ATENCIÓN: Adicción a los opioides: ¿por qué ocurre?

ATENCIÓN: Adicción a los opioides: ¿por qué ocurre?

La adicción a los opioides se volvió crítica a partir de los años ´80 cuando se empezó a abusar de este tipo de fármacos de forma indiscriminada. La adicción involucra tanto a los pacientes como a los profesionales sanitarios.

El uso continuo puede crear adicción que se caracteriza por un fuerte deseo de consumir las sustancias, deterioro de la capacidad para controlar su uso y consumo persistente a pesar de las consecuencias perjudiciales que pueden producir. La dependencia o adicción a los opioides es una enfermedad crónica, con frecuentes recaídas, asociada con tasa de morbilidad y mortalidad significativamente aumentadas.

A la hora de prescribir una pauta terapéutica analgésica a base de medicamentos opioides siempre existe el dilema sobre el uso de este tipo de fármacos. El dilema consiste en valorar los efectos positivos de estos medicamentos sobre la reducción del dolor en comparación con los negativos, entre los que se encuentra la adicción o la sobredosis.

Además, el riesgo de que se produzca una adicción a los opioides aumenta mucho cuando se utilizan para fines recreativos y fuera de la prescripción médica, ya sea a dosis elevadas o administrándolos por vías diferentes a la indicada. Este riesgo también aumenta si se toman estas sustancias junto con alcohol.

Como curiosidad, antes de la década de los ´80 los médicos eran más prudentes a  la hora de prescribir este tipo de fármacos. Sin embargo se publicaron artículos de baja evidencia científica que afirmaban una buena eficacia y seguridad de estos fármacos. Este hecho provocó que se empezasen a utilizar de forma indiscriminada.

¿Cómo se produce la adicción a los opioides?

adicción a los opioides

El consumo de opioides afecta al sistema dopaminérgico del cerebro, que es el que se encarga de controlar las concentraciones de la dopamina. La dopamina es una sustancia que interviene en muchos procesos del organismo. Al estar estimulado de forma repetida este sistema, la plasticidad del cerebro se puede ver afectada.

La plasticidad cerebral es una de las características principales de este órgano. Esta característica es la que le permite al cerebro recuperarse y reestructurarse. Permite a las neuronas regenerarse tanto anatómica como funcionalmente y formar nuevas conexiones entre ellas.

De esta forma, al estar la plasticidad dañada el autocontrol a la hora de buscar y consumir sustancias de forma compulsiva se ve disminuido. Esta búsqueda y consumo de una sustancia de forma descontrolada es lo que conocemos como adicción.

Lee también: ¿Qué es el quimiocerebro?

Características de la adicción a los opioides

adicción a los opioides
Los opioides son las sustancias que estimulan ciertos receptores del sistema nervioso humano, mientras que se denomina opiáceos a las sustancias derivadas del opio

Estas sustancias desencadenan efectos positivos y efectos negativos. En cuanto a los positivos son debidos al efecto de euforia y de recompensa cerebral que producen. Por otra parte, en cuanto a los negativos, son consecuencia de alivio del dolor, no solo físico sino también el de tipo emocional o psíquico causado por acontecimientos estresantes o traumáticos.

Por este motivo, las personas que sufren un trastorno mental obtienen un efecto reforzador negativo más poderoso y ello les convierte en más vulnerables. Los estudios concuerdan con estas afirmaciones.

Aproximadamente el 90% de los individuos con dependencia de opiáceos presenta un trastorno psiquiátrico adicional. Los más frecuentes son:

  • Trastorno de depresión mayor
  • Trastornos por consumo de alcohol
  • Trastorno antisocial de la personalidad
  • Trastornos de ansiedad

Particularmente en las etapas tempranas de la adicción la estimulación que producen los opioides en el sistema de recompensa del cerebro es la principal razón por la que algunas personas consumen la droga repetidamente. Sin embargo, con el tiempo se produce una compulsión por el uso de opioides que va a más allá de la utilización por placer. Esta compulsión aumentada está relacionada a la tolerancia y a la dependencia.

Tal y como hemos comentado, el riesgo de adicción también aumenta cuando se utilizan de manera diferente a la prescripción hecha por el médico, ya sea a dosis más elevadas o bien usando una vía de administración más directa que la vía oral. Otra forma es la de consumir opioides junto con otros fármacos o alcohol. Estas sustancias pueden interaccionar de forma sinérgica lo que eleva el riesgo de sobredosis.

Descubre: ¿Puedo beber alcohol si estoy tomando medicamentos?

Conclusión

La adicción a los opioides está estrechamente relacionada con la activación repetida del sistema dopaminérgico del cerebro que afecta a la plasticidad del cerebro. Como consecuencia el autocontrol a la hora de consumir estas drogas se ve disminuido.

Es fundamental educar a los médicos en el uso racional de estos medicamentos. Además, las campañas antidrogas impartidas para la sociedad también son fundamentales para prevenir este tipo de problemas.