de alergia realizadas por un alergólogo han dado positivo al jengibre, deben evitar y eliminar el jengibre de su dieta.  Hay que tener en cuenta que el jengibre es un miembro de la familia de las zingiberáceas, donde se incluyen especias como el cardamomo y la cúrcuma. Por lo que si eres alérgico a alguna de estas especias es muy probable que también reacciones a ellas, por lo que la recomendación sería evitar el consumo del jengibre.

Otras contraindicaciones a tener en cuenta

Varios estudios apoyan que el consumo de jengibre en embarazadas puede ser útil para el manejo de las náuseas y vómitos en embarazadas. Sin embargo, se duda de la dosis y de posibles efectos adversos en el feto. Por ello no se recomienda su consumo en embarazadas, lactantes o menores de 6 años7.

Por otro lado, se cree que el jengibre puede interaccionar con medicamentos anticoagulantes como la warfarina. Por este motivo no se recomienda el consumo de jengibre en personas que siguen un tratamiento con este medicamento5.

Como hemos comentado en párrafos anteriores, un efecto adverso del jengibre es que en dosis elevadas puede provocar acidez e irritar el estómago, por lo que no se recomendaría su consumo en personas que sufren gastritis o una úlcera gastroduodenal en período activo.